Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Trabajo

Tipos de contenidos: Economía

^

Trabajar con personas ineficaces

Abordar los problemas directamente y poner límites es el mejor modo de tratar con un compañero o jefe ineficaz

  • Autor: Por LOLA RAYA
  • Fecha de publicación: 20 de diciembre de 2007

¡Que levante la mano el que nunca haya conocido en su entorno laboral a compañeros o jefes incompetentes!. Personas incapaces de realizar bien su trabajo y sí de responsabilizar a otros de sus errores. ¿Es posible detectarlos antes de que vampiricen a los demás? O, mejor aún: ¿existe la fórmula mágica para saber cómo tratarlos antes de que perjudiquen al trabajo con su actitud? Están en todas las organizaciones, en todas las categorías y en todas las actividades laborales. Y se encarnan en formas muy diversas: desde el compañero pelota hasta el jefe trepa. Lo que más sorprende es que, pese a su ineptitud, en muchas ocasiones se mantengan en su puesto e, incluso, en otras muchas, sean ascendidos a un cargo superior. Cada uno sigue una pauta de comportamiento.

¿Qué se entiende por trabajador incompetente/ineficaz?

Con frecuencia los términos incompetente e ineficaz se aplican impropiamente a quien no hace las cosas como a uno le gustaría; quien aprovecha para escaquearse, o quien se ocupa en actividades que, según la opinión de uno mismo, no debería ocuparse, como explica Tomás Álvarez García, director del Instituto de Psicología Empresarial. En concreto, una persona ineficaz en su trabajo es aquélla que no consigue los resultados previamente establecidos, bien en cantidad o en calidad de su trabajo.

Todos hemos sufrido a compañeros o jefes incompetentes o ineficaces, personas incapaces de realizar bien su trabajo y que responsabilizan a otras de sus errores. Según los expertos, pueden hacerlo de muchas y muy diversas maneras:

  • En algunas ocasiones, adoptan un papel de meros espectadores, de mantenerse al margen y sin involucrarse en nada. De esta manera, nunca llegarán a protagonizar ningún desastre en el trabajo que realizan.
  • Otras veces, la inseguridad que caracteriza a algunos jefes les lleva incluso a rodearse de colaboradores poco competentes con el único fin de que nadie les haga sombra.

El trabajador ineficaz es aquél que no consigue los resultados previamente establecidos en cantidad o calidad

En definitiva, la tipología de personas ineficaces dentro de una empresa es amplia, pero lo que realmente interesa es identificarlos y atajar el problema antes de que hundan moralmente al resto de compañeros e interfieran en su trabajo.

¿Cómo relacionarse con ellos?

El tipo de relación en el entorno laboral depende del estilo de los altos cargos de la empresa. Lo ideal es que exista un clima de confianza donde los problemas se resuelvan en común, sobre todo cuando se crean situaciones injustas en el reparto de tareas o existen agravios comparativos.

En estos casos habría que plantear con claridad las consecuencias de esa ineficacia, y llegar a un acuerdo entre los trabajadores para evitar situaciones injustas. Porque, como señala Álvarez, las personas no son ineficaces, sino que actúan de modo ineficaz por alguna razón y eso, si se trata adecuadamente, puede cambiarse. Por otro lado, hay que tener en cuenta que la persona ineficaz se "alimenta" del trabajo que hacen los demás, por lo que vive consentida y, sin darse apenas cuenta, todos los compañeros le permiten su ineficacia tapándola o haciendo por ella su trabajo. Para evitar esta situación, el psicólogo recomienda no arropar a esa persona y no realizar su trabajo, sino abordar con ella directamente en qué situaciones es más ineficaz; no permitir que vampirice a los demás. El experto subraya que se le deben poner límites y, si es necesario, dejarla en evidencia con respeto y cariño para que aprenda.

Cuando el incompetente es el jefe

Muchas situaciones de ineficacia se deben a que los jefes no hacen bien su trabajo. No marcan con claridad los objetivos, no proporcionan los medios e instrumentos necesarios, desconfían de las personas a su cargo, o emplean estilos de dirección basados en el "ordeno y mando", más que en la participación del equipo. Como añade Antonio Galindo, director de Asesores Emocionales, un jefe no debe caer en favoritismos, ni en lástimas o penas. Estas actitudes las practican los jefes para no entrar en conflicto abierto.

Un buen jefe ha de detectar la razón de la ineficacia (si es ignorancia, incompetencia para el puesto de trabajo, desmotivación) y abordar el conflicto, sin violencia, pero de manera clara y manifiesta. Dialogar de manera sistemática con la persona, proponerle acciones y evaluar si ha experimentado o no progreso. Sin grandes paternalismos. Y si, después de todo no se observa una evolución, quizás sea necesario trasladar a esa persona de puesto o prescindir de ella, siempre respetando su integridad.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto