Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Atención sanitaria

Tipos de contenidos: Salud

Concurso Interescolar
Λ

¿Cómo se eliminan los residuos de hospitales?

Los centros hospitalarios generan multitud de desechos que precisan una eliminación específica para garantizar una salud laboral y pública correctas

  • Autor: Por CLARA BASSI
  • Fecha de publicación: 25 de septiembre de 2008

Desde residuos urbanos, a los que estamos habituados, hasta biosanitarios, citostáticos, químicos y radiactivos, entre otros, forman parte de la gran cantidad de basura que todos los días producen los centros sanitarios. Estos se clasifican y eliminan por procedimientos especiales, previstos por distintas normativas, para garantizar la seguridad en el medio hospitalario y de la población.

Tipos de residuos en los hospitales

Los hospitales son grandes organizaciones que producen distintos tipos de residuos. La legislación española (la Ley 10/1998 de 21 de abril de residuos, el Real Decreto 833/1988 de 20 de julio, sobre residuos tóxicos y peligrosos, entre otras normas, decretos y reglamentos estatales) y las normativas de las comunidades autónomas los clasifican dentro de distintas categorías y regulan su recogida y eliminación por distintos procedimientos.

Así, en un hospital los residuos generales o sólidos urbanos pertenecen a la categoría I; los de clase II son los biosanitarios asimilables a urbanos; los de clase III, los biosanitarios especiales; los de clase IV, los cadáveres y restos humanos de entidad suficiente; los de clase V, los residuos químicos; los de clase VI, los citotóxicos; los de clase VII, los residuos radiactivos; y, en último lugar, figuran los vertidos industriales. Pero, ¿cómo se elimina cada uno de estos tipos de residuos?

Residuos urbanos

Dentro de la categoría de residuos sólidos urbanos o de la clase I, se encuentran materiales tan diversos como el aceite doméstico, los colchones, las latas, el papel, el vidrio, el cartón, el plástico, mobiliario, escombros, latas, madera, restos de poda (jardinería) y de comida, y residuos electrónicos que se consideran peligrosos, como los tóners y los tubos fluorescentes que precisan un tratamiento especial. Sólo parte de estos residuos son reciclables. Se generan en servicios de administración y en consultas de los hospitales, las salas de espera, la cocina, la cafetería, el comedor, los almacenes, vestuarios, despachos y puntos de mantenimiento, entre otros.

Entre los residuos biosanitarios especiales se encuentran las agujas, las hojas de bisturí y los instrumentos cortantes y punzantes

Junto a esos residuos urbanos, también hay otros, los biosanitarios o de la clase II que no suponen ningún peligro y que, por lo tanto, reciben el mismo tratamiento que los urbanos y se eliminan como estos. Entre ellos se encuentran algunos tan característicos de un centro hospitalario como vendajes, gasas, sondas, guantes, apósitos, tubuladuras, filtros de diálisis, bolsas de sangre vacías, equipos de goteos, bolsas de orina y distintas clases de material que haya estado en contacto con los pacientes (salvo los residuos de la clase III).

Estos residuos se generan en salas de curas, de despertar, de exploración, en servicios de hemodiálisis, laboratorios, unidades de hospitalización y cuidados intensivos, maternidad y consultas externas, entre otras. La retirada de los residuos urbanos se efectúa de acuerdo a la ley de basura urbana de cada Ayuntamiento. Los hospitales se encargan de segregar estos restos y, para eliminarlos, caben dos posibilidades. Una es contratar a una empresa autorizada que, a través de unidades de limpieza, retire los residuos sólidos urbanos y los lleve a depósitos finales, donde se encuentra un compactador de basura, y de ahí al vertedero.

Y la otra es que sea el propio Ayuntamiento de cada municipio el que, de acuerdo a la Ley de basura urbana, se responsabilice de transportarlos al vertedero y que empresas autorizadas se encarguen de llevar los residuos segregables al compactador correspondiente, es decir, el papel a un compactador de papel (y lo mismo con el cartón, el plástico, el vidrio, etcétera), según informa David Cogolludo, jefe de Servicio de Asuntos Generales del Hospital Severo Ochoa, de Leganés (Madrid).

Residuos biosanitarios

Los residuos biosanitarios especiales -clase III- son los patológicos, contagiosos o infecciosos, es decir, que pueden producir contagios de patologías producidas por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) o el virus de la hepatitis C (VHC), entre otros. Entre ellos se encuentran las agujas, las hojas de bisturí y los instrumentos cortantes y punzantes. Normalmente proceden de curas que se realizan a enfermos infecciosos, los laboratorios y servicios especiales, anatomía patológica, unidades de cuidados intensivos, quirófanos, urgencias y maternidad.

Estos residuos no se pueden gestionar como los residuos biosanitarios asimilables a urbanos, debido a la peligrosidad que entrañan para la salud laboral y pública y el medio ambiente, según lo establecido por la Ley 10/1998. Y se depositan, de acuerdo a lo que establece el Real Decreto 833/1998, en recipientes especiales. Los encargados de hacerlo son los profesionales sanitarios, que los van segregando y guardando en contenedores especiales homologados: los negros son para residuos biosanitarios, los azules para citotóxicos y los amarillos para instrumentos punzantes y cortantes.

Después, los diferentes recipientes se depositan en otros contenedores de mayor tamaño que se tapan y el personal de limpieza los traslada a un depósito final. En no más de 72 horas los recoge una empresa autorizada que los lleva a las instalaciones pertinentes y les aplica el tratamiento que corresponda, es decir, los biosanitarios se esterilizan, se compactan y se tiran a la basura orgánica y los citotóxicos se incineran, relata Cogolludo.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto