Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Convivencia y psicología > Convivencia

Tipos de contenidos: Mascotas

^
Tu canal de Mascotas

Juguetes para perros:la seguridad ante todo

Un juguete seguro para el perro debe ser adecuado para su edad y garantizar su seguridad

Imagen: Chris. P

La seguridad del perro es prioritaria, por ello es importante leer la etiqueta de los juguetes, en la que se debe reflejar la información necesaria sobre el producto. Datos como la edad adecuada para usar el juguete o el animal al que está dirigido, por ejemplo perro o gato, deben ser tenidos en cuenta por los dueños para elegir el juguete más adecuado y seguro para el perro.

Todos los productos que están en el mercado deben contener información clara, veraz y suficiente sobre sus características. Las etiquetas no pueden dar lugar a equívocos, ni inducir a engaño o error sobre lo que se va a consumir. Los accesorios para el perro no son una excepción, deben contener en sus etiquetas datos sobre la calidad del producto, sus elementos, o sobre su posible peligrosidad.

La etiqueta es la principal ventana para que el consumidor tenga información sobre el producto que va a comprar. Por ello, hay que leerla con atención siempre, pero aún más si cabe, cuando de ello depende la seguridad de nuestro animal. La etiqueta del juguete tiene que señalar la composición del material y la clase de animal para el que está fabricado así como su edad.

Otro dato que se debe especificar es el tamaño ideal del perro al que va dirigido el producto (pequeño, mediano, grande). Por ejemplo, en caso de que se tratara de una correa, se deben incluir datos sobre su longitud, el límite de peso para los modelos extensibles y los datos sobre el responsable del producto, para saber dónde reclamar, en caso de que fuera necesario.

Para garantizar que los accesorios que se adquieren cumplen los requisitos de calidad necesarios, evitar riesgos y sorpresas así como poder reclamar, en caso de que fuera necesario, hay que adquirir los productos en establecimientos autorizados que ofrezcan una garantía de calidad.

Baja calidad, alto riesgo

Los accesorios para el perro no se deben adquirir en un establecimiento que no garantiza los controles necesarios para velar por la seguridad del animal. Las consecuencias pueden ser graves, desde intoxicaciones, hasta atragantamientos.La etiqueta del juguete tiene que señalar la composición del material y la clase de animal para el que está fabricado así como su edad Por ejemplo: si se adquiere un juguete para un cachorro que no es específico para perros de su edad, puede ingerir una pieza pequeña que se desprenda del juguete.

Otro dato que se debe especificar es el tamaño ideal del perro al que va dirigido el producto

Las consecuencias pueden ser: perforación estomacal o atragantamiento. En el caso de una correa de mala calidad, puede provocar que el animal se escape y sea atropellado o provoque un accidente. Si se trata de collares antiparasitarios que no cumplen los controles necesarios, las consecuencias pueden ser desde envenenamientos hasta irritaciones dermatológicas y alergias.

En definitiva, la seguridad y salud del perro son la prioridad con los accesorios que se escogen. Es recomendable asesorarse en el veterinario y adquirir los productos en empresas que ofrecen garantía, como las clínicas veterinarias o en secciones para animales de supermercados como Eroski.

La importancia del juego

El juego es tan importante para el desarrollo de los perros, como lo puede ser, salvando las distancias, para los niños. Con el juego el cachorro aprende a relacionarse con su madre y sus hermanos y de esta forma asimila las conductas básicas para poder relacionarse con los individuos de su especie.

la seguridad y salud del perro son la prioridad con los accesorios que se escogen

Por ejemplo, aprende cómo morder sin hacer daño a su compañero de juego, cuáles son los puntos débiles cuando tiene que atacar o cómo cortejar a una hembra.

Los juguetes son una herramienta muy útil para que los dueños puedan jugar con su perro y por lo tanto estrechar lazos afectivos con él. La pelota es un clásico de los juguetes caninos y es que resulta muy útil para el juego de lanzar y perseguir un objeto. Además, los dueños pueden participar en el juego e interaccionar con su perro. La pelota también debe ser específica para el perro. De esta manera, nos aseguramos que no está fabricada con materiales tóxicos y que no entraña peligro para el perro, porque se pueda desprender alguna parte o pieza que provoque un atragantamiento. Y es que, hay que tener en cuenta que no cualquier pelota aguanta los dientes y la mordida de un perro.

Juguetes para cachorros

Los juguetes blandos, que se sujetan con facilidad son especialmente atractivos para los cachorros, porque les permiten aliviar las molestias de las encías cuando mudan los dientes de leche. Los "peluches" pueden servir al cachorro recién separado de su manada como algo más que un juguete, ya que lo usan, por ejemplo, como compañero para dormir tranquilos y sentirse protegidos. En estos casos, también debe de tratarse de un "peluche" específico para cachorros de perro. Y es que ellos, son muy traviesos y les gusta morder y probar todo lo que tienen a su alcance. Por lo que la seguridad con sus accesorios es fundamental.

Los juguetes son muy personales, es decir se puede dar el caso en que Usted adquiera un juguete sofisticado, por ejemplo que emite ruido cuando el perro lo muerde. Pero no será el primer caso en que el perro prefiere su vieja pelota y no hace ni caso al nuevo. Hay que adaptarse al juguete que al perro le guste y le motive más.

Consejos

  • Fijarse en la etiqueta. Debe contener datos como: el animal para el que está recomendado, su tamaño, datos del fabricante o composición del producto.

  • Asesorarse en el veterinario sobre el tipo de accesorio más adecuado para cumplir la función que se pretende con el perro (jugar, pasear, abrigar).

  • Adquirir el producto en establecimientos autorizados que ofrezcan garantías, como clínicas veterinarias, o secciones para animales de supermercados como Eroski.


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en