Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Motor > Mantenimiento del automóvil

Tipos de contenidos: Motor

Escuela de alimentación
^

Reclamar la resolución de la ITV

En los casos más graves, quien se considere perjudicado por el informe de la inspección, puede recurrir a la vía administrativa o a la judicial

Imagen: Antonio Domingo

La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es una de las fórmulas que garantiza la seguridad en las carreteras. Millones de coches pasan cada año unos controles exhaustivos que permiten que el parque automovilístico español esté dentro de los parámetros de calidad exigidos. Con frecuencia, el dictamen realizado en la inspección técnica coincide con las expectativas del titular del vehículo, pero en otras ocasiones, el propietario disiente. ¿Qué puede hacer el consumidor cuando piensa que el informe de la ITV no es adecuado? Las hojas de reclamaciones, quejas o sugerencias son las opciones más utilizadas. En los casos más graves, sin embargo, quien se considere perjudicado por la resolución de la ITV puede recurrir a la vía administrativa o a la judicial.

Revisión obligatoria

Todos los vehículos -no sólo los de cuatro ruedas- deben someterse a una inspección técnica periódica o ITV. Así se garantiza que su estado es el correcto para circular por una vía sin suponer un peligro para sus usuarios o para terceras personas. Este reconocimiento no sólo pretende reducir el número de accidentes causados por un fallo mecánico, sino controlar el nivel de las emisiones contaminantes y preservar el medio ambiente.

Una de las obligaciones que tiene el conductor de un automóvil es circular con la ITV al día y los distintivos que lo certifiquen en un lugar visible. También deberá mostrar los informes de la última inspección a los agentes que se lo soliciten. Si está caducada, el conductor sólo podrá circular hasta un lugar en el que pueda realizarla. De lo contrario, se enfrenta a una multa e, incluso, a la retirada del carné de conducir. Antes de que esto ocurra, si el titular del vehículo considera que no lo utilizará, puede darlo de baja de manera temporal.

Resultado de las inspecciones

Si el resultado de la inspección es positivo, el conductor recibe un informe favorable y una pegatina que se coloca en el parabrisas. En estas revisiones, también se puede detectar un defecto leve. Cuando esto sucede, el examen se mantendrá positivo, pero se recomienda al titular subsanar el desperfecto en cuanto sea posible, si bien no se le multará por no hacerlo.

Si el informe de la inspección es desfavorable, se retiene la tarjeta y el vehículo sólo podrá usarse para dirigirse hasta el taller en el que se arreglen las averías

El órgano inspector también puede considerar que el resultado del reconocimiento es desfavorable. Si se da esta circunstancia, la tarjeta queda retenida y el vehículo, inhabilitado para circular. Sólo podrá utilizarse para ir hasta el taller en el que arregle las averías detectadas. El titular del automóvil tiene dos meses para pasar una nueva inspección. Si este plazo culmina sin que el conductor realice la ITV, la entidad que retuvo la tarjeta la enviará a la jefatura provincial de Tráfico para que gestionen la baja del automóvil.

Cuando las deficiencias detectadas en el vehículo sean de tal gravedad que constituyan un peligro para los ocupantes del coche y para el resto de usuarios de la vía pública, la inspección se calificará como negativa. En esta situación, el traslado del coche se realizará a través de una grúa o de cualquier otro medio que no implique la circulación del automóvil que no ha pasado el examen. Al igual que sucede cuando es desfavorable, el usuario tiene dos meses para arreglar las averías y someterse a un nuevo reconocimiento.

Cuando se desee una segunda opinión, es necesario alegar razones justificadas y solicitarlo al órgano competente de la comunidad autónoma

El precio de este segundo examen varía en función de la comunidad autónoma en la que se realice. Una de las demandas de las asociaciones de consumidores es la gratuidad de la misma, siempre que se lleve a cabo en un plazo determinado. En la Comunidad Valenciana, Castilla y León, Murcia y Navarra, la segunda inspección se cobra a un precio más reducido que la primera. En otras comunidades, como Cataluña, si la revisión se pasa en los 15 días posteriores al primer examen, es gratuita. De lo contrario, se aplicarán tarifas del 60% sobre los precios vigentes en la revisión ordinaria.

En ocasiones, los titulares del vehículo creen que son víctimas de un abuso por parte del centro inspector, no están de acuerdo con su dictamen y desean otra ITV. Esta segunda inspección se puede llevar a cabo en una estación distinta a la que ha realizado el primer examen. No obstante, es necesario alegar razones justificadas y solicitarlo al órgano competente de la comunidad autónoma, que deberá expedir una autorización expresa.

Desacuerdo en los precios

El desacuerdo con la resolución de la ITV puede deberse al precio que se cobra. Es posible que el conductor piense que el coste es abusivo, pero a su alrededor encuentre pocas alternativas. Las estaciones tienen la obligación de exhibir en un lugar visible las tarifas que aplican a cada tipo de vehículo y el consumidor puede compararlas. La diferencia entre los precios de las diferentes comunidades autónomas es abismal.

Se calculan diferencias de hasta un 155%. Por la revisión de un coche con motor diésel se cobran 23,80 euros en Asturias y 60,61 en la Comunidad Valenciana, mientras que la inspección de una motocicleta cuesta 10,20 euros en Murcia y 35,12 en Castilla y León.

Ninguna ley obliga a pasar la ITV en la comunidad autónoma donde reside el titular del vehículo o donde se hayan matriculado el coche, la moto, el camión o el quad (los vehículos que están obligados a someterse a este examen). Es más, las autoridades recuerdan que la revisión puede hacerse en cualquier punto de España. Si el titular considera que ahorraría dinero al pasar la inspección en otra comunidad, puede hacerlo. Sólo ha de tener en cuenta el estado en el que se encuentra el vehículo porque si el resultado es negativo y el automóvil se queda inmovilizado, el ahorro previsto puede convertirse en un gasto.

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos



Otros servicios


Buscar en