Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Economía

^

Regalar juguetes en Navidad

El secreto de hacer una buena 'lista' se basa en combinar los caprichos con los regalos didácticos, sin olvidar que el juguete debe servir para jugar

  • Autor: Por AZUCENA GARCÍA
  • Última actualización: 22 de diciembre de 2006

El consumo de juguetes crece cada año y Navidad es la época perfecta para ello. Los jugueteros aseguran que sólo en este periodo los españoles gastarán 825 millones de euros en regalos: entre 25 y 125 euros por cada hijo o hija, en función de la economía familiar. La clave está en saber administrar bien esta cantidad y recordar que una buena lista, independientemente de la que escriban los pequeños, debe incluir juegos de mesa, de carácter imaginativo y de actividades manuales, libros, pinturas y un instrumento musical. Todo ello, eso sí, adaptado a los gustos e inquietudes de los niños y no de los padres. La máxima es que el juguete sirva para jugar. "Todo lo demás, no es un juguete", aseguran los psicólogos.

Elegir el mejor regalo

A lo largo de este año, el consumo de juguetes ha crecido un 8% con respecto a 2005 y se estima que esta Navidad los españoles se gastarán 825 millones de euros en regalos: entre 25 y 125 euros por niño, según datos de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ). Sólo en esta época de fiestas se venderá el 75% del total de juguetes que se venden en un año. Películas clásicas de animación y fantasía, estrenos cinematográficos recientes, cómics, productos bajo licencia deportiva y de programas de televisión (el 27% de los juguetes vendidos en 2005 fueron licencias), serán las "estrellas" del mercado, junto con una que no falla nunca y que ocupa el primer lugar: el juguete clásico, pero mejorado con las nuevas tecnologías. Didácticos, divertidos y/o para compartir, la mayoría de los juegos y juguetes cuentan con aplicaciones electrónicas, chips y sensores que consiguen crear unos productos casi reales, como muñecos que imitan el llanto de un bebé o coches de carreras que circulan a gran velocidad por circuitos trepidantes. La oferta es tan amplia que parece difícil decidirse. "La clave es sencilla: los padres deben observar a sus hijos, dedicar un tiempo a esta tarea, ponerse en su lugar y tener su punto de vista, porque así será más fácil acertar", explica el catedrático de psicología evolutiva y de la educación de la Universidad Autónoma de Madrid, José Luis Linaza.

Conseguir dejar con la boca abierta a pequeños y pequeñas es uno de los principales objetivos de los padres y madres. La exigencia es cada vez mayor en la elección del regalo, hasta el punto de que los menores reconocen el juguete que quieren "con nombre y apellidos". "Saben la marca concreta que desean porque la publicidad tiene una enorme influencia y su capacidad crítica es menor que la de los adultos. Por eso es muy importante demostrarles lo que es evidente: que el juego es para disfrutarlo y que, en muchas ocasiones, jugando con los padres o con los hermanos descubren que, efectivamente, es un buen juguete, y si es un buen juguete, al final les da lo mismo que sea de marca conocida o no. Lo mismo que ocurre con la ropa, que al final lo importante es que nos sea confortable y útil", expone Linaza. Lo fundamental de un juguete es que sirva para jugar. "Si el niño no puede disfrutar, entonces no es un juguete. Es otra cosa, un objeto de coleccionista o un índice de estatus, pero no un juguete", agrega.

Según un estudio realizado entre 1997 y 2002 por la Unión de Consumidores de España (UCA-UCE), en colaboración con la Asociación Nacional de Estudios Psicológicos y Sociales, en la mayoría de las familias españolas (66%) los niños reciben regalos tanto el día de Navidad como el de Reyes. Incluso el 61% de los padres cree que sus hijos tienen "más juguetes y regalos de lo conveniente", el 42 % opina que reciben "una cantidad adecuada de juguetes y regalos" y sólo el 2% cree que tienen menos regalos y juguetes de lo que sería recomendable. Respecto a lo que más influye en la elección de los niños y niñas, los resultados reflejaron que, en opinión de los padres y madres, las preferencias están motivadas por los escaparates y la publicidad (47%), lo que ven en la televisión (42%), sus amigos y lo que ven que tienen otros niños (24%) y los consejos y sugerencias de sus padres y otros adultos (19%).

Precisamente, los mayores suelen estar empeñados en regalar juguetes didácticos porque piensan que estimulan la inteligencia. Sin embargo, para José Luis Linaza, "un juego es un juguete porque sirve para jugar y, a veces, los denominados juguetes didácticos tienen mucho de didácticos pero poco de juguete". "La inteligencia la desarrollamos todos los seres humanos en la medida en que nos tenemos que enfrentar a una serie de problemas complejos, de relaciones con otros seres humanos, de manipulación de objetos físicos. No hay que estar obsesionados por desarrollar la inteligencia, porque la inteligencia se desarrolla también en contextos de juego como el ajedrez o el parchís, en los que el niño no piensa que está desarrollando la inteligencia, pero lo hace. Un padre o una madre que regala en función de sus gustos y no de los de sus hijos está cumpliendo mal con esa función del regalo, porque se está fijando en su propio deseo más que en el de su hijo", precisa.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto