Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Economía

Ahora no podemos parar
Λ

Utilizar la tarjeta de crédito para hacer frente a la crisis

Aunque la opción es tentadora, hay que conocer los intereses que aplicará la entidad cuando haya retrasos en algún pago

  • Autor: Por ROSA CUEVAS
  • Fecha de publicación: 29 de octubre de 2008

Evitar situaciones "incómodas"

Imagen: Tim Boyd

Lo más peligroso es emplear las tarjetas de crédito obviando que, al igual que todo dinero prestado, hay que devolverlo, y que cuanto más se aplace su devolución más grande será el agujero en la economía doméstica. Para que la tarjeta de crédito no condene al consumidor a vivir en una espiral de números rojos, lo más recomendable es hacer un uso racional de este instrumento de pago.

  • Antes de contratar cualquier tarjeta de crédito o de utilizar la que tiene, debe conocer qué tipo de interés se aplicará ante un retraso en los pagos mensuales de la tarjeta.
  • Más importante aún es que el consumidor sea cauteloso en su uso y tome conciencia de que tener una tarjeta de crédito no equivale a una hucha. Por eso, si se tiene la necesidad verdadera de adquirir un artículo, lo mejor será hacerlo a medio plazo para que en ese tiempo se pueda ahorrar parte del importe total o pagarlo al contado.
  • Otra de las medidas preventivas que se aconseja tomar es la de limitar o rebajar la disponibilidad mensual de crédito de parte o de todas las tarjetas que se posean.
  • También es recomendable conocer que en el mercado existen tarjetas de crédito que se bloquean y no se pueden utilizar si no se pagan a tiempo los impagos retrasados que se hayan originado con ella.

¿Qué hace el banco?

Todas estas medidas son aconsejables para evitar entrar en un círculo de impagos y retrasos. Y es que, tal y como reflejan los últimos datos publicados por el Banco de España, lo más normal es que se tenga más de una tarjeta de crédito. Las posibilidades de caer en la tentación de pagar algo con las tarjetas aun no teniendo ese dinero se multiplican, como aumenta el riesgo de que la deuda contraída con ellas aumente hasta que la situación sea asfixiante.

Un crédito se contabiliza como moroso en el momento en el que han transcurrido 90 días desde el primer impago

De acuerdo con los criterios del Banco de España, un crédito se contabiliza como moroso en el momento en el que han transcurrido 90 días desde el primer impago. Pero las tareas de recuperación del dinero comienzan mucho antes de que ese periodo de tiempo se agote. Lo más usual es que la propia entidad, a través de llamadas telefónicas, se ponga en contacto con su cliente deudor para informarle de la situación. Una de las soluciones es "que el propio banco o caja confeccione con su cliente un plan escalonado para la recuperación de su deuda", como aconsejan desde la Asociación de Usuarios de Bancos y Cajas (ADICAE).

Otra fórmula que se emplea cuando existen diversos créditos pendientes -no sólo de las tarjetas, sino también de préstamos personales o al consumo-, y ante el riesgo de que los impagos se produzcan, es la de la reunificación de deudas. Lo que se hace es sumar el capital total que se debe y se contrata una primera o segunda hipoteca con su correspondiente plazo de amortización. De esta forma, se pone freno a los intereses que se producen cada mes que el impago tiene lugar y se pone, al menos, un fondo al pozo de la deuda contraída.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto