Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Investigación médica

Tipos de contenidos: Salud

^

El secreto de la longevidad femenina

Diversos estudios apuntan que la genética y el estilo de vida podrían explicar la longevidad de las mujeres

Imagen: Mario Carvajal

Las mujeres viven más años. Es un hecho demostrado y aceptado por la comunidad científica. Sin embargo, el porqué de esta diferencia intriga a expertos de todo el mundo. En fechas recientes, se ha planteado que las mitocondrias, unos pequeños elementos presentes en casi todas las células animales, podrían contener la clave de la longevidad de las mujeres. En este artículo se aborda este hallazgo, además de las concclusiones de otro estudio que muestra que el abuso de tabaco y de alcohol hace que los hombres vivan menos.

La longevidad femenina y las mitocondrias

Un estudio revela que las mitocondrias podrían ser la clave para entender la longevidad de las mujeres. Los autores descubrieron que la acumulación de mutaciones perjudiciales en el ADN mitocondrial podría ser la causa por la que los hombres viven menos. El trabajo ha sido llevado a cabo por investigadores de la Universidad Monash, en Australia, y de la Universidad de Lancaster, en Inglaterra (Reino Unido).

Para el estudio, los científicos analizaron 13 variedades diferentes de la conocida como mosca del vinagre o de la fruta. Observaron que muchas tenían mutaciones en el ADN de sus mitocondrias que provocaban una reducción de la longevidad en los machos, pero no en las hembras. La explicación de este hallazgo está en el patrón de herencia del ADN mitocondrial: solo se trasmite por la vía materna.

La mitocondrias son unos elementos celulares (orgánulos) encargados de aportar energía a la célula, así como de regular su metabolismo, por lo que están relacionadas con el envejecimiento. Son del tamaño de una bacteria y poseen un ADN propio que se hereda por la vía materna, pues las mitocondrias del espermatozoide se pierden durante la fecundación. Por este motivo, si ocurre una mutación mitocondrial que daña al padre pero no a la madre, esta variación pasará desapercibida e inadvertida por la selección natural.

La longevidad, los cromosomas y las hormonas

Las mutaciones en el ADN mitocondrial no son el único factor genético que podría estar detrás de la distinta longevidad entre ambos sexos. Varios estudios apuntan que las diferencias en los cromosomas sexuales podrían ser otra de las causas.

Al analizar por qué las mujeres viven más que los hombres, hay que considerar también sus hábitos de vida

Las mujeres tienen dos cromosomas X, pero ningún Y, mientras que los hombres poseen un X y un Y. Al tener dos cromosomas X, las mujeres corren menor riesgo de sufrir consecuencias perjudiciales si uno de ellos tiene algún defecto, ya que el otro puede contrarrestarlo. Los varones carecen de esta ventaja y padecen con mayor frecuencia enfermedades hereditarias ligadas al cromosoma X.

Las hormonas ligadas al sexo (estrógenos y andrógenos) también podrían ser factores determinantes, ya que es bien conocido el papel protector de los estrógenos frente a ciertas enfermedades, como las cardiovasculares.

Por último, y a favor de que esta diferencia sea genética, está el hecho de que esta mayor longevidad se aprecia en varias especies animales, donde los factores sociales no son relevantes.

¿Por qué los hombres viven menos?

Al analizar por qué las mujeres viven más que los hombres, hay que considerar también sus hábitos de vida, y no solo la variable genética.

Históricamente y, en relación a las mujeres, los hombres tienen conductas de mayor riesgo y han fumado y bebido alcohol en mayor proporción. Este mayor consumo y las enfermedades relacionadas justificarían que en España las mujeres vivan una media de 85 años y los hombres apenas 78, de acuerdo con una investigación publicada en una revista del grupo 'British Medical Journal'.

Para el estudio, científicos de la Unidad de Salud Pública y Social del Consejo de Investigación Médica de Glasgow, en Escocia (Reino Unido), realizaron un análisis sobre las tasas de mortalidad de los países europeos, mediante los datos brindados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Solo con el tabaquismo y el alcohol, se explicaría hasta un 67% de la diferencia de longevidad entre hombres y mujeres en España

Vieron que de un 40% hasta un 60% de la diferencia entre la expectativa de vida femenina y masculina estaba causada por las enfermedades asociadas al tabaquismo: cáncer de pulmón, patologías cardiovasculares o problemas pulmonares, entre otras. En el caso de España, esta cifra era del 50%. Por otro lado, el alcohol representaba un 20% de la diferencia de mortalidad entre ambos géneros, expresado en patologías hepáticas, cáncer de garganta y esófago, etc. En nuestro país, este dato era del 17%. Por tanto, solo con el tabaquismo y el alcohol, se explicaría hasta un 67% de la diferencia de longevidad entre ambos sexos en España.

En los próximos años se espera que la diferencia de esperanza de vida entre ambos sexos sea menor, pues las mujeres de toda Europa han cambiado los hábitos en el consumo de tabaco y alcohol y se asemejan cada vez más a los del género masculino. Mientras que el porcentaje de mujeres que fuma y bebe tiende a aumentar, el porcentaje de hombres disminuye.

Pero hay más elementos a tener en cuenta además estas dos sustancias tóxicas. La exposición a factores de riesgo en el trabajo o las muertes por causas violentas (tanto en accidentes de tráfico como en el trabajo) afecta en mayor medida a hombres.

Ellas viven más pero no necesariamente mejor. En nuestro país, según el Instituto de la Mujer, las españolas viven más, pero con peor calidad de vida: parece que los hombres disfrutan de una media de 64,3 años de vida en plena salud, mientras que ellas gozan de plena salud seis meses menos.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto