Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Tipos de contenidos: Economía

Ahora no podemos parar
Λ

Plan Renove de electrodomésticos

El Plan Renove brinda incentivos para la adquisición de equipos de máxima eficiencia energética

  • Autor: Por ELENA V. IZQUIERDO
  • Fecha de publicación: 6 de octubre de 2010
Imagen: david jones

El número de electrodomésticos en los hogares españoles ha aumentado de manera considerable en los últimos años, una situación que ha provocado un incremento del consumo energético en el sector doméstico. La compra de nuevos aparatos no siempre ha supuesto la sustitución de los antiguos, ya que en muchos casos estos se han utilizado en segundas residencias. Para fomentar un mejor rendimiento energético y contribuir al uso racional de los recursos naturales, las administraciones públicas colaboran en el desarrollo de políticas de ahorro y eficiencia, como el Plan Renove de Electrodomésticos. Esta línea cuenta con incentivos para la adquisición de equipos más eficientes energéticamente, frente a otros que hacen un uso excesivo de agua y electricidad.

Ahorro a largo plazo

El Plan Renove de Electrodomésticos, que forma parte del Plan de Acción de Ahorro y Eficiencia Energética 2008-2012, pretende fomentar la retirada de los aparatos antiguos que aún permanecen en las viviendas, en muchos casos fabricados cuando no era obligatorio etiquetarlos según su eficiencia energética, y sustituirlos por otros que cumplan esta condición. Además de reducir el impacto que causa sobre el medio ambiente la utilización de los electrodomésticos, se consigue un ahorro en la economía familiar, ya que los nuevos aparatos gastan menos.

Las comunidades autónomas, en colaboración con el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), han puesto en marcha esta línea de ayudas que facilita la sustitución de frigoríficos, congeladores, hornos, secadoras, lavadoras o lavavajillas poco eficientes por otros de etiqueta energética "A" o superior. También hay ayudas para cambiar la placa eléctrica por una de inducción.

A cambio del aparato antiguo se recibe una cantidad que, como mínimo, es de 50 euros por cada electrodoméstico sustituido

Los equipos que gastan menos electricidad, los de clase "A" y superiores, también tienen un precio más alto en el mercado en comparación con los menos eficientes. Sin embargo, a largo plazo, el menor gasto en la factura de la luz, sobre todo en momentos en que está previsto un encarecimiento, compensa a los compradores. Para contrarrestar el precio superior que se paga por los dispositivos eficientes, con el Plan Renove se busca impulsar la compra de los electrodomésticos de bajo consumo mediante incentivos económicos y favorecer que los ciudadanos opten por los de clase "A", "A+" o "A++".

Los beneficiarios

Las ayudas se entregan en el ámbito de la comunidad autónoma, por ello, los beneficiarios deben ser personas físicas y mayores de edad que residan en la región donde recibirán la subvención. Para acreditarlo, en general basta con el Documento Nacional de Identidad, en el que figura el domicilio. En ocasiones, sin embargo, el solicitante debe presentar el certificado de empadronamiento, donde se constate que vive en una localidad de la región.

El beneficiario debe destinar los electrodomésticos a su propio uso e instalarlos en su residencia habitual y permanente. Además, tiene que tener una cuenta bancaria donde la Administración ingrese el dinero correspondiente a la subvención.

El beneficiario puede recibir una ayuda por cada tipo de electrodoméstico subvencionable

Se puede recibir una ayuda por cada electrodoméstico subvencionable: si se compra un frigorífico, una lavadora y un lavavajillas eficientes y a cambio se entrega uno antiguo de cada clase, se percibe ayuda por cada uno de ellos. Si se adquieren dos electrodomésticos iguales, sólo es posible beneficiarse de una subvención.

Las comunidades autónomas establecen a menudo otros requisitos que deben cumplir los beneficiarios, como la obligatoriedad de mantener la propiedad y el uso de los bienes que son objeto de subvención durante al menos tres años. La entrega del electrodoméstico antiguo se realiza en el momento de la adquisición o con anterioridad, pero nunca antes de la entrada en vigencia del Plan Renove del año correspondiente.

Cuando el interesado firma la solicitud de subvención, se entiende que da la conformidad para que la Administración pueda comprobar que está al corriente en el cumplimiento de sus obligaciones tributarias en el momento en que se dicte la propuesta de resolución de concesión y abono de la ayuda.

Cómo obtener la subvención

  • En las páginas web de las comunidades autónomas se recoge un listado de entidades colaboradoras donde se pueden comprar los electrodomésticos y acogerse a la subvención. Hay una gran variedad de comercios adscritos a esta línea de ayudas para que el consumidor pueda escoger. Después de elegir el centro adherido al Plan Renove en el que desea adquirir el electrodoméstico, irá a la tienda para realizar la compra.

  • Allí debe entregar una copia del DNI y, si es necesario, el certificado de empadronamiento. En la entidad colaboradora, con esta documentación, comprobarán si el solicitante cumple los requisitos necesarios para convertirse en beneficiario de la subvención. En el caso de que tenga derecho a la ayuda, el establecimiento registra la solicitud en la aplicación informática correspondiente e imprime dos copias para que las firme el solicitante, que se queda con una de ellas. Desde los organismos que gestionan el Plan Renove recuerdan a los ciudadanos que estos trámites son necesarios. Aconsejan que si en un establecimiento ponen trabas al entregar las copias o inscribir la solicitud, es preferible acudir a otro comercio.

  • En el momento de realizar la compra, el comercio cobra el precio íntegro del electrodoméstico y se compromete a la instalación, retirada y reciclaje del aparato sustituido. Tras la comprobación por parte de la Administración autonómica de la documentación aportada, el comprador recibe en la cuenta corriente que ha indicado la subvención correspondiente.

El comercio cobra el precio íntegro del equipo y después la Administración ingresa la subvención en la cuenta del comprador

Los plazos en los que los compradores pueden acogerse este año al Plan Renove de Electrodomésticos varían en función de la comunidad autónoma donde se aplique. Mientras que algunas han fijado como fecha límite el 31 de diciembre, otras ya han dado por finalizada esta línea de ayudas. También es posible que, sin haber agotado el plazo, la posibilidad de solicitar la subvención haya finalizado tras terminarse la partida destinada al Plan Renove.

Cuantía de la ayuda

El Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía fija un mínimo de 50 euros por electrodoméstico sustituido y hogar, pero el importe que se entrega por cada aparato depende de las comunidades autónomas que, por lo general, han aumentado esta cuantía. Si bien las ayudas pueden variar en cada región, éste es un importe aproximado de la cantidad que se obtiene al sustituir un electrodoméstico antiguo por otro más eficiente:

  • Frigoríficos y combis de clase energética "A++": 125 euros.

  • Congeladores de clase energética "A++": 125 euros.

  • Frigoríficos y combis de clase energética "A+": 105 euros.

  • Congeladores de clase energética "A+": 105 euros.

  • Lavadoras de clase energética "A", eficacia de lavado A y consumo energético menor o igual que 0,170 kWh/kg y lavadoras termoeficientes (con una toma de agua caliente y otra de agua fría) de clase energética A y eficacia de lavado A: 105 euros.

  • Placas de "inducción total" (que impliquen la sustitución de una placa eléctrica convencional o vitrocerámica): 105 euros.

  • Lavavajillas de clase energética "A", eficacia de lavado A y consumo energético menor o igual que 0,98 kWh/ciclo y lavavajillas termoeficientes de clase energética "A" y eficacia de lavado A: 105 euros.

  • Secadoras de clase energética "A": 105 euros.

LA ETIQUETA ENERGÉTICA

La etiqueta energética se utiliza en el ámbito de la Unión Europea y tiene que exhibirse en todos los electrodomésticos puestos a la venta. Es obligatorio que figure en frigoríficos, congeladores, lavadoras, lavavajillas, secadoras, fuentes de luz domésticas, hornos eléctricos y aires acondicionados.

Las etiquetas comparten una información común respecto a la denominación del aparato, la marca y la clase de eficiencia energética. El resto de los datos varían en función de los electrodomésticos y se refieren a características del equipo, de acuerdo a su funcionalidad. En una lavadora puede destacarse el consumo de agua y en un frigorífico, la capacidad de congelación.

En el etiquetado se distinguen siete tipos de eficiencia energética identificadas por letras y colores. El color verde, junto con la letra "A", sería el más eficiente, seguido por la "B" y la "C", hasta llegar a la letra "G", en rojo, que identificaría a los electrodomésticos que consumen más energía.

Las comparaciones siempre se tienen que hacer con equipos de la misma clase. No se puede equiparar la categoría "A" de una lavadora con la de un frigorífico, ya que sólo sirve para valorar el rendimiento energético de distintos modelos de un mismo electrodoméstico.

Debido a los avances en la reducción de consumo que han llevado a cabo los fabricantes de electrodomésticos, la Comisión Europea ha propuesto crear una nueva etiqueta a la que se sumarán tres niveles de eficacia, aunque los colores se mantendrán. Si bien todavía no es definitivo, está previsto que los Estados miembros empiecen a usar el nuevo etiquetado el próximo año.

Los electrodomésticos más eficaces pertenecen a la categoría "A+++", seguidos por "A++", "A+" y "A". En todos los casos habrá siete letras, de manera que si el electrodoméstico más eficiente de un grupo está clasificado como "A+", al menos eficiente le corresponderá la letra "G" y si la "A" identifica al aparato que más ahorra, la "G" se corresponderá con el electrodoméstico que más gasta.

Con el objetivo de facilitar la compra de televisores más eficientes, la Comisión Europea también propuso a finales de septiembre que estos equipos dispongan de una etiqueta energética. Además, ésta se ha extendido ya a otros ámbitos, como los edificios.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto