Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Educación y seguridad vial

Tipos de contenidos: Motor

^

Cascos de motos

El uso del casco reduce un 30% la posibilidad de sufrir lesiones mortales tras un accidente de moto

Los accidentes de moto dejan cada día dos muertos en las carreteras españolas, y en muchos casos los conductores o pasajeros no llevaban puesto el casco. Diversos estudios han demostrado que su uso puede reducir de forma importante las lesiones mortales, ya que el impacto en la cabeza es la primera causa de muerte entre los usuarios de los vehículos de dos ruedas. Pero, ¿hace falta gastarse mucho dinero para comprar un buen casco? ¿en qué conviene fijarse a la hora de comprarlo? ¿cuál es el tipo de casco más apropiado para cada moto? La oferta en el mercado es variada y los precios también, desde los 20 euros del más sencillo para ciclomotor hasta los 900 euros del integral más completo.

El uso del casco y diversidad en el mercado

El casco de protección es el mejor aliado del motorista, y no sólo cuando se circula a mucha velocidad por carretera, también en las vías urbanas su función es vital. Según estudios realizados por la Dirección General de Tráfico (DGT), el peligro de sufrir lesiones en la cabeza aumenta de forma considerable en los trayectos dentro de la ciudad, porque existe mayor riesgo de golpearse contra bordillos, vehículos aparcados, señales de tráfico, farolas, etc. También se demuestra que el uso del casco reduce el número de muertes y de lesiones graves tras un accidente de moto.

La legislación española obliga el uso del casco a todos los usuarios de motocicletas de cualquier tipo de cilindrada desde el año 1992, pero según han constatado desde Tráfico, su uso es todavía bajo entre los usuarios de ciclomotores. Un 85% de los conductores de motocicletas lo utilizan de forma correcta, pero la cifra desciende al 66% en el caso de los ciclomotores. En cuanto a los pasajeros, la realidad es aún más grave: el 74% de los que viajan en moto usan el casco, y sólo el 40% de los que circulan en ciclomotor se lo ponen.

La razón por la que apenas se utiliza el casco, sobre todo entre los más jóvenes, se debe a la creencia generalizada de que no es necesario su uso cuando se circula a poca velocidad y cuando se hacen paradas frecuentes. Sin embargo, los estudios que manejan en la DGT dejan claro que el casco es más efectivo cuando se conduce a poca velocidad, debido a que su margen de protección es mayor a 50 kilómetros por hora que a velocidades más elevadas. Así, el uso del casco reduce un 30% la posibilidad de sufrir lesiones mortales tras un accidente de moto, mientras que no llevarlo puesto aumenta un 40% las lesiones craneales graves.

Ante la decisión de comprar un casco, los motoristas se encuentran con una gran diversidad en el mercado. Conviene valorar ciertas cuestiones antes de decidirse por un modelo concreto, pero ante todo es importante confirmar que están homologados y cumplen la normativa. Para ello deben llevar cosido en su interior una etiqueta de homologación, que en España es la E9. Los modelos de cascos se pueden clasificar en 4 grupos diferentes:

  • Casco abierto: existen tres tipos: jet, semi jet y 'calimero' o 'quita multas'.
  • Casco modular: son convertibles y se abate el mentón o 'morrera'.
  • Casco integral: casco entero. Es el más seguro y completo.
  • Casco de motocross: es un casco abierto con pantalla y 'morrera'.

Paginación dentro de este contenido


Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en