Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Jardín

Tipos de contenidos: Bricolaje

^

Geranios, cultivo y cuidados

Su cultivo no requiere grandes cuidados, aunque un riego excesivo puede ocasionar problemas

Imagen: echoforsberg

Habituales de ventanas, balcones y terrazas. Los geranios pertenecen al género pelargonium, que consta de unas 422 especies de plantas. Sus flores destacan por una gran variedad de tamaños, formas y colores. De cultivo sencillo, no requieren grandes cuidados. Sus principales problemas están ocasionados por un exceso de riego.

Pocos cuidados

Los geranios son plantas de pocos cuidados. Para su desarrollo óptimo, basta con un suelo drenado, luz abundante y aire limpio. Si la planta tiene pocas hojas, la causa principal es la falta de luz. Cuando sus tallos comienzan a crecer, la buscan, de ahí que las hojas estén muy separadas. Éste es un problema típico entre los ejemplares que se cultivan en el interior de algunas casas, pero la solución es sencilla: hay que colocar el tiesto en un lugar con mayor iluminación. Una opción adecuada radica en ubicar la planta en una estancia más clara, cuyas paredes reflejen mayor cantidad de luz. También es recomendable girar el geranio de vez en cuando, sobre todo si está en una esquina y solo recibe rayos solares desde un punto.

Son muy resistentes a la sequía y no toleran bien el exceso de riego

Respecto a las necesidades de agua, son muy resistentes a la sequía y no toleran bien el exceso de riego. Por ello, se deben regar unas tres veces por semana durante los meses más cálidos. Para hacerlo, es recomendable colocar varios ejemplares juntos, sobre todo si están en el interior de la vivienda, siempre y cuando no les hayan atacado las plagas. De este modo, será más fácil regarlos y pulverizarlos, a la vez que las plantas podrán aprovechar mejor el agua evaporada. En invierno, apenas necesitan riego.

Para una mayor floración, no deben superar 50 centímetros de altura y se han de eliminar las flores secas. El abono se debe aplicar líquido cada quince días.

Mientras que en el interior de la vivienda florecen durante casi todo el año, la mejor época para plantarlos en el exterior es la primavera. También se reproducen con facilidad por esqueje, sobre todo en verano, y se deben recortar los tallos en primavera, a un tercio de su tamaño. Para evitar los hongos, en los cortes se debe aplicar azufre.

Plagas y enfermedades

Los geranios cultivados en el interior de la vivienda o en zonas poco ventiladas pueden sufrir el ataque del pulgón y la mosca blanca. Las hojas, a menudo, padecen micosis por la acción de distintos tipos de hongos. Cuando la zona atacada por estos organismos es el tronco, su base corre el riesgo de volverse negra y pudrirse. Babosas, ácaros, cochinillas o la araña roja son otros enemigos bastante comunes de los geranios.

Tipos de geranios

Los geranios o pelargonios se dividen en cuatro grandes grupos. Los más comunes, típicos de jardines y macetas, tienen una franja de color que corona sus hojas acorazonadas. Según el tipo, el color de sus flores varía del blanco al rosa y del rojo al violeta.

Los más comunes tienen una franja de color que corona sus hojas acorazonadas

Otra variedad son los trepadores, cuyas hojas tienen forma de hiedra. Estos geranios se cultivan como plantas colgantes en ventanas y balcones.

Los pelargonios de hojas aromáticas tienen pequeñas flores, pero de sus hojas emanan perfumes a limón, naranja, fresa, manzana o melisa.

De porte arbustivo y tronco leñoso, los menos conocidos son los geranios grandifolios.

Etiquetas:

flor, geranio, planta


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en