Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Medio ambiente


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Naturaleza

Tipos de contenidos: Medio ambiente

Navidad 2017
^

Sequía

Tomar medidas preventivas es fundamental para frenar un desastre natural que afecta a todo el planeta

España vive una de las sequías más severas de los últimos 125 años, hasta el punto de que los responsables del Ministerio de Medio Ambiente apuntan a posibles restricciones en el consumo urbano próximamente. Un mejor conocimiento de los problemas que conlleva la sequía puede ayudar a tomar medidas de tipo preventivo que ayuden a mitigar este desastre natural que tantos efectos medioambientales, económicos y sociales negativos producen.

¿Por qué aparece la sequía?

La sequía es un fenómeno natural que forma parte de los cambiantes sistemas climáticos y meteorológicos de la Tierra, y que tarde o temprano afecta a todo tipo de países. Según fuentes del Observatorio Nacional de la Sequía, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente, supone "una anomalía transitoria, más o menos prolongada, con precipitaciones inferiores a las normales en una determinada zona, y se puede convertir en un desastre natural cuando no existe capacidad de gestión de los recursos hídricos". No obstante, Luis Echarri, profesor de Población, Ecología y Ambiente en la Escuela de Ingenieros de la Universidad de Navarra, advierte de que no hay una definición de sequía universalmente aceptada: "es difícil decir cuándo ha empezado o terminado una sequía y algunas veces incluso confirmar si ha existido. Tiene que ser una situación de carencia de agua inesperada. También es muy subjetiva la apreciación del tiempo que tiene que durar para constatar que efectivamente se están produciendo daños." Por ello, no es de extrañar que los científicos contemplen más de 150 definiciones, así como diferentes índices, con sus aciertos y desaciertos, para recabar información sobre regiones afectadas, siendo el Índice de Severidad de la Sequía de Palmer (PDSI) y el Índice Estándar de Precipitación (SPI) los más utilizados.

Las sequías son actualmente impredecibles, como señala Francisco Calvo García-Tornel, catedrático de Geografía de la Universidad de Murcia, pero añade que "se pueden hacer proyecciones con datos de sequías anteriores. Así se llega a calcular la "recurrencia" o posibilidad de que se repita un fenómeno en un periodo de tiempo dado, y aunque no informa del momento exacto, puede servir para establecer políticas de previsión". Asimismo, El concepto de sequía se suele confundir con el de aridez,

El concepto de sequía se suele confundir con el de aridez

que es un rasgo climático permanente, es decir, en determinada zona la pluviosidad es escasa como norma general. "El sureste peninsular español es un territorio con rasgos de aridez, pero no intensa comparativamente", matiza el profesor Calvo García-Tornel. Aun en el caso de producirse una situación de sequía, no debería llegarse a la escasez de agua si se desarrollan planes adecuados de explotación y suministro a medio y largo plazo, y si las demandas se mantienen en límites acordes con las características climáticas de la región.

Las causas de la sequía y de la aridez pueden conocerse desde el punto de vista climático, pero eso no quiere decir que sean modificables, como indica Calvo García-Tornel, "mientras que las de la escasez se centran en que se consume más de lo que se tiene; eso sí es modificable pero tiene un coste que a veces no se asume socialmente". En algunas ocasiones pueden reconocerse asociaciones entre los episodios a corto plazo y las fluctuaciones globales atmosféricas y oceánicas de otras partes del mundo, como en el caso del fenómeno El Niño. A mayor escala, también se ha propuesto como causa de las sequías prolongadas la relación entre las temperaturas superficiales del mar y la precipitación. Por su parte, el ser humano estaría también contribuyendo a hacer más agudo el impacto de la sequía a causa de determinadas prácticas, entre las que destacan la disminución de la capacidad de retención de humedad del suelo, la deforestación, la emisión de gases contaminantes que causan el efecto invernadero o aquellas otras que propician la erosión. A su vez, todos estos cambios pueden involucrar mecanismos de retroalimentación "biogeofísica", es decir, una vez que comienzan se retroalimentan en sí mismos y perpetúan las condiciones de sequía.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto