Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Tipos de contenidos: Economía

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^

Nivel máximo aconsejable de endeudamiento

Los expertos recomiendan no superar un porcentaje de endeudamiento superior al 40% de la renta

  • Autor: Por BLANCA LÓPEZ
  • Fecha de publicación: 27 de octubre de 2008

Rebajar el nivel de endeudamiento

Imagen: Lotus Head

Las familias españolas, por norma general, llevan años viviendo "por encima de sus posibilidades", según estima Elvira Montes, responsable de zona de una importante entidad bancaria, quien reconoce una situación de endeudamiento generalizado, a la que se debe intentar poner freno. Canales de televisión privados, ADSL, teléfonos móviles, vacaciones, enciclopedias, últimos modelos de coche... Los años de bonanza económica han ido generando unos hábitos de consumo superiores a la renta real, ya que pedir un préstamo (y poder pagarlo) era hasta hace unos meses una operación sencilla. Variar este modo de vida no es fácil, pero además hay que sumar que los sueldos no han subido de manera proporcional al nivel de vida, e incluso el hecho de que muchos trabajadores han perdido su empleo, por lo que cada vez más consumidores viven endeudados.

Además, no son pocas personas las que han cambiado de vivienda tras adquirir un "préstamo puente" (un crédito con carencia), confiando en vender la casa anterior en un periodo de tiempo inferior a un año. Con la crisis inmobiliaria, ante la imposibilidad de vender su primera vivienda y tras terminar el periodo de carencia, el cliente se encuentra con dos casas y dos hipotecas a las que no puede hacer frente. ¿Cómo controlar y atajar esta situación de endeudamiento generalizado?

Las mayor parte de las familias soporta hoy una deuda cercana al 60% o 70% de su renta

La solución no es fácil. Las familias soportan hoy -según Montes- una deuda cercana al 60%-70% de su renta. Cuando un cliente supera este nivel de endeudamiento, las entidades bancarias suelen intentar que esa ratio no siga incrementándose, que el cliente no rebase ese nivel de deuda. Pero no resulta sencillo poder controlar los gastos de los clientes, "ni el hecho real de que soliciten más créditos por otras vías, como los créditos rápidos/fáciles, o que se usen las tarjetas que permiten compras con pagos aplazados", afirma Montes, lo que puede "agravar aún más su situación".

Ante esta realidad, unida al hecho de que los bancos necesiten liquidez para sanear su equilibrio financiero, las entidades han ideado nuevas fórmulas y aplican todas las medidas a su alcance para facilitar al cliente cualquier tipo de financiación, actuaciones con las que pretenden poder cobrar las deudas en activo:

  • Refinanciación: las entidades bancarias intentan reflotar los impagos de sus propios clientes ampliando el importe del préstamo o alargando los plazos. Esta operación tiene por objeto establecer una cuota de pago que el particular pueda asumir sin problemas. A la larga, el cliente pagará mucho más de lo previsto inicialmente.
  • Dación en pago y para pago: antes de adoptar medidas legales, mediante demandas por impago o tramitando embargos, las entidades aplican nuevas fórmulas. Se trata de figuras legales que suponen el pago de una deuda a cambio de la transmisión de un bien, y que omiten así los trámites judiciales que conlleva una demanda. De esta forma, la deuda se extingue en el balance del banco.
  • Dotación de fondos: los controles del Banco de España son más estrictos e intervienen en asuntos de endeudamiento. Cada préstamo que concede una entidad exige una dotación por parte del banco. El Banco de España obliga a que, ante un impago del préstamo o un retraso en el abono de las cuotas, la dotación a la reserva sea mayor. Lo mismo sucede en los préstamos hipotecarios concedidos por encima del 80% del valor de tasación del inmueble.

DESCONFIAR DE LOS CRÉDITOS FÁCILES

No por mucho repetirlo, los consumidores dejan de contratarlos: hay que huir de los créditos fáciles o rápidos tan anunciados en la televisión. Como advierte Elvira Montes, son muy numerosos los clientes que, al no conseguir financiación por la vía habitual, acuden a este reclamo. Y "es la pescadilla que se muerde la cola", ya que para poder pagar sus deudas asumen instantáneamente otra, "y a un altísimo interés (de hasta el 25%), por lo que la pelota cada vez se hace más grande".

Este tipo de créditos fáciles que ofrecen una liquidez inmediata se han multiplicado, llegando a representar "un porcentaje muy elevado" de los créditos al consumo concedidos en los últimos años a las familias, porque el consumidor "ha estado viviendo por encima de sus posibilidades", según asegura la profesional. Sin embargo, sin estabilidad laboral, y con los ingresos mermados por las deudas, lo más prudente será -indica Montes- suprimir los lujos innecesarios y renunciar a unos hábitos de consumo que ahora serán prescindibles.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto