Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Tipos de contenidos: Economía

Renta 2016: todo lo que hay que saber
Λ

Nivel máximo aconsejable de endeudamiento

Los expertos recomiendan no superar un porcentaje de endeudamiento superior al 40% de la renta

  • Autor: Por BLANCA LÓPEZ
  • Fecha de publicación: 27 de octubre de 2008

Una situación crítica

Imagen: David Playford

Pagar un préstamo hoy resulta mucho más caro que hace meses. Los clientes a quienes la permisividad bancaria permitió adquirir un endeudamiento elevado se colocan ahora en una situación crítica, pues la inflación desencadenada por la crisis económica ha generado un elevado incremento en el tipo de interés, lo que se traduce en un encarecimiento en la deuda asumida por el consumidor. En estas circunstancias, los expertos aconsejan no superar un porcentaje de endeudamiento superior al 40% de la renta, aunque la idoneidad de esta ratio varía en función de dos factores: el volumen de ingresos y el riesgo de subida en el precio del dinero.

El porcentaje de riesgo asumido por un particular supone la frontera entre una economía sana y sin riesgos, que permita conciliar el sueño y planificar el futuro con seguridad, y un modo de vida al límite de lo razonable. ¿Cuál debe ser el máximo "esfuerzo"? Según María Rodríguez, analista de riesgos, debe evitarse que la ratio de endeudamiento supere el 35% de la renta familiar; éste es el porcentaje idóneo para evitar que un banco no cuelgue el cartel de cliente "clasificado" o "endeudado", según afirma de manera clara y rotunda la experta. Para esta analista, no es posible contemplar otra posibilidad ya que el -hasta hace una semana- continuo ascenso del Euribor durante meses, se ha traducido en un aumento proporcional de la cuota adeudada al banco. Esto significa que si un particular "soportaba un nivel de endeudamiento superior al 40% de su sueldo, el aumento progresivo de su deuda lo coloca hoy en una situación crítica".

En épocas de bonanza la ratio no se ha respetado y se ha prestado con niveles muy por encima a cambio de otras garantías

Otros expertos dan un margen ligeramente superior al indicado por la analista de riesgos, como Javier Villoria, director de oficina de La Caixa, quien asegura que un nivel "normal" de endeudamiento puede situarse en torno al 40% de los ingresos del particular. Además, añade que no es "un porcentaje inamovible", ya que la cifra puede oscilar en función de las condiciones económicas: "en épocas buenas puede superarse con creces con otras garantías, y en épocas malas se puede recortar". De hecho, tal y como añade el financiero, la realidad ha demostrado que en periodos de bonanza esta ratio no se ha respetado y "en toda la banca española se ha prestado con niveles muy por encima de este endeudamiento a cambio de otras garantías, como por ejemplo un aval".

¿El límite idóneo?

De lo que no cabe duda es de que son dos los factores que hacen variar la idoneidad de la ratio 35%-40% de la renta: el volumen de ingresos de una familia y la subida del precio del dinero.

· Volumen de ingresos

El nivel de deuda medio con el que puede vivir una persona o familia se estima, pues, entre el 35% y el 40%. Pero, como recuerda Gonzalo Hernández, experto en análisis económico, no puede hablarse en términos generales, ya que el porcentaje de endeudamiento idóneo depende de numerosos factores. Por ello, ante la pregunta sobre qué ocurriría si se rebasara el citado límite aconsejable, su respuesta no es otra que "depende de las circunstancias personales de cada individuo, del nivel de ingresos que genere y de la marcha de la economía".

El volumen de los ingresos es definitivo. ¿Puede vivir una persona con el 60% o 70% de su sueldo embargado? "En ocasiones sí, en otras resulta imposible", señala Hernández. Por ejemplo un mileurista con el 70% de su sueldo endeudado difícilmente podría sobrevivir con los 300 euros restantes: comer, vestirse, o pagar el abono transporte le resultaría imposible. Por el contrario, una familia con un nivel de ingresos superior a 4.000 euros podría soportar ese mismo nivel de endeudamiento y disponer aún de 1.200 euros para gastarlos a su antojo.

· La subida del precio del dinero

La subida en el precio del dinero es un factor de riesgo importante, pero que no suele ser objeto de consideración por parte del consumidor. Y es, precisamente, lo que ha sucedido, ya que la inflación desencadenada por la crisis mundial ha generado un incremento imparable en el tipo de interés. Esta subida en el precio del dinero ha supuesto, a su vez, un aumento en las cuotas mensuales adeudadas por los particulares a su entidad financiera; es decir, que "pagar las deudas hoy resulta mucho más caro", subraya Gonzalo Hernández.

Antes de que los efectos de la crisis modificaran las circunstancias económicas en España, las entidades bancarias se permitían asumir ciertos niveles de riesgo porque la buena marcha de la economía así lo permitía y el precio del dinero era bajo, de tal modo que cuando concedían un préstamo, con el tipo de interés muy bajo, el cliente se enfrentaba a los pagos sin grandes problemas. Pero las circunstancias se han modificado: la subida en los tipos y el incremento, por tanto, en los intereses del préstamo obligan al consumidor a asumir una deuda mayor que, en ocasiones, es incapaz de afrontar. Este endeudamiento, "engendrado con la permisividad bancaria", hoy ahoga al cliente. Para Hernández, esta situación además ha traído un problema añadido: la depreciación del coste de la vivienda, que "suponía la máxima garantía contra la concesión de un préstamo, ya que la multiplicación de su valor en el mercado en un margen de tiempo récord, permitía superar el coste total de la deuda sin mayor dificultad". Esto tranquilizaba al consumidor que, ante un revés económico considerable, podía optar por poner en venta su casa, abonar las cuotas pendientes con la entidad bancaria y adquirir un inmueble de menor coste. El cliente asumía un riesgo mínimo, aunque adquiría un endeudamiento elevado, al vivir por encima de sus posibilidades.

EL ORIGEN DE UN ENDEUDAMIENTO GENERALIZADO

¿Por qué cuesta tanto pagar al banco? Las circunstancias en la esfera económica internacional han originado el hecho de que hoy, en España, pagar un préstamo resulte mucho más caro. Antes del estallido de la crisis, cuando los bancos y cajas otorgaban un préstamo, el cliente podía beneficiarse de un tipo de interés muy bajo que le permitía afrontar los pagos sin grandes dificultades.

Así, aunque la compra de una vivienda, por ejemplo, suponía una empresa cara, el precio del dinero era muy bajo, lo cual compensaba las cuotas. Sin embargo, al crecer los intereses del préstamo (pero permanecer inalterable el precio de adquisición de la vivienda, al igual que la renta del consumidor), abonar las cuotas cuesta más: si una deuda ocupaba antes al particular el 30% de su sueldo, ahora le ocupa un 50%. Ahí radica el origen del endeudamiento del consumidor.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto