Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Tipos de contenidos: Economía

Economía doméstica
^

Evitar robos en cajeros automáticos

En España hay anualmente cerca de 450 atracos con violencia en estos dispositivos

  • Autor: Por LAURA CAORSI
  • Fecha de publicación: 18 de septiembre de 2008

El cajero, elemento habitual

Imagen: hireen

En apenas tres décadas, lo que era una curiosidad o una forma novedosa de relacionarse con el banco se ha convertido en una rutina doméstica, como hacer la compra en el mercado o llevar a los niños al colegio. La autogestión ha ganado terreno. No sólo hay miles de terminales automáticos repartidos a lo largo y ancho del país; los españoles realizan, cada día, casi dos millones de operaciones bancarias en ellos, aunque sigan fallando en seguridad y accesibilidad para discapacitados. Pero con la comodidad y los avances tecnológicos también han aumentado los riesgos, y en nuestro país se producen cada año cerca de 450 robos con violencia o intimidación en los cajeros.

España es el país europeo que tiene más cantidad de cajeros automáticos por habitante, con una red que se aproxima a las 61.000 unidades y que continúa creciendo conforme pasan los años. El promedio es de un dispositivo cada 730 personas, una proporción que sólo superan los japoneses y que convierte a estas máquinas en elementos habituales del paisaje. El dato -de diciembre de 2007- refleja la gran aceptación social que han tenido los cajeros desde 1974, cuando comenzó a funcionar el primero en Toledo. El cajero ha sustituido ya para multitud de operaciones al banco tradicional, a pesar de que éste sea más seguro. Aunque no es infalible, sí cuenta con elementos que disuaden a los atracadores: desde mecanismos de alarma, cámaras de seguridad y personal de vigilancia hasta la presencia de otros clientes, o el simple hecho de que trabajan en horario comercial, a plena luz del día. Los cajeros, por el contrario, funcionan también por la noche, se utilizan en solitario, pueden estar ubicados en lugares apartados, mal iluminados o en la propia vía pública, sin suficientes medidas de protección. De hecho, estudio realizado por CONSUMER EROSKI a finales del año pasado demostró que, si bien el parque de cajeros automáticos de España es heterogéneo y variado, hay un alto porcentaje de unidades que suspende en prevención de robos y consejos de seguridad.

La prevención

Más allá del cajero o la institución que le respalde, ¿qué puede hacer el usuario para evitar ser víctima de un robo o un fraude? Aunque no siempre están a la vista o al alcance de la mano, casi todas las entidades bancarias ofrecen recomendaciones prácticas. Sin embargo, es importante aclarar que en estos terminales suelen producirse dos tipos de robo distintos: el físico y el electrónico; y que las precauciones -o los pasos que se han de seguir, en caso de que no pueda evitarse el atraco- varían según se trate de uno u otro. Según consta en los anuarios del Ministerio del Interior, cada año tienen lugar unos 450 robos con violencia o intimidación en los cajeros automáticos. La cifra es baja si se la compara con la cantidad de unidades que existen en España y operaciones que se realizan a diario, pero preocupante si se piensa que hay más de un asalto por día.

El primer consejo que dan las instituciones de crédito y bancarias tiene que ver con la elección del cajero automático. Evitar los que se encuentran aislados, con poca iluminación o expuestos a la vía pública -especialmente de noche- también ayuda a evitar sorpresas. Si el barrio donde se está no es seguro o si el usuario no utiliza ese cajero de manera habitual, es preferible buscar otro que sí cuente con elementos disuasorios, como iluminación propia, puerta con cerrojo y cámara de vigilancia. Incluso si el cajero alternativo pertenece a otra red -y, por tanto, cobra una comisión- hay ocasiones en que la tranquilidad compensa el gasto, pues lo barato puede salir caro.

Asegurarse de estar solos es otra forma de prevenir incidentes. No es conveniente utilizar un cajero en compañía de otras personas, aun cuando parezcan inofensivas o sean niños, ya que se han dado casos de robos perpetrados por menores. Si no se puede evitar la presencia ajena, es fundamental que nadie vea la clave de acceso personal (PIN), un código de cuatro dígitos que, por recomendación de todos los bancos, el usuario debe memorizar. Llevar el número escrito en un papel de la cartera equivale a poner la dirección de casa en el llavero: cualquier persona que accediera a esa información podría delinquir con mayor facilidad. A su vez, el código elegido no debe ser obvio: nada de "1234", fechas de nacimiento o aniversarios; cuanto menos relacionado esté con los datos personales de usuario, mejor. En cualquier caso, en el momento de ingresar el número, es imprescindible cubrir el teclado con una de las manos o el cuerpo para que ninguna otra persona tenga acceso visual.

El dinero, la tarjeta y los objetos personales

Las operaciones que se pueden realizar en los cajeros son cada vez más diversas; van desde la simple consulta del saldo en la cuenta, hasta la recarga del teléfono móvil o la compra de entradas para espectáculos culturales. No obstante, por cada diez transacciones que se efectúan en ellos, seis son reintegros de efectivo. Sacar dinero es la gestión más frecuente, sobre todo en los días y horarios en que los bancos están cerrados. En estos casos, las entidades aconsejan guardarlo con rapidez, antes de salir nuevamente a la calle, y si el cliente desea contarlo, hacerlo luego con discreción. También es aconsejable guardar los comprobantes de la transacción que se ha hecho para asegurarse de que la misma es correcta o poder reclamar en caso contrario. En cuanto a la tarjeta, tenerla a mano sirve para que el proceso sea más ágil. Abrir el bolso junto a un cajero y ponerse a rebuscar en él impide estar atento al entorno y favorece los atracos sorpresivos.

Para algunos robos, en lugar de utilizarse la violencia, se apuesta por la distracción

Por supuesto, hay que vigilar los objetos personales manteniéndolos cerca, pero sin descuidar la pantalla y las ranuras del aparato. Para algunos robos, en lugar de utilizarse la violencia, se apuesta por la distracción. En esa línea, si un amigo de lo ajeno se aproxima a las bolsas de la compra, el paraguas o cualquier otra cosa que uno lleve, lo primordial es concluir o cancelar la operación que se está haciendo y recuperar la tarjeta antes de enzarzarse con el ratero, ya que muchas veces no está interesado en esos objetos, sino en desviar la atención de la víctima para hacerse con el botín que realmente le importa: el dinero de su cuenta bancaria. Si se es abordado por otra persona, lo mejor es cancelar la operación, recuperar la tarjeta y retirarse.

El mismo consejo sirve para quienes acudan en coche hasta el cajero automático. Jamás deben dejarlo con las puertas o ventanillas abiertas, con objetos de valor a la vista y, mucho menos, al ralentí. En ocasiones, por ahorrar tiempo, los conductores detienen su vehículo cerca y lo dejan en marcha o lo aparcan en doble fila. Eso se convierte en un factor de distracción y puede conllevar que, o bien le roben el coche o los delincuentes hagan un amago de hurto para desviar la atención de la operación que se pretenden realizar.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: El robo electrónico »



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto