Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Atención sanitaria

Tipos de contenidos: Salud

^

Novedades en la administración de insulina

Un sensor que mide la glucosa, junto con un pequeño dispositivo que inyecta insulina, son avances que mejoran la calidad de vida de los pacientes diabéticos

  • Autor: Por CLARA BASSI
  • Fecha de publicación: 29 de mayo de 2011
Imagen: leafbug

La diabetes de tipo 1 representa un 10% de todas las formas de diabetes. Las personas afectadas necesitan insulina, desde el primer momento, porque su organismo no la produce. En el 90% de los casos consiguen un buen control de sus niveles de glucosa (azúcar) en sangre mediante la inyección de esta hormona con un dispositivo a modo de bolígrafo. Además, en la actualidad, quienes no logran controlarla de forma adecuada, pueden combinar un mecanismo de infusión de insulina con un sensor, mientras se investigan nuevas soluciones terapéuticas, como el páncreas artificial o la obtención de células secretoras a partir de células madre.

La diabetes mellitus tipo 1

La diabetes mellitus de tipo 1 afecta a entre el 0,1% y el 0,2% de la población. En la actualidad, representa el 10% de todos los casos de diabetes. De manera tradicional, este tipo de diabetes se ha asociado con el hecho de ser niño, adolescente o joven, una relación que solo se cumple en la mitad de los casos, ya que el 50% de los diagnósticos de diabetes de tipo 1 se detectan antes de los 15 años y la otra mitad, a partir de esta edad. En esta última mitad, el 25% de los casos se desarrollan en la etapa adulta, bien a partir de 20, 25 o 30 años, o en cualquier época de la vida.

Por esta razón, hace ya cierto tiempo que en los foros científicos se ha descartado referirse a esta diabetes como infantil o juvenil, según informa Ignacio Conget, médico consultor de la Unidad de Diabetes del Hospital Clínic, de Barcelona.

¿Diabetes de tipo 1 o de tipo 2?

El desarrollo de la diabetes de tipo 2 está asociado a un aumento de peso, mientras que la diabetes de tipo 1 se debe a que el organismo no produce suficiente cantidad de hormona para disminuir los niveles de glucosa en sangre (glucemia). Esto sucede casi desde el inicio de la diabetes, en muchos casos, desde la infancia. En los afectados, las células humanas que producen insulina se han alterado.

Este déficit implica que haya que administrar la insulina desde el inicio de la enfermedad, de manera que, a menudo, se les ha denominado "insulinodependientes". Sin embargo, Conget precisa que, al final de la evolución de la diabetes de tipo 2 muchas personas también pueden necesitarla, por lo que este término puede dar lugar a confusión y es preferible denominar a cada tipo por su nombre: diabetes de tipo 1 y diabetes de tipo 2.

Del bolígrafo a la bomba de infusión

Con el uso de bolígrafos, se consigue un correcto control de la glucemia en la mayoría de los pacientes con diabetes

El 90% de los pacientes con diabetes de tipo 1 se administran insulina con unos dispositivos a modo de bolígrafo, provistos de un depósito y de una aguja en la punta para poder inyectarla. La insulina de acción rápida se inyecta antes de cada comida; la insulina lenta o de acción prolongada, una vez al día. Solo con el uso de bolígrafos se consigue un correcto control de la glucemia en la mayoría de los pacientes.

Cuando a pesar de que se realiza el tratamiento de forma adecuada no se logra un control apropiado, una de las soluciones terapéuticas actuales es colocar al paciente un infusor continuo o bomba de perfusión. Es un pequeño dispositivo, similar a un teléfono móvil, que se cuelga de la cintura u otra parte del cuerpo y que proporciona insulina. Para ello, está cargado y provisto de un pequeño catéter o tubo, a través del cual se administra en pequeñas cantidades de forma continua, en vez de hacerlo en momentos puntuales del día.

No obstante, "la bomba no hace nada de forma automática". Es el paciente quien la programa para que le administre la cantidad que necesita en cada momento, "por lo que debe estar bien entrenado", explica el experto. En la actualidad, se estima que utilizan este sistema de bomba de insulina entre un 3% y un 4% de los pacientes con diabetes de tipo 1.

Combinada con glucosensor

Un avance en el tratamiento con bomba de insulina es su combinación con un glucosensor, encargado de hacer medidas continuas de la glucemia cada cinco minutos. Este aparato consta de un sensor que se coloca en el tejido subcutáneo -que se cambia cada quince días- y de un transmisor del tamaño de un teléfono móvil, donde se puede ver el resultado de las mediciones.

El tratamiento con bomba de infusión es una prestación cubierta por el Sistema Nacional de Salud, mientras que los sensores no están financiados y son caros. Quien desee adquirir un sensor continuo de monitorización debe pagarlo. Por esta razón, el uso combinado de este sistema de bomba y sensor es todavía anecdótico en España donde, por ahora, solo lo utilizan unas diez personas, según información de Conget.

Los sensores continuos de glucosa constan de un monitor duradero, con un coste entre 1.500 y 2.500 euros; una parte fungible, que se cambia cada seis o siete días y que cuesta entre 60 y 80 euros; y un transmisor, que dura un año o año y medio y cuyo precio oscila entre 500 y 800 euros.

Paginación dentro de este contenido


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto