Oficinas financieras virtuales

Los bancos y cajas de ahorro han incrementado las posibilidades de los servicios que ofrecen a través de Internet, aunque estos no siempre son gratuitos
Por José Antonio Gelado 19 de septiembre de 2007

Ya no es estrictamente necesario acudir a las oficinas del banco para realizar trámites como la consulta de saldos de cuentas, transferencias, domiciliación de recibos y otras operaciones frecuentes. Un ordenador o cualquier tipo de dispositivo con acceso a Internet es el único requisito para operar con numerosas entidades financieras en la actualidad. Además, existen también otras formas de acceder a algunos servicios de banca online por medio de la TDT, teléfonos móviles sin acceso a Internet y por teléfono.

La seguridad, un requisito indispensable

Con la banca online hay que adoptar medidas para evitar que otras personas puedan acceder a los datos del usuario, y en último caso a sus cuentas

Antes de abordar las opciones disponibles mediante la banca online conviene tener en cuenta que existen algunos riesgos. De igual forma que a la hora de utilizar un cajero automático o pagar en un restaurante con la tarjeta de crédito hay que tomar algunas precauciones, con la banca online hay que adoptar medidas para evitar que otras personas puedan acceder a los datos del usuario, y en último caso a sus cuentas.

Estas mismas medidas hay que exigírselas a las entidades financieras con las que se trabaje, y aunque la mayoría de ellas deben cumplirlas sobradamente, es conveniente que el usuario comunique cualquier irregularidad o problema que observe en su página personal del banco o caja con la que tenga la cuenta.

/imgs/2007/09/bank1.jpg

La identificación ante las entidades financieras es la parte más sensible y por tanto la que mejor hay que preservar a resguardo. Es importante siempre comprobar que el usuario se está identificando realmente ante su banco y no ante una página simulada montada por una organización delictiva, como desgraciadamente sucede con demasiada frecuencia.

Es importante siempre comprobar que el usuario se está identificando realmente ante su banco y no ante una página simulada

En primer lugar,el acceso a la página web del banco o caja debe realizarse desde el navegador, tecleando la dirección en la barra de navegación, comprobando que está correctamente escrita y coincide con la que indica el navegador en otra parte de la ventana.

Además,debe aparecer un símbolo con un candado cerrado, que certifica que la transmisión de los datos se encuentra protegida ante curiosos y criminales. En algunos navegadores como Firefox, el fondo de la barra de direcciones adopta un color distinto al habitual para informar al usuario de que se encuentra realmente en la dirección deseada.

Bajo ningún concepto el usuario deberá acceder a su página de servicios bancarios online desde una dirección enviada por correo electrónico

Uno de los trucos más habituales utilizado por los delincuentes online es la suplantación de la web del banco, por lo que conviene comprobar este dato antes de introducir las claves y evitar caer así en un caso de Phishing.En ningún caso y bajo ningún concepto el usuario deberá acceder a su página de servicios bancarios online desde una dirección enviada en un correo electrónico. Los bancos no mandan correos de este tipo, sólo los delincuentes.

El usuario suele disponer de unos datos de acceso limitado a la banca online, normalmente un identificador y una contraseña. El identificador puede ser un número proporcionado por el banco, el número del DNI, ambos, o una combinación elegida por el propio usuario. La contraseña la fija el usuario físicamente en una sucursal de su entidad bancaria.

Algunas entidades con oficina virtual

Lo mejor es que cada usuario vaya a la oficina más cercana de su banco o caja y se informe de los pasos para tener su propia página de servicios

Hay distintos tipos de banca online, no sólo en función de las entidades, sino del perfil de cliente al que se dirigen. Además de las cuentas para empresas e instituciones y la banca privada, existen productos específicos con acceso online para colectivos como estudiantes, autónomos y particulares.

A continuación se ponen algunos ejemplos de las opciones más comunes para clientes particulares, ofrecidas por algunas de las mayores entidades financieras de España, pero la mayoría de cajas y bancos tienen servicios online. Lo mejor es que cada usuario vaya a la oficina más cercana de su banco o caja y se informe de los pasos para tener su propia página de servicios, así como de cuáles son estos.

Bancos y Cajas de ahorros tradicionales

  • El Grupo Santanderofrece una completa demostración de los servicios que puede tener un usuario, que van desde la comprobación del estado de sus cuentas al cálculo de posibles hipotecas y préstamos o la realización de transferencias y traspasos.

  • BBVA: No dispone de una demostración y si no se es cliente no se puede acceder a su gama de servicios. El acceso se realiza desde la web del banco.

  • La Caixadispone de una completa demostración, muy navegable y elaborada en una página de una elevada usabilidad.

  • Caja Madridofrece algunos ejemplos en una muy intuitiva y sencilla demostración para el usuario, que le hará comprender el abanico de posibilidades del servicio.

    /imgs/2007/09/bank2.jpg

Bancos (completamente) online

  • Openbank, el banco online del grupo Santander, no dispone de una demostración pero permite obtener información de cada una de las opciones disponibles desde el menú principal de la web, con una breve explicación de cada servicio.

  • ING direct es un banco completamente online que permite realizar todas las operaciones desde Internet, en combinación con servicios de mensajería postal y teléfono. No dispone de demostración de sus posibilidades y hay que tener una cuenta para acceder a ellas, pero una de sus ventajas destacables es que acepta validación mediante la firma electrónica que expeden las entidades de certificación.

  • Bankinteres pionero entre los bancos online y ofrece todas las operaciones desde la página web. No obstante, carece de una demostración que permita al usuario saber cuáles son sus servicios.

Los idiomas en que están disponibles los servicios varían en cada entidad; La Caixa cuenta con versión en numerosos idiomas: castellano, catalán, euskera, inglés, francés, alemán, italiano, sueco, portugués y otros. Otras entidades, como BBVA o Santander, sólo disponen de versión en español, catalán e inglés.

No todo es gratuito

Lo mejor que puede hacer el usuario es preguntar en su sucursal más cercana por las cargas que tiene cada servicio y exigir que se le avise cuando la entidad realice subidas de los cargos

Si bien estos servicios facilitan mucho las gestiones financieras a los usuarios e incluso les permiten realizar operaciones que antes no solían hacer, hay que tener cuidado con las comisiones que las entidades cobran por determinados servicios. Éstas varían mucho de una entidad a otra, pero en algunos casos una transferencia monetaria a otra entidad diferente de la del usuario puede llegar a tener una comisión superior a nueve euros. Aún así, las comisiones por transferencia suelen ser más baratas que las gestionadas desde una oficina física.

Lo mejor que puede hacer el usuario es preguntar en su sucursal más cercana por las cargas que tiene cada servicio y exigir que se le avise cuando la entidad realice subidas de los cargos, cosa no siempre habitual.

/imgs/2007/09/bank3.jpg

Por otro lado, algunas entidades ofrecen como reclamo para la utilización de la banca online descuentos en las comisiones por transferencias y recibos, que llegan en algunos casos a ser gratuitas. También hay descuentos a colectivos como autónomos, estudiantes y clientes con planes de pensiones.

En muchos casos es posible programar transferencias para ser efectuadas en una determinada fecha o de forma periódica

Las transferencias han sido de los primeros servicios en estar disponibles mediante banca online. En muchos casos es posible programar transferencias para ser efectuadas en una determinada fecha o de forma periódica, cosa que puede servir para evitar retrasos en los pagos habituales o la falta de saldo a la llegada de recibos como la hipoteca, que suelen tener una fecha fija. Pero las transferencias que no son entre cuentas de la misma entidad se cobran.

Una de las razones que esgrimen los bancos y cajas para cargar comisiones son los costes de transmisión, que se aplican igual online y offline. Y ciertamente, las comisiones cobradas son algo más bajas que cuando se realiza una transferencia en la oficina física.

‘Emails’ a 0,17 euros

Hay entidades que ofrecen, bajo ciertas limitaciones, servicios gratuitos de alertas para avisar de la llegada de recibos, ingresos, nóminas o transferencias. Es una medida adicional de información que permite dar a conocer de forma inmediata que se ha realizado un pago u otra operación. Pero algunos de estos servicios tienen costes elevados a veces. Por ejemplo, por un mensaje SMSse pueden cobrar 0,17 euros, lo mismo que si se enviara desde un teléfono móvil con cualquiera de las compañías que operan en España, aunque sin posibilidad de acogerse a las ofertas que éstas promocionan. No hay que olvidar que el coste real de un mensaje de texto es casi inexistente. La misma cantidad se cobrará por un correo electrónico, cuando estos son gratuitos en cualquier servicio webmail.

Algunos bancos cobran 0’17 euros por un correo electrónico, cuando éstos son gratuitos en cualquier servicio webmail

De nuevo es aconsejable consultar todas las condiciones en la sucursal más cercana, ya que éste es un derecho del consumidor. Además, algunos servicios que se ofertan como gratuitos o promocionales pueden dejar de serlo una vez transcurrido un periodo de tiempo, y por lo tanto su uso puede pasar a suponer algún coste, o limitarse a ser gratuitos sólo para operaciones de cierto importe.