Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía doméstica

Cómo limpiar y cuidar nuestros electrodomésticos en el confinamiento

Para mantener en buen estado los electrodomésticos hay que prestar especial atención a los filtros de lavadora y lavavajillas y limpiar el horno tras cada uso

limpieza y coronavirus Imagen: klimkin

La lavadora, el lavavajillas y el horno están haciendo horas extra durante el confinamiento impuesto por la pandemia de coronavirus, por lo que consumen más energía eléctrica, si no tienes en cuenta estos consejos. Pero también se ensucian más de lo habitual. Así que, además de utilizarlos más, podemos aprovechar los días que debemos permanecer sin salir de casa para dedicarles más tiempo y limpiarlos a conciencia. Por eso, en este artículo, te proponemos no solo cómo cuidarlos y limpiarlos bien, sino también con qué productos y cada cuánto se recomienda hacerlo y dónde debes insistir más para mantenerlos casi como el primer día.

Limpiar la lavadora por dentro y por fuera

Para las partes de la lavadora que no vemos, se pueden limpiar con productos que venden especialmente indicados para mantener los depósitos en buen estado, etc. Asimismo, algunas lavadoras tienen ya programas de autolimpieza.

Y para el resto, un modo sencillo de tener tu lavadora en plena forma es limpiarla por zonas, un método con el que “evitarás averías y alargarás su ciclo de vida útil”, como señalan desde la compañía de electrodomésticos Beko.

Frontal de la lavadora

Para limpiar el frontal de la lavadora debes utilizar un paño húmedo, mejor sin ningún tipo de detergente. Puedes usar también amoniaco rebajado en agua, lejía o cualquier producto de limpieza del mercado. ¡Ojo! No hay que mezclar distintos productos de limpieza; es peligroso.

lavadora y confinamiento
Imagen: bierfritze

Cajetín del detergente de la lavadora

Una de las zonas más importantes de la lavadora es el cajetín del detergente, donde debes evitar que se acumulen restos de detergente o polvo.

  • Cómo. Debes ponerte guantes y extraerlo para lavarlo. Tras hacerlo, hay que secarlo muy bien.
  • Con qué productos. Con agua tibia y jabón. Puedes ayudarte de un pequeño cepillo de dientes para insistir en las partes donde se pueda haber acumulado más detergente o suavizante.
  • Cada cuánto tiempo. Cada cuatro o cinco ciclos de lavado.

Goma de la puerta de la lavadora

La goma de la puerta es una zona sensible en este electrodoméstico, pues, al acumular mucha agua, pueden aparecer moho y zonas ennegrecidas, algo que debes evitar.

  • Cómo. Debes secarla tras cada lavado con cuidado de no romper la goma. Ayúdate con un paño.
  • Con qué productos. Si ya está sucia, lo mejor para limpiarla es la lejía que, si quieres, puedes rebajarla con agua y frotar con un paño mojado en esta solución.
  • Cada cuánto tiempo. Si está bien, debes secar la goma tras cada lavado. Y más a fondo, puedes limpiarla semanalmente.

Filtro de la lavadora

El filtro es también una pieza importante, ya que “evita que botones, pelusas o monedas atasquen la lavadora durante la evacuación del agua de lavado”.

  • Cómo. Debe limpiarse con la lavadora desenchufada y sin haberla utilizado ese día. Estos son los pasos: coloca un pequeño cubo debajo de la cubierta del filtro (de forma circular); abre la cubierta, saca la manguera de drenaje, sitúala encima del cubo y espera a que caiga toda el agua residual; una vez finalizado el proceso, cuando no caiga más agua, gira el filtro y extráelo tirando del mismo; limpia los residuos del filtro; y vuelve a colocarlo.
  • Cada cuánto tiempo. Cada dos o tres meses.

Cómo limpiar el lavavajillas

Frontal del lavaplatos

Para lavar el frontal del lavavajillas, basta con pasarlo a diario un paño húmedo (sin detergente o con un producto suave), insistiendo en los botones y mandos.

Interior del lavavajillas

Respecto al interior, el modo más sencillo de limpiarlo es haciéndolo funcionar sin carga.

  • Cómo. Lavarlo vacío, eligiendo el programa con la temperatura más alta, para eliminar los malos olores, desengrasar y acabar con los residuos de alimentos.
  • Con qué productos. Hay productos específicos, ya sean líquidos o en cápsulas, pero también puedes usar productos naturales, como limón, bicarbonato o vinagre.
  • Cada cuánto tiempo. Con una vez al mes es suficiente.

Filtro del lavaplatos

El filtro es la parte más delicada de este electrodoméstico. Siempre debe estar limpia para evitar malos olores y una posible obstrucción.

  • Cómo. El lavavajillas debe estar desenchufado. Tienes que retirar la cesta y abrir el filtro, desarmándolo. Después, pásalo bajo un chorro de agua y asegúrate de que todos los agujeros del filtro estén libres y sin tapones.
  • Con qué. Limpia las zonas más sucias con un paño empapado en un producto específico o en vinagre. Puedes usar un cepillo de dientes viejo para limpiarlo y eliminar los restos de comida que estén más pegados.
  • Cada cuánto tiempo. Lo más conveniente es hacerlo cada siete días.

lavavajillas
Imagen: manfredrichter

La forma del limpiar el horno

El horno es uno de los electrodomésticos más utilizados durante el confinamiento. ¿Cómo tenerlo impecable?

Exterior del horno

Para limpiar el exterior del horno un simple paño o esponja húmedos son suficiente. Debe hacerse a diario, sobre todo si está integrado en la cocina, ya que es fácil que se ensucie con la grasa al cocinar.

Rejillas y bandejas del horno

Respecto a las rejillas y bandejas, hay que limpiarlas fuera del horno.

  • Cómo. Frotar con una esponja suave y, en caso de zonas más sucias, insistir con un cepillo de nailon o una esponja abrasiva suave.
  • Con qué productos. Basta lavarlo con agua tibia y jabón de lavavajillas.
  • Cada cuánto tiempo. Cada vez que se utilice el horno hay que limpiarlas bien.

Interior del horno

En cuanto al interior del horno, se pueden usar productos diseñados para ello o hacerlo de manera casera.

  • Cómo. Si no está muy sucio, pasar un paño con agua y jabón bastaría. Si hay suciedad, se puede mezclar media taza de bicarbonato con tres cucharadas de agua tibia y, luego, aplicar la pasta en las paredes interiores del horno (no sobre elementos calefactores, superficies de aluminio, tornillos ni la puerta), dejándolo varias horas. Después, tienes que retirarla con un paño húmedo y secar bien.
  • Cada cuánto tiempo. Una vez a la semana. Si no se usa mucho, cada 15 o 20 días.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones