Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Servicios y hogar

Tipos de contenidos: Economía

Concurso Interescolar
Λ

Elegir la tarifa eléctrica

Si se escoge una tarifa adaptada al consumo y horarios propios, se puede ahorrar bastante dinero cada año

  • Autor: Por ELENA V. IZQUIERDO
  • Fecha de publicación: 13 de marzo de 2012
Imagen: markhillary

Cuando un usuario quiere dar de alta la electricidad en la vivienda o cambiarse a otra compañía, las dudas que se le plantean son numerosas: qué potencia contratar, qué tarifa es mejor, cuál es más barata, compensa optar por la discriminación horaria, qué es el bono social. Las prestaciones elegidas deben adaptarse al consumo y a los horarios del cliente, que puede ahorrar bastante dinero cada año, en función de los parámetros que seleccione.

1. Elegir la potencia

Para conocer la potencia que se debe pedir a la compañía eléctrica, se tiene en cuenta el número de electrodomésticos y el consumo de luz que se hace en la vivienda. Los clientes abonan una cantidad fija cada mes en función de la potencia que tengan contratada, por lo que es importante no tener demasiados kilovatios si no se utilizan, ya que se pagaría de más. Para calcular un valor estimado, se puede tener en cuenta lo siguiente:

  1. Quienes ya tengan dada de alta la luz en su vivienda, pero quieran cambiarse a otra compañía, pueden saber la potencia que tienen contratada de dos formas:

    • Mirar en la factura el término "potencia", expresado en kW.
    • Estimar el gasto anual. Si este es constante y llega de forma mensual, para conocerlo, hay que multiplicar por 12 el consumo de la última factura, expresado en kWh.
  2. Las personas que no tengan aún un contrato y, por tanto, no dispongan de los datos anteriores tienen también la posibilidad de hacer una estimación para saber la potencia que necesitan:

    • Consumo eléctrico moderado:

      Sería el de una vivienda con los electrodomésticos más habituales (lavadora, lavavajillas, televisor, frigorífico) y que tuviera cocina eléctrica. Bastaría, en este caso, con contratar 3,3 kW de potencia, con un consumo estimado de 3.000 kWh/año.

    • Consumo eléctrico intensivo:

      Es el que correspondería a un hogar que además de los anteriores electrodomésticos y cocina vitrocerámica utilizara de forma habitual el aire acondicionado o la bomba de calor. La potencia más recomendable para este usuario sería 5,5 kW, con un consumo de 5.000 kWh/año.

    En el caso de que la vivienda tenga radiadores eléctricos u otro tipo de electrodomésticos que generen mayor gasto, la potencia debe ser mayor y puede superar incluso los 10kW.

2. Discriminación horaria

Tras decidir la potencia que contratará, el usuario tiene otra elección pendiente: escoger o no una tarifa con discriminación horaria, que sustituye a la antigua tarifa nocturna.

En este caso, desde las 22:00 horas hasta las 12:00 de la mañana (entre las 23:00 y las 13:00 horas en verano), el consumo eléctrico costaría bastante menos y sería más caro durante el resto del día.

Los clientes abonan una cantidad fija cada mes en función de la potencia que tengan contratada

A las personas que realicen las tareas domésticas por la noche y hasta el mediodía, les compensa esta tarifa. Poner una lavadora, cocinar, usar la secadora o el lavavajillas dentro del horario establecido es mucho más económico.

3. Cuánto cuesta cada potencia y tarifa

El gasto estimado para cada una de las potencias contratadas sería el siguiente:

  • Potencia 3,30 kW y consumo anual de 3.000 kWh sin discriminación horaria:

    El usuario pagaría unos 614 euros al año. Por el término de potencia, 68,09 euros; por el consumo de electricidad, 427 euros; y por el impuesto sobre electricidad, 25,31 euros. La misma potencia con discriminación horaria supondría un ahorro de 158 euros al año. El gasto con esta tarifa sería de 455,71 euros anuales, de los cuales 68,09 corresponden al término de potencia, 299,32 al consumo y 18,78 a los impuestos sobre electricidad.

  • Potencia 5,50 kW y consumo anual de 5.000 kWh sin discriminación horaria:

    El cliente abonaría 1.023,37 euros al año. En este caso, el término de potencia es de 113,48 euros, 711,60 corresponden al consumo y 42,18 al impuesto de electricidad. Si se contrata con discriminación horaria, pagaría 759,51 euros, 113,48 del término de potencia, 498,86 del consumo y 31,31 del impuesto de electricidad. El ahorro sería de 246 euros al año.

A todos estos importes hay que sumarles un 18% de IVA.

4. Qué es la Tarifa de Último Recurso

La Tarifa de Último Recurso (TUR) es la que fija el Ministerio de Industria a un precio regulado que establece este departamento. Todos los consumidores que tengan contratada una potencia igual o inferior a 10 kW -la mayoría de los ciudadanos- pueden acogerse a ella, aunque no todas las empresas la comercializan.

5. Quién puede acogerse al bono social

El bono social es un mecanismo de protección a los colectivos vulnerables, que consiste en la congelación de la tarifa vigente el 1 de julio de 2009.

La tarifa con discriminación horaria permite ahorrar unos 246 euros al año

Los clientes que tengan contratada una potencia inferior a 3 Kw en su vivienda habitual tendrán esta tarifa sin necesidad de solicitarla. Además, las personas con más de 60 años que perciban una pensión mínima por viudedad, incapacidad permanente o jubilación, así como las familias numerosas o con todos sus miembros en situación de desempleo podrán acogerse al bono social si lo solicitan antes y acreditan su situación de beneficiario. En todos los casos, es necesario tener la Tarifa de Último Recurso.

  • Para una potencia de 3 kW, con el bono social, el abonado pagaría 478,28 euros anuales sin discriminación horaria: 65 del término de potencia, 320,57 del consumo, 19,71 del impuesto sobre electricidad. El ahorro sería de 136 euros anuales respecto a la tarifa normal con la misma potencia.
  • Si tuviera discriminación horaria, pagaría 334,95 euros: 65,04 de la potencia, 253 del consumo y 16,29 del impuesto. El abonado gastaría 120,71 euros menos que con la tarifa de discriminación horaria normal.

6. Quién puede beneficiarse de la tarifa social

Con la tarifa social, el cliente no paga el término fijo de potencia, sino solo lo que consume. Para ello, es necesario tener menos de 3 kW contratados, haber instalado un interruptor de control de potencia -si no, la distribuidora lo instalará en un mes- y que sea la vivienda habitual del titular.

Según informan desde la Comisión Nacional de la Energía, un consumidor que tenga contratados 2,3 kW, con la tarifa social ahorraría 4,55 euros al mes, unos 55 anuales. Y si el titular tiene una potencia que supera la marcada, 3,5 kW, y la reduce a 2,3 kW y solicita así la tarifa social, ahorraría 6,87 euros mensuales, lo que se traduce en 82 euros al año.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto