Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Finanzas

Tipos de contenidos: Economía

¿Nos aportan los envases seguridad a los consumidores?
^

¿Cómo dejar de pagar comisiones al banco por nuestra cuenta corriente?

Disfrutar de una cuenta corriente con todos los servicios y no pagar comisiones es mucho más sencillo de lo que parece

Imagen: Alan Cleaver

Las comisiones bancarias asociadas a las cuentas corrientes pueden suponer un desembolso importante para el cliente. Mantenimiento, administración, cuotas por la emisión y la renovación de las tarjetas, comisiones por transferencias o por sacar dinero... Las hay de todo tipo, pero ¿pueden cobrar lo que quieran los bancos o están reguladas? Y, lo más importante, ¿se pueden evitar? En este artículo encontrará las respuestas a estas preguntas, además de siete trucos para no pagar comisiones innecesarias por una cuenta corriente.

¿Quién regula las comisiones bancarias?

Cuando se trata de añadir costes a una cuenta bancaria, los bancos pueden ser muy imaginativos, sobre todo teniendo en cuenta que la regulación actual es bastante permisiva al respecto. Las comisiones más habituales son las de mantenimiento y administración, por las transferencias emitidas, por el ingreso de cheques, por la recepción de correspondencia, por las tarjetas asociadas y por retirar efectivo de un cajero automático. Pero ¿son legales todas las comisiones? ¿El banco puede cobrar lo que quiera?

La Orden EHA 2899/2011, la normativa básica que regula las comisiones bancarias, establece que "las comisiones percibidas por servicios prestados por entidades de crédito serán las que se fijen libremente entre dichas entidades y los clientes". Es decir, los bancos tienen carta blanca para establecer las comisiones que quieran. Las únicas limitaciones que establece la ley es que las comisiones repercutidas a los clientes sean por "servicios solicitados en firme o aceptados expresamente por un cliente y siempre que respondan a servicios efectivamente prestados o gastos habidos".

Así que ni el Banco de España ni ningún otro regulador, en base a la ley actual, pueden restringir las comisiones que aplican los bancos, ni limitar los importes ni sobre qué servicios se puede cobrar, salvo en contadas excepciones. Afortunadamente, nosotros como clientes sí podemos evitar las comisiones del banco en muchos casos. Solo hace falta conocer una serie de trucos.

1. Pasarse a la banca on line, la reina de las cuentas sin comisiones

Aunque parezca una obviedad, la mejor manera de evitar gastos extra es pasarse a las cuentas sin comisiones. Los bancos virtuales se han convertido en los abanderados de este tipo de cuentas. Muchos de ellos, incluso, comercializan cuentas corrientes con todos los servicios básicos gratis, tarjetas incluidas, que no requieren ni domiciliar una nómina ni mantener un saldo mínimo. Son cuentas "todo gratis" en las que los únicos requisitos que hay que cumplir son ser mayor de edad y residente en España.

Hay alrededor de una decena de bancos on line en España, algunos de ellos con código identificativo propio y otros que funcionan como marcas de algunas de las entidades más grandes del país, pero que comercializan productos diferentes y con condiciones, por lo general, más ventajosas.

Otros seis trucos para evitar las comisiones en nuestro banco

Sin embargo, no hace falta tener una cuenta en los bancos sin comisiones virtuales para estar exentos de gastos. Existen una serie de trucos que pueden aplicarse en las entidades de toda la vida y que permiten al cliente evitar las comisiones o reducirlas.

  • 2. Domiciliar la nómina: los bancos suelen eximir de las comisiones básicas a los clientes que se vinculan con la entidad. La mayoría de los bancos físicos aplican la política de "a mayor vinculación, menos comisiones" y las cuentas nómina son las que más ventajas tienen.
  • 3. Realizar las operaciones por la banca a distancia: algunos bancos no aplican comisiones a los clientes que realizan sus operaciones por Internet o por el cajero (transferencias, pago de recibos, etc.), mientras que si acuden a la ventanilla del banco les cobran una comisión.
  • 4. Activar la correspondencia on line: los gastos por correspondencia pueden ahorrarse con facilidad. Solo hace falta avisar al banco de que las notificaciones se manden al buzón de la banca virtual, en lugar de por correo postal.
  • 5. Averiguar de qué cajeros se puede sacar dinero gratis: las comisiones por sacar a débito de un cajero ajeno a la entidad pueden llegar a ser de hasta el 4,5% sobre el saldo dispuesto con un mínimo de unos cuatro euros. Así que es importante saber de qué cajeros se puede retirar dinero sin coste y cuáles son las tarifas por hacerlo en otros cajeros, ya sean nacionales o situados en el extranjero. Algunos bancos ofrecen tarjetas con las que se puede retirar efectivo sin coste en muchos cajeros. Solo es cuestión de comparar la oferta disponible.
  • 6. Dar de baja las cuentas inactivas: las cuentas a cero euros pueden acabar siendo una trampa. Si se olvidan durante largo tiempo, pueden empezar a generar comisiones y que estas se acumulen, de manera que, cuando se quiera cancelar la cuenta, el banco exija al cliente el pago de estas comisiones.
  • 7. Negociar con la entidad: otra opción para evitar el pago de comisiones es acercarse directamente a la oficina y negociar con ellos. Si se quiere evitar alguna comisión, se le puede ofrecer algo a cambio a la entidad para que la elimine, como por ejemplo abrir un depósito en la oficina.

En cualquier caso, para encontrar los mejores productos sin comisiones lo mejor es comparar la oferta del mercado, acudir a las oficinas y resolver todas las dudas o consultar una guía gratuita sobre cómo dejar de pagar comisiones.


RSS. Sigue informado


HelpMyCash

Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto