Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Educación > Cultura y ciencia

Tipos de contenidos: Educación

Feliz Navidad - Consumer 2018
^

Bibliotecas de verano

Las bibliotecas públicas se adaptan a las costumbres y entornos de los españoles durante los meses de verano y se trasladan a las playas, piscinas, jardines y hasta mercados, metros y autobuses

Imagen: Red de Bibliotecas de Salamanca

Con lemas como "Sumérgete en la lectura", "lectura al fresco" y "biblioteca al sol", las bibliotecas públicas salen a la calle en verano, una clásico en esta época del año. Los libros, revistas y periódicos se ponen a disposición del lector en formatos y lugares poco tradicionales: las "biblioplayas", "bibliopiscinas", los "bibliojardines" y los "biblioríos" se han afianzado como extensiones de los servicios de las bibliotecas y se pueden encontrar en numerosas comunidades españolas. Pero las posibilidades de leer no se reducen a los lugares de ocio, sino que los "bibliobuses", el "bibliometro", las "telebibliotecas" y hasta los "bibliomercados" hacen que el lector no tenga excusas para no leer, independientemente de donde se encuentre. Todas estas iniciativas se articulan de acuerdo a la aprobación el pasado año de la Ley de la Lectura, del Libro y de las Bibliotecas que tiene como objetivo aumentar el número de lectores en España. La norma destina 431 millones de euros hasta 2014 para modernizar las bibliotecas públicas y transformarlas en herramientas más eficaces en la formación de hábitos de lectura en la población.

Biblioplayas y bibliopiscinas

La idea de llevar libros, periódicos y revistas a las playas, piscinas, parques, jardines y ríos como una forma de fomentar la lectura y de demostrar que descanso y lectura no son incompatibles comenzó hace ya varios años por parte de algunas bibliotecas públicas municipales. Algunas de estas iniciativas ya se llevaban a la práctica en los años 80 y 90, pero poco a poco se han ido extendiendo con gran éxito. El servicio funciona durante los meses de julio y agosto -aunque algunos también se extienden hasta septiembre-. En general, el préstamo gratuito es por un día y sólo se requiere presentar un documento o el carné de socio de las bibliotecas públicas de la ciudad a la que se pertenece. Un trámite que se obtiene de manera sencilla, presentando el DNI o pasaporte y completando un formulario con los datos personales.

En Cataluña, la Diputación de Barcelona ofrece el servicio especial de verano llamado "biblioplatja", mediante el que se habilitan dos puntos de préstamo con 350 títulos en diferentes idiomas, uno en el Espigón de Bac de Roda -hasta el 31 de agosto-, y otro en la Barceloneta -hasta el 30 de septiembre-. En toda la provincia de Barcelona el pasado año más de 40 bibliotecas abrieron "sucursales" en playas, piscinas, jardines, plazas o terrazas.

El municipio de Benidorm es pionero en la instalación de bibliotecas en la playa. Esta ocurrente iniciativa llegó a despertar incluso el interés en un municipio sueco para que se desarrollara allí también. La ciudad tiene una "biblioplaya" -un centro de lectura sobre la arena-, abierto de abril a noviembre, de 11:00 h a 18:00 horas, en la Avenida de Europa con la Avenida de Alcoy. Cuenta con otra "biblioplaya", la de La Cala, que ofrece sus servicios desde el 1 de julio al 31 de agosto. Ambas bibliotecas funcionan como salas de lectura, no se permite el préstamo. Hay iniciativas semejantes en playas de Andalucía y en la Costa Blanca.

Las "bibliopiscinas" también llevan varios años funcionando en verano

Las "bibliopiscinas" también llevan varios años funcionando en verano. En Navarra unas 40 bibliotecas públicas extienden sus servicios durante los meses de julio y agosto a piscinas municipales. Pero además hay "bibliopiscinas" en numerosas ciudades de España, como en Santiago de Compostela, en el complejo deportivo Fontes do Sar; o en Bilbao, en los polideportivos de Txurdinaga y Rekalde. Las hay también en Huesca, Badajoz, Fuenlabrada y Ávila.

Pero no necesariamente hay que veranear en la playa o ser un asiduo de las piscinas para leer, porque los libros van al encuentro del lector en jardines y a la orilla de ríos. En la localidad catalana de Manlleu, la biblioteca municipal ha extendido el préstamo al Paseo del río Ter. También hay "bibliojardines" en Ávila y en Cataluña.

Las bibliotecas han "viajado" incluso hasta los mercados, como es el caso de Barcelona, en la Rambla del Prim, (barrio de Sant Martí). En lo que respecta a esta iniciativa, Salamanca fue la precursora, ya que durante 15 años tuvo una sucursal de la biblioteca pública municipal en el Mercado Central de Abastos, en medio de los puestos de pescados y verduras. La interesante iniciativa permitió acercar la lectura a un público más amplio.

Más iniciativas

"Bibliometro" y "bibliobuses"

Las bibliotecas públicas del Ayuntamiento Madrid y de la Comunidad de Madrid han extendido sus servicios de préstamo a 11 estaciones del metro. Los usuarios de este medio de transporte pueden llevarse un libro durante 15 días, con sólo presentar el carné de las bibliotecas públicas. El "bibliometro" funciona desde hace dos años y es el único en España, aunque otras grandes ciudades están valorando su implementación. Las comarcas más distantes o los distritos no provistos de bibliotecas cercanas pueden utilizar los "bibliobuses" con paradas en lugares y fechas fijas que llevan parte de los fondos de las bibliotecas públicas a pueblos y municipios más alejados.

"Telebiblioteca" para mayores y discapacitados

Desde este año, Madrid ofrece el servicio de solicitud de préstamo telefónico, la "telebiblioteca", para personas mayores de 70 años o con una minusvalía igual o superior al 33%. Se puede acceder a él dándose de alta en el 012. El servicio a domicilio gratuito también funciona en Barcelona para personas con problemas de movilidad o visión.

Paginación dentro de este contenido

  •  No hay ninguna página anterior
  • Estás en la página: [Pág. 1 de 2]
  • Ir a la página siguiente: Más lectores »

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en