Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Tipos de contenidos: Salud

^

Nutricosméticos

Expertos advierten de la falta de garantías para avalar las virtudes de las nuevas "pastillas milagro"

En los últimos años los comprimidos vitamínicos o nutricosméticos han aparecido en el mercado con un importante reclamo: su capacidad para combatir la celulitis, luchar contra el envejecimiento o mejorar el aspecto de las piernas y el cabello. Sin embargo, expertos en nutrición y farmacología advierten de la inexistencia de garantías para avalar las virtudes de unos productos cuyo éxito parece residir en propiedades antioxidantes y revitalizantes. Las mismas que se consiguen con una dieta equilibrada y rica en vitaminas. "La flacidez o la obesidad no se tratan sólo con una pastilla", recuerdan los médicos.

Medicamentos o complementos alimenticios

Mejorar el aspecto exterior y frenar los efectos del paso del tiempo ha sido siempre el objetivo de la cosmética. La mayoría de las mujeres europeas (son ellas quienes más se preocupan por su físico) gasta una media de 140 euros al año para disimular las arrugas de su rostro y las cifras marean si se echa un vistazo a las estadísticas de la cirugía estética: más del 11% de los españoles se ha operado alguna vez, con un gasto medio por operación superior a los 600 euros.

Ante estos datos, sabedores del interés humano por acabar con las huellas del tiempo, algunos laboratorios cosméticos han puesto a la venta los nutricosméticos: complementos nutricionales en forma de pastillas o píldoras, cuyo objetivo es llegar a las capas internas de la dermis, donde se encuentran las células encargadas de renovar la piel. Unos productos que, según explica la vocal de Dermofarmacia del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Ana Aliaga, "no son medicamentos, puesto que en ese caso necesitarían autorización de la Agencia Española del Medicamento", sino complementos nutricionales, "que no requieren autorización administrativa". Pero ¿qué encierra esta expresión?

Su composición se basa, sobre todo, en minerales, antioxidantes y vitaminas, sin capacidad para curar ni prevenir enfermedades. Simplemente, ayudan a mantener los niveles adecuados de nutrientes que una buena alimentación es capaz de conseguir. "En realidad, se trata de complementos alimenticios con fines cosméticos", precisa el director de Formación de Laboratorios Innéov, José Manuel de Blas, "pensados para personas con una alimentación normal".

En este sentido, Ana Santamaría, secretaria de la Asociación Española de Cirugía Estética (AECE), recuerda la importancia de no abusar de estas pastillas y, en ningún caso, sustituirlas por una alimentación equilibrada, ya que al contener una mayor concentración de vitaminas pueden tener efectos nocivos en la salud: "Un exceso de hierro o de vitamina A y E puede ser tan contraproducente para el organismo como su carencia. Por ello, los nutricosméticos sólo producen efectos positivos cuando la persona presenta carencia de alguna vitamina, a pesar de llevar una alimentación normal, como por ejemplo, en épocas de estrés o después de un embarazo".

Pero no todas las opiniones son tan benevolentes con estos nuevos productos. Desde la Universidad de las Islas Baleares, el Catedrático de Bioquímica y de Biología Molecular, Andreu Palou, reconoce que, "aunque hay que considerar y analizar cada caso concreto, no existe un sistema homologable, con las suficientes garantías para avalar las virtudes que se suelen alegar". De hecho, según explica, "hay toda una heterogeneidad de procedimientos por lo que la mayor o menor confianza dependerá del procedimiento que se haya aplicado".

Por su parte, desde el Colegio de Farmacéuticos de Barcelona, la vocal de Dermofarmacia, Mercè Camps, recuerda que los productos cosméticos están regulados por el Real Decreto 209/2004, que define exactamente qué es un cosmético y qué no lo es y donde se aclara que un cosmético nunca puede ser ingerido, inhalado ni implantado. "De manera que los productos que se ingieren por vía oral, como las píldoras, no son cosméticos sino alimentos o, en algún caso, complementos alimenticios, pero no medicamentos", aclara.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto