Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Economía

Economía doméstica
^

Montar una casa rural

Los mayores gastos a los que hay que enfrentarse son la financiación de la inversión, el mantenimiento y, en zonas de clima frío, la factura energética por la calefacción

El turismo es una de las grandes fuentes de riqueza de nuestro país. Junto a la tradicional oferta de sol y playa, en los últimos tiempos han ido surgiendo otras alternativas, entre las que destaca el turismo rural. ¿Cómo aprovechar esta tendencia y montar una casa rural que sirva a sus propietarios como medio de vida? El fuerte crecimiento de este tipo de turismo en los últimos años ha hecho que la competencia sea cada vez mayor. No obstante, rentabilizar una casa de campo o de pueblo es un buen negocio si se ofrece una propuesta singular respecto a la de otros competidores.

Esfuerzo económico

El turismo rural es un fenómeno relativamente reciente en España, teniendo en cuenta que en países como Francia, Austria y Alemania hace más de 50 años que esta propuesta de ocio se consolidó. Los expertos señalan que todavía, en los próximos años, se convertirá en el producto turístico de mayor crecimiento.

Desarrollar un proyecto de turismo rural requiere un esfuerzo económico importante. Por ello, de entrada cuentan con una gran ventaja aquellas personas que ya disponen de un inmueble en una zona rural. Aun así, también en este caso la inversión para su rehabilitación y acondicionamiento puede ser considerable: los mayores gastos a los que hay que enfrentarse son la financiación de la inversión, el mantenimiento y, en zonas de clima frío, la factura energética por la calefacción. Algunas otras claves que hay que tener en cuenta son:

  • Saber fidelizar a la clientela: este aspecto es muy importante para rentabilizar la inversión. Para ello hay que ofrecer servicios de calidad que garanticen una ocupación media del 40%, principalmente de clientes satisfechos que vuelvan periódicamente. No hay que olvidar que en este tipo de negocio lo que mejor funciona es la fidelización de clientes satisfechos. Para ello, nada mejor que diferenciarse del resto en instalaciones, en atención, en relación calidad/precio etc. En cuanto a la mejor manera de promocionar una casa rural, lo más eficaz, rápido y económico es el uso de Internet. Crear una buena web es la mejor manera de difundir sus peculiaridades.

    Aunque se cuente con la casa, la inversión para su rehabilitación y acondicionamiento puede ser considerable

  • Ofrecer alternativas de ocio y actividades complementarias: ésta es una de las principales características diferenciales del turismo rural. Por lo general, los clientes suelen vivir en ciudades, y no sólo buscan alojamiento, sino también contacto con la naturaleza y un conjunto de vivencias para pasarlo bien de modo diferente.
  • Cuidar la decoración del establecimiento: el estilo con el que esté decorada la casa es uno de los mayores atractivos y reclamos para el cliente. Es necesario dedicar a este aspecto buena parte de los esfuerzos. No se trata de realizar gastos espectaculares, sino de usar la imaginación a la hora de elegir colores, muebles, etc.

TIPOLOGÍA DE ALOJAMIENTOS RURALES EN ESPAÑA

  • Andalucía. Casas rurales de alquiler por habitaciones (con un máximo de 15 plazas), de alquiler completo y villas turísticas (con categoría de apartahotel).
  • Aragón. De alojamiento compartido con el propietario, y no compartidas. Estas últimas se dividen a su vez en casas (edificio independiente) o apartamentos (conjunto independiente de habitaciones) de turismo rural.
  • Asturias. Llamadas casas de aldea, tienen que lucir un distintivo específico en la entrada y se dividen en "de contratación individualizada de habitaciones", y "de contratación completa".
  • Baleares. De agroturismo (edificios anteriores a 1960 en explotaciones agrarias en activo), hoteles rurales (edificios anteriores a 1940 en suelo no urbanizable) y turismo de interior (edificios anteriores a 1940 en cascos antiguos con arquitectura típica).
  • Canarias. Casas rurales de alojamiento compartido, de alquiler completo y hoteles rurales (construcciones anteriores a 1950 con arquitectura tradicional).
  • Cantabria. Palacios y casonas (edificios reconocidos por el Gobierno de Cantabria), posadas (de arquitectura tradicional), casas de labranza (con explotaciones agropecuarias en activo) y viviendas rurales (construcciones típicas).
  • Castilla y León. Casa rural de alojamiento compartido con el propietario, de alquiler completo, posadas (con valor arquitectónico o cultural) y centros de turismo rural (CTR, que ofrecen servicios de ocio y tiempo libre, con hasta 60 plazas).
  • Castilla-La Mancha. Casas de alojamiento compartido, de alquiler completo y de labranza.
  • Cataluña. Las llamadas "casas de payés" deben ser edificios anteriores a 1950 y contar con la placa RCP. Se dividen en masías (granjas aisladas agrícolas, ganaderas o forestales, que alquilan habitaciones), casas de pueblo (viviendas unifamiliares en núcleos de menos de 1.000 habitantes que alquilan habitaciones) y alojamientos rurales independientes (aislados o en núcleos de menos de 1.000 habitantes que se alquilan completos).
  • Extremadura. Casas rurales de alojamiento compartido, de alojamiento no compartido (ambas en poblaciones de menos de 5.000 habitantes o en el campo), agroturismo, hoteles rurales (en poblaciones de menos de 10.000 habitantes) y apartamentos rurales (edificios nuevos o antiguos de arquitectura tradicional, en el medio rural).
  • Galicia. Todos están señalizados con una placa y se dividen por grupos: Grupo A (pazos, castillos, monasterios, casas grandes y casas rectorales), Grupo B (Casas de aldea, que son casas rústicas que se dividen en residencias y hospederías) y Grupo C (Casas de labranza, que desarrollan actividades agropecuarias abiertas a los huéspedes).
  • La Rioja. No existe clasificación específica, pero tienen que mostrar en la fachada una placa distintiva. Deben ser de al menos 25 años de antigüedad y ofrecer desayuno.
  • Madrid. No existe clasificación específica.
  • Murcia. Llamados "alojamientos turísticos especiales en zonas de interior", deben ser edificios de arquitectura popular, situados fuera del litoral. Cuentan con una placa distintiva en la entrada principal.
  • Navarra. Tienen que ser anteriores a 1920, en poblaciones de menos de 1.500 habitantes o fuera de cascos urbanos. Están señalizados con la placa "CR" y se dividen en "de alojamiento compartido" y "de alquiler completo".
  • Comunidad Valenciana. No deben estar en municipios limítrofes con el mar o en áreas metropolitanas, ni tener más de tres alturas. Pueden ser "de alojamiento compartido" con el propietario y "de alojamiento no compartido".
  • País Vasco. Casas de agroturismo (en explotaciones agrarias en activo), casas rurales (vacacionales y particulares), apartamentos rurales y hoteles rurales. Todos deben estar en el medio rural y en edificios con arquitectura tradicional.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto