Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Mascotas > Convivencia y psicología > Convivencia

Tipos de contenidos: Mascotas

¿Nos aportan los envases seguridad a los consumidores?
^
Tu canal de Mascotas

La hormona del amor también afecta a perros y gatos

Humanos, canes y felinos liberamos oxitocina, una sustancia hormonal responsable de crear y mantener relaciones de amistad y amor con otros seres

La hormona del amor no sólo nos afecta a las personas. Perros y gatos también reciben, y expanden, su influjo. Los científicos han comprobado que los canes reaccionan con más lamidos, caricias y miradas prolongadas a los ojos de sus humanos cuando están bajo los efectos de la oxitocina. Tampoco los gatos escapan a los efectos de la hormona del enamoramiento, explican los expertos. Esta es una pequeña, pero potente, molécula que crea y refuerza lazos de amistad potentes entre nosotros y nuestros peludos compañeros de vida. En este artículo se describe cómo ocurre el enamoramiento de perros, gatos y humanos y se proponen emotivos vídeos de amor peludo.

La hormona del amor en perros

La hormona del amor, u oxitocina en lenguaje científico, tiene afectos embriagadores en los humanos: nos transforma en personas más confiadas, más dispuestas a cooperar y, bajos sus efectos, también somos más generosos. Pero la química de la oxitocina no acaba aquí. Los científicos han comprobado que esta potente hormona es la responsable de la fuerte relación de amor y amistad que nos une a personas y perros, a canes con canes, a humanos con gatos, a felinos con felinos ¡y todas sus combinaciones!

Un equipo de científicos ha querido revelar si esta hormona del amor es tan potente en perros como en humanos. Para ello, han probado sus efectos en un grupo de 16 canes, de más de un año.

Los investigadores pulverizaron una solución de oxitocina en los hocicos de algunos perros, mientras que otros sólo fueron bañados con una disolución salina. Los propietarios de estos animales esperaron pacientes, sentados en sillas, la llegada de sus peludos amigos.

Imagen: Rhys A.

Aunque los científicos dieron a los dueños la pauta de no responder a las caricias o saludos de sus perros (con el fin de estudiar el efecto aislado de la hormona del amor en los animales), esto no fue tan sencillo para los propietarios de los canes cuyos hocicos se rociaron con oxitocina.

Los animales bajo los potentes efectos de la hormona del amor olisquearon, lamieron y acariciaron a sus humanos de forma mucho más insistente que los que sólo recibieron la solución salina. Del mismo modo, estos canes pasaron más tiempo mirando a los ojos de sus dueños.

Perros y gatos también liberan la hormona del amor

"La hormona del amor refuerza el acercamiento social de los perros con sus humanos y estrecha las relaciones afectivas entre ellos; constituye una pieza clave en la creación de vínculos sociales entre especies y con otros animales distintos", explica la investigadora veterinaria Teresa Romero, coordinadora de la investigación, publicada en la revista científica 'Proceedings of the National Academy of Sciences'.

Imagen: A.Davey

El estudio revela que la oxitocina no sólo se libera en los perros durante la reproducción, sino que también ayuda a crear y mantener relaciones sociales entre diferentes especies, en este caso, entre humanos y perros.

Sin embargo, los canes no son los únicos amigos peludos que liberan oxitocina cuando están felices. El profesor Paul Zak, de la Universidad de Claremont, en Estados Unidos, ha investigado y comprobado que esta química del amor también funciona en los gatos.

La hormona del amor también mejora la relación entre perros

La oxitocina no sólo explica las fuertes relaciones que surgen entre perros y humanos. También está detrás de los fuertes vínculos que pueden surgir entre dos canes o dos felinos amigos.

Mayores niveles de hormona del amor aumentan el tiempo que dos perros o felinos pasan juntos y viceversa. "La oxitocina juega un papel fundamental en los vínculos de afiliación que surgen entre los animales y estimula su comportamiento social", añade Romero.

En otras palabras, la oxitocina, una pequeña pero potente hormona que nos hace sentir bien, es muy responsable del comportamiento social de muchos mamíferos, incluidos los humanos y nuestros perros y gatos.

Los siguientes vídeos son toda una declaración de amor peludo entre perros, gatos y sus humanos. ¡Disfrútelos!


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto