Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Medio ambiente


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Medio ambiente urbano

Tipos de contenidos: Medio ambiente

¿Nos aportan los envases seguridad a los consumidores?
^

Carril de bicicletas

Pocas vías y en malas condiciones

  • Fecha de publicación: 20 de septiembre de 2002

No hay localidad española que no cuente con su plataforma ciudadana en favor de la promoción del uso de la bicicleta. Desplazarse por la ciudad en este vehículo sigue siendo peligroso, por no mencionar lo arriesgado de los trayectos entre ciudades. Quizá por ello aún son pocos quienes van a trabajar, a la universidad o, simplemente, de compras en bici. Ante este panorama, han proliferado diversas asociaciones de usuarios de bicicletas que tienen ante si la ardua labor de popularizar el uso de la bicicleta como medio de transporte, ya que España es uno de los países de la UE en los que menos se utiliza la bicicleta.

Poca tradición

La escasa tradición que hay en el país para desplazarse habitualmente en este vehículo de dos ruedas y las pocas vías habilitadas para este uso justifican la distancia respecto a Europa. El manual «En bici, hacia ciudades sin malos humos», publicado por la UE para promover el uso urbano de la bicicleta afirma que «fundamentalmente, es la falta de las condiciones necesarias lo que impide moverse en bici». Además, atribuye al riesgo de robo, a la densidad de tráfico automovilístico, al exceso de velocidad y a la falta de respeto de los automovilistas hacia los ciclistas este escaso empleo del popular vehículo.

A pesar de ser la cuna ciclistas tan ilustres como Miguel Induráin, Perico Delgado o Marino Lejarreta, España se encuentra a la cola de la UE en penetración de la bici como trasporte habitual de su ciudadanos. Así, según el manual de la UE, en nuestro país sólo el 4% de la población utiliza una o dos veces por semana la bicicleta, mientras que en otros estados de su entorno las cifras alcanzan el 8% en Francia, el 17% en Italia, el 29% en Bélgica, el 33% en Alemania, el 50% en Dinamarca y el 66% en Holanda, que es sin duda el país más avanzado del mundo en lo que al uso de bicicletas se refiere.

Otro dato revelador de la escasa popularidad de este vehículo entre nosotros es el que afirma que cada español recorre al año un media de 24 kilómetros en bici, en tanto que los franceses hacen 87 kilómetros, los griegos 91 kilómetros, los belgas 327 kilómetros, los alemanes 300 kilómetros, los daneses 958 kilómetros y los holandeses 1.019 kilómetros. Y es que en España hay 231 bicicletas por cada mil habitantes, frente a las 727 de Holanda.

Pero la situación comienza a cambiar. Las exigencias que en materia medioambiental impone la UE, además de la demandas de los ciudadanos, han provocado que los municipios hayan comenzado a incentivar el transporte público, el uso compartido de vehículos y la bicicleta. «La utilización desenfrenada del coche para desplazamientos individuales es incompatible con la movilidad de la mayoría de los ciudadanos», señala el informe de la UE.

El compromiso de la UE para reducir emisiones de gases de efecto invernadero, junto con la promesa de mejorar la calidad del aire, lleva a las ciudades a replantearse su política de transportes, que deberá ir encaminada a respaldar y fomentar proyectos y conductas en favor de un entorno urbano más saludable. Y en este sentido, la UE cree que la bicicleta jugará un papel capital en los próximos años. En consonancia con las demandas de los grupos que fomentan el uso de la bicicleta y con las exigencias comunitarias, las ciudades comienzan a ver una nueva red de carreteras, alternativas a sus vías urbanas habituales: los carriles bici.

No obstante, no todas estas vías de color rojo, marcadas con una señal azul y redonda con una bicicleta blanca en el centro, son iguales. El Ministerio de Fomento distingue entre vía ciclista (que es el término generalizado para todas y que incluye a todas las carreteras específicamente acondicionadas para las bicicletas); carril-bici (cuando discurre adosado a la calzada); carril bici protegido (con elementos laterales -vayas o setos- que lo separan del resto de la calzada); acera-bici (con trazado independiente de la carretera, pero que transcurre a lo largo de una acera) y senda bici (vía para peatones y bicicletas que discurre por espacios abiertos, parques o bosques).

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto