Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Investigación médica

Tipos de contenidos: Salud

^

Implantes dentales

España es el segundo país de Europa donde más implantes se colocan, 130.000 al año

¿Dentadura postiza o implante dental? Como alternativa a las dentaduras postizas tradicionales, surgen los implantes dentales para ayudar a restaurar las bocas que tienen pocos o ningún diente. En forma de pequeñas piezas de metal colocadas en la mandíbula para sostener los dientes artificiales, los especialistas aseguran que los implantes proveen más ventajas y consiguen crear la sensación de dientes naturales en mayor grado que las dentaduras postizas. No obstante, conviene saber que su precio puede llegar a superar los 1.200 euros y no todas las bocas son aptas para un implante de estas características. Conozca las ventajas y los inconvenientes de esta nueva modalidad.

Tipos de prótesis

La falta de piezas dentales puede obedecer a diferentes razones. La más común es que se hayan perdido por el desarrollo de caries, o bien por enfermedades de las encías o accidentes. También puede ocurrir que los incisivos superiores y los premolares hayan dejado de crecer, o que se hayan desarrollado pero queden impactados, es decir, que no puedan salir de la encía. Entre las piezas que sufren mayor cantidad de impactación se suelen encontrar los caninos superiores, los premolares y las muelas del juicio.

Ante cualquiera de estas situaciones, la opción de hacerse un implante dental se encuentra entre las más utilizadas, al permitir la reposición de uno, algunos, o todos los dientes que faltan. Estos implantes están reemplazando poco a poco a las dentaduras postizas removibles tradicionales por sus múltiples ventajas. Los expertos aseguran que una vez que se han perdido los dientes naturales, la mandíbula se encoge gradualmente. Esta es la razón por la que muchas dentaduras postizas se deslizan, dando como resultado la irritación de los tejidos y dificultad al masticar y al hablar. Además, las dentaduras postizas hacen presión constante sobre la mandíbula, acelerando el encogimiento y haciendo que las dentaduras se ajusten deficientemente porque ya no tienen una base sólida donde descansar. Esto también puede causar dolor porque los nervios pueden estar más cercanos a la superficie de las encías.

Sin embargo, los implantes no son las únicas prótesis que existen. "Hay dos tipos de prótesis fijas", explica Milo García Tempone, odontólogo de Madrid. "Las que son retenidas por los dientes y las que son retenidas por los implantes. En el primer caso, el diente va a actuar como el pilar de la dentadura postiza, por lo que se entalla y se prepara para soportar un puente de porcelana. En el caso de los implantes, actúan como sustitutos de la raíz del diente; se colocan quirúrgicamente en la mandíbula y sirven como soporte para los dientes artificiales. Estos implantes van recubiertos de coronas, que consisten en unas fundas cuya finalidad es restaurar la estética y la función del diente, y protegerlo."

Antonio Bascone, catedrático de Patología Bucal y Periodoncia de la Universidad Complutense y presidente de la Sociedad Española de Medicina Oral, asegura que la elección de una u otra prótesis depende de cada caso particular. "Obedece al diseño de trabajo que se quiera realizar, a las características del paciente, a su situación general de salud, y a las enfermedades que pueda sufrir. En el caso de los implantes, es necesario realizar un examen dental y médico completo para saber si se pueden colocar. Las encías deben ser saludables y el hueso maxilar debe poder soportar los implantes."

Tempote asegura que los implantes tienen más ventajas que los puentes de porcelana, "porque no es necesario desgastar las piezas sanas". Pero no siempre los pacientes pueden colocarse un implante. "En primer lugar, es mucho más costoso que un puente de porcelana o que una dentadura postiza removible", explica el odontólogo. "Además, en ocasiones no hay suficiente hueso para hacerlo, y otras veces hay estructuras anatómicas muy importantes que nos limitan el espacio en el que va a ir ese implante. No obstante, cuando no hay suficiente hueso se pueden hacer cirugías más complejas, como injertar hueso de otras partes del cuerpo, por ejemplo de la cadera o del mentón, y esperar tres meses hasta que el hueso se consolide. También hay ocasiones en las que se utilizan huesos artificiales".

Cada implante, constituido por un material de titanio, cuesta alrededor de 900 euros en un paciente que no presente ninguna complicación. Y el coste de la corona que se coloca sobre el implante alcanza los 350 euros.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto