Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Medio ambiente


Estás en la siguiente localización: Portada > Medio ambiente > Medio ambiente urbano

Tipos de contenidos: Medio ambiente

Green Friday
^

¿Cómo tener una menstruación más sostenible?

La regla, a pesar de que es un proceso natural, deja más de 100 kilos de residuos durante la vida de la mujer

Imagen: gpointstudio

Para una mujer, la regla es una compañera de vida, mes tras mes, durante al menos 30 años. ONU Mujeres calcula que un 26 % de la población mundial está en edad reproductiva. Esto significa que unos 1.800 millones de mujeres menstrúan cada mes entre dos y siete días. Si usted es una de ellas sepa que, según una calculadora online de una marca de copas menstruales, desde su primer periodo hasta su menopausia generará solo en esto más de 100 kilos de basura. Pero es posible tener una regla más sostenible. La copa menstrual, braguitas absorbentes, compresas de tela y hasta esponjas marinas pretenden ayudar a conseguirlo, como se ve a continuación.

Una mujer generará desde su primera regla hasta su menopausia unos 100 kilos de basura solo con tampones y compresas

Si usted es una mujer en edad fértil y usa unos 15 tampones en cada regla, se calcula que utilizará más de 7.000 durante toda su vida, que se acumularán en forma de basura. Si usted prefiere las compresas y los salvaslips y emplea unos 20 durante un ciclo, estos se convertirán en más de 9.000 antes de llegar a la menopausia.

Y todo ello, sin hablar del dineral que implica. En España las compresas y los tampones tienen el mismo IVA que el caviar (el 10%), con una excepción: el Gobierno canario eliminó en 2015 este impuesto, también llamado tasa rosa.

Pero hay modos de tener una menstruación más sostenible, amable con el planeta y, de paso, más barata para el bolsillo.

Imagen: gregorylee

Copa menstrual, la revolución sostenible

La copa menstrual se ha ganado la fama de ser la alternativa más ecológica. Estos dispositivos de higiene íntima femenina están hechos de silicona hipoalergénica (la mayoría) o látex, por lo que, dicen los sexólogos, no tienen un efecto negativo sobre la flora vaginal. "La copa menstrual, además, es reutilizable y tan fácil de usar como un tampón", detalla Paloma Alma, de la empresa creadora de productos de higiene femenina para una menstruación sostenible I love CYCLO.

Y tiene otra ventaja: dura bastante, incluso si se tiene una menstruación abundante. Además, hay diferentes tamaños que se adaptan a la cantidad de flujo, a la edad y al tamaño de cada vagina. "La copa menstrual es uno de los métodos más revolucionarios en esto de la menstruación sostenible. Está hecha de silicona médica, funciona haciendo vacío y contiene todo el flujo menstrual dentro, por lo que si está bien puesta, evita cualquier fuga", añade María Negro, de la empresa de proyectos sostenibles El Hervidero de Ideas.

Y es que, además, es fácil de limpiar. La copa se hierve al empezar y acabar el ciclo y, durante la regla, basta con usarla, sacarla, limpiarla con agua y utilizarla otra vez. Y cuida el bolsillo: cuesta entre 20 y 30 euros y dura entre uno y cuatro años, dependiendo de cuánto se cuide.

Imagen: Cocoro

Braguitas de usar y reusar

Las bragas para la regla absorben el flujo y duran hasta dos años, si se cuidan bien y se lavan sin suavizante

Si la copa menstrual es la primera revolución sostenible de la menstruación, la segunda lo son las braguitas para la regla capaces de absorber su flujo. Las hay incluso de creación española, como las Cocoro, concebidas gracias al crowdfunding y la ayuda económica de miles de micromecenas a través de Internet.

Hay muchas mujeres que no pueden o no les apetece utilizar una copa menstrual u otro método de higiene íntima interno o, simplemente, les gusta tener una alternativa externa. Si quiere proteger el medio ambiente, y no generar tantos residuos durante su menstruación, en este caso una posibilidad es emplear las braguitas absorbentes. Esta ropa interior está hecha de algodón y una mezcla de poliéster y licra. Además, muchas de estas prendas cuidan su diseño, y son piezas de lencería bonitas para usar incluso cuando tiene la regla. Su precio ronda los 30 euros.

Para cuidarlas y que duren más tiempo, se deben meter en la lavadora antes de utilizarlas por primera vez, ya que así se mejora su permeabilidad. Pero hay que evitar el suavizante, ya que podría estropearlas. Con su uso, además, se protege el medio ambiente, ya que las braguitas absorbentes duran unos dos años y, después de este tiempo, se pueden seguir empleando como una prenda convencional.

Compresas y salvaslips de tela y hasta esponjas marinas

Para saber más sobre la utilización de compresas y salvaslips de tela no hay más que preguntar a madres y abuelas que las conocieron antes de la llegada de las compresas de un solo uso, y sí, mucho antes de la llegada de las alas y otros materiales superabsorbentes para la menstruación femenina.

"Yo las que uso son 100% de algodón, finas. No se mueven, ni se notan. Además, puedes lavarlas en la lavadora (sin suavizante) y cuando una mancha persiste, el agua oxigenada funciona como mano de santo para acabar con ella", dice Negro. Pero tienen una contra. "La única pega es que las compresas de tela no eliminan la sensación de humedad, que puede resultar tan desagradable, por lo que, si tengo que elegir, creo que la copa menstrual es la mejor opción", confiesa.

Y aún hay otra opción para tener una regla más sostenible, que genere menos residuos. Está menos generalizada y es menos conocida: las esponjas marinas, un método que cuenta tanto con defensores como con detractores.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en