Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Sociedad y consumo

Tipos de contenidos: Economía

^

Cobro de morosos, más allá del disfraz

Aunque los sistemas que utilizan los cobradores uniformados son muy llamativos, hay otros métodos para recuperar el dinero

Imagen: Brian Lamb

Es uno de los pocos sectores que ha crecido de manera espectacular con la crisis. Al igual que ha ocurrido con las casas de empeño o la compra de oro, el cobro de deudas es uno de los negocios más beneficiados por la mala situación que atraviesa la economía. El incremento de las tasas de morosos, que se elevó en julio hasta el 4,6%, ha propiciado que las empresas de gestión de deudas hayan duplicado tanto su negocio como el número de trabajadores. En paralelo, sus métodos también se han modificado porque con la recesión el tipo de deudor es muy distinto. Según el trato que el contratante quiera para éste, puede dirigirse a gestoras con personal disfrazado o a otras cuyos métodos de cobro son más discretos. Estas últimas aseguran que quienes emplean comerciales uniformados para perseguir al moroso les perjudican, ya que utilizan métodos prohibidos en el resto de Europa.

Deudores hoy, ayer ahorradores

Miles de personas a quienes hace unos años ni se les habría pasado por la cabeza que podrían deber una cuota de la hipoteca o el pago de la mensualidad de un crédito personal se encuentran hoy llenos de deudas. Unas veces el culpable es el paro; otras, la quiebra de la empresa y, en muchas ocasiones, un trabajo que no han cobrado (una situación que sufren cientos de autónomos). Éste es el tipo de deudor que no paga porque no puede, no porque no quiera. En su caso, la posibilidad de cobrar se complica. Por eso las empresas tienen que cambiar su forma de actuar. De nada sirve ridiculizar al moroso.

A los acreedores se les hace cada vez más difícil saldar la deuda por sí mismos. Si estos son también morosos, alimentan la cadena y el sistema de pago se colapsa. Ante la imposibilidad de obtener su dinero, la persona a quien se debe una cantidad acude a las agencias de recobro que, por un porcentaje más o menos elevado del capital obtenido -en función de la antigüedad de la deuda y de la empresa-, se comprometen a recuperar el dinero o, al menos, a intentarlo.

Dos estilos, dos métodos

Al elegir la entidad de gestión de cobro, hay que decidir la imagen que el contratante quiere transmitir a su deudor. Los comerciales disfrazados generan en el moroso una mala imagen sobre la empresa a la que debe dinero. Esto puede repercutir de forma negativa sobre futuros contratos, tanto propios como de otros potenciales clientes. La Asociación Nacional de Entidades de Gestión de Cobro (ANGECO) agrupa, desde 1994, a las empresas o sociedades que tienen como objeto social la prestación de servicios de recobro de cantidades impagadas, tanto por vía amistosa como por vía judicial. Destacan su exigencia con la calidad y el nivel profesional de las empresas que la integran: hay un estricto código ético que todos los miembros deben cumplir, así como una serie de directrices de funcionamiento y organización que son condición necesaria para incorporarse a la asociación.

Las entidades de gestión de cobro se ven perjudicadas por otras que usan trabajadores disfrazados para perseguir al moroso

Las empresas que forman parte de esta asociación se comprometen a respetar a las personas y su vida privada, además de intentar que la deuda se liquide lo antes posible y por vía amistosa. La confidencialidad de las informaciones referentes a clientes y deudores, y la actuación dentro de la legalidad son otros requisitos inexcusables. Aunque este último extremo parece evidente, no son pocas las empresas de este tipo que bordean los límites de lo lícito. Llegan incluso a la amenaza, a la coacción o a la intromisión en la intimidad, el honor o la propia imagen del deudor. Son entidades que dañan al sector por la gestión de cobro. Y sólo sucede en España, el único país de la Unión Europea que acepta que las empresas utilicen comerciales disfrazados para perseguir a los morosos y conseguir que paguen su deuda.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: Cómo funcionan »

Etiquetas:

cobro, deuda, deudor, dinero, morosos


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto