Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Economía


Estás en la siguiente localización: Portada > Economía > Trabajo

Tipos de contenidos: Economía

Ahora no podemos parar
Λ

Cuánto debe cotizar un autónomo

Las prestaciones a las que tiene derecho se calculan sobre la base del dinero que se cotiza mensualmente

  • Autor: Por ROSA CUEVAS
  • Fecha de publicación: 26 de noviembre de 2008

Límites máximos y mínimos

Imagen: Piotr Bizior

Cuando se es autónomo -y más en los primeros años de actividad en los que la jubilación se ve muy lejana- se presta poca atención a la cantidad de dinero que se cotiza a la Seguridad Social. En muchos casos, lo que busca el profesional por cuenta propia es pagar la cuota mensual más baja, sin caer en la cuenta de que no sólo afectará al cómputo de su pensión sino que también lo hará a las posibles prestaciones por incapacidad que puede solicitar a lo largo de su vida profesional.

El trabajador autónomo está obligado a cotizar desde el primer día del mes en el que inicia su actividad laboral, y hasta que ésta finalice. De hecho, debe cotizar incluso durante las situaciones de incapacidad temporal, riesgo durante el embarazo y la lactancia natural, así como en los periodos de descaso por maternidad o paternidad. La obligación termina el último día del mes en que el trabajador autónomo finaliza su actividad por cuenta propia, siempre y cuando comunique su baja dentro de un plazo. Si no avisa a la Tesorería General de la Seguridad Social, sigue obligado a cotizar hasta el último día del mes de comunicación de la baja. Por ello, es muy importante que el autónomo no olvide notificar, dentro de los seis días naturales siguientes al cese de su actividad, el deseo de darse de baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA).

El autónomo está obligado a cotizar desde el primer día del mes en el que inicia su actividad hasta que ésta finalice

Ahora bien, ¿cuál es la cantidad de dinero por la que el autónomo cotiza? El trabajador en el momento en que tramita su alta en el RETA elige la base de cotización entre unos límites mínimos y máximos que la Seguridad Social establece para cada ejercicio anual. En concreto, para este año la base mínima es de 817,20 euros y la máxima de 3.074,10. Por su parte, los trabajadores autónomos que a 1 de enero de 2008 tengan cumplida la edad de 50 o más años pueden elegir entre una base mínima de 859,50 euros al mes y un máximo de 1.601,40 euros mensuales, salvo que se trate del cónyuge superviviente del titular de un negocio o una actividad laboral que, como consecuencia del fallecimiento de su pareja, haya tenido que ponerse al frente del mismo y darse de alta en el RETA con 45 o más años; en estos casos la base mínima es de 817,20 euros y la máxima 1.601,40 euros al mes. De esta manera, los autónomos que se acercan a la edad de jubilación se encuentran con unas bases de cotización máximas menores que las del resto de trabajadores por cuenta propia. Con ello, se intenta hacer frente a conductas fraudulentas de quienes buscan "comprarse una pensión".

Una vez decidida la base de cotización, se aplica el tipo, un coeficiente del 29,80% sobre la misma salvo que el trabajador esté pluriempleado y no tenga que cotizar por la protección en caso de incapacidad temporal, en este se le aplicará un tipo del 26,50%. Es así porque, desde el 1 de enero de 2008, los trabajadores que se den de alta en el RETA están obligados a cotizar por la incapacidad temporal derivada de enfermedades comunes, a diferencia de lo que ocurría años atrás cuando la cotización por estas contingencias no era obligatoria.

La cultura de cotizar lo mínimo

De la aplicación del tipo de cotización a la base elegida nace el importe de las cuotas mensuales que los autónomos deben ingresar en la Seguridad Social. Así, un trabajador que haya optado por la base mínima (817,20 euros) y por el tipo de cotización que incluye la protección por las enfermedades comunes (29,80%) debe pagar 243,52 euros cada mes.

La Seguridad Social estima que de los 2.185.367 de trabajadores inscritos en los diferentes regímenes por cuenta propia, el 85% no supera la base mínima de cotización. El porcentaje asciende hasta el 91% cuando la edad es inferior a los 50 años, y hasta el 96,5% en aquellos que llevan menos tiempo afiliados. Por el contrario, los mayores de 50 años presentan una tendencia de cotización un tanto distinta: el 29% cotiza por una base superior a la mínima. Para Lorenzo Amor, presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), la infracotización se produce, en muchas ocasiones, por la falta de conocimiento y de conciencia. Durante mucho tiempo, cuando un autónomo tramitaba su alta en cualquier oficina de la Seguridad Social "se daba por hecho que la cotización sería la mínima", según indica.

El trabajador debe adecuar la base de cotización a los ingresos que recibe por el desarrollo de su actividad

La base de cotización media de los autónomos españoles ronda los 880 euros, una cifra que no corresponde al límite mínimo pero que sólo lo supera en 60 euros. Y es que tal y como señala Salvador Reyna, secretario general de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos de España (UPTA), se ha extendido la creencia de que sólo se cotiza para las pensiones de jubilación, obviando que la base condiciona también el importe que se va a recibir en caso de incapacidad o "baja" temporal. Ambas organizaciones coinciden en que el trabajador autónomo debe adecuar y adaptar la base de cotización a los ingresos que recibe por el desarrollo de su actividad. Es decir, tanto recibes, tanto cotizas.

BONIFICACIONES EN LAS CUOTAS MENSUALES

La Seguridad Social establece diferentes bonificaciones que se traducen en reducciones de las cuotas mensuales de cotización que aportan los autónomos.

  • A partir de la entrada en vigor del Estatuto del Trabajador Autónomo, a los trabajadores incorporados al RETA (incluidos los socios trabajadores de cooperativas de trabajo asociado), que tengan 30 o menos años de edad -35 años, si son mujeres- se les aplicará una reducción del 30% sobre la cuota que les corresponda durante los 15 meses siguientes a la fecha del alta, y una bonificación de igual cuantía en los 15 meses siguientes a la finalización de la reducción anterior.
  • Las trabajadoras autónomas que, habiendo cesado su actividad por maternidad y disfrutado del descanso correspondiente, se reincorporen a su trabajo en los dos años siguientes a la fecha del parto tendrán derecho a una bonificación del 100% de la cuota durante 12 meses.
  • Las personas discapacitadas que se den de alta como autónomos tendrán derecho a una bonificación del 50% de la cuota durante los cinco años siguientes a la fecha de alta. Para que el alta tenga la consideración de inicial no es necesario que sea la originaria en el Régimen, sino que basta con que se produzca porque el trabajador desarrolla una nueva actividad o negocio que da lugar a una nueva alta en el Régimen.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto