Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Prevención y hábitos de vida

Tipos de contenidos: Salud

Haces compras por la Red?
Λ

Prevención del virus del papiloma humano

Los expertos señalan que el uso correcto del preservativo es el método más eficaz en la prevención del virus del papiloma humano

  • Autor: Por MONTSE ARBOIX
  • Fecha de publicación: 30 de enero de 2007

La vacuna

La primera vacuna aprobada contra el VPH, Gardasil, está diseñada para prevenir la infección por cuatro cepas específicas del virus: 6, 11, 16 y 18. Los tipos 16 y 18 de VPH, de alto riesgo oncogénico, son los responsables del 70% de los casos de cáncer cervical. Las cepas 6 y 11 son los causantes del 90% de las verrugas genitales. La aprobación de esta vacuna ha sido considerada como uno de los avances más recientes para la salud de la mujer. Está fabricada a partir de virus inactivados, capaces de favorecer una respuesta inmune en el organismo pero sin causar la enfermedad. Las pruebas realizadas hasta ahora demuestran una efectividad del 95% al 100%.

Los expertos señalan que debería vacunarse antes de comenzar cualquier relación sexual, entre los 9 y los 26 años de edad. Para conseguir la inmunidad se administran tres dosis de vacunas de forma que la segunda se administra al mes de la primera y la tercera dosis seis meses después de la primera. De momento, los efectos secundarios conocidos son simples reacciones locales o febrícula, comunes a otro tipo de vacunas. Como Gardasil es relativamente nueva no se sabe con exactitud si será necesario dosis de recuerdo ni sus efectos secundarios a largo plazo. Los especialistas avisan que la vacuna no cura el VPH, su función es de profilaxis. En cualquier caso, si la persona tiene una determinada cepa, evitaría la probabilidad de infección producida por los otros tipos.

Las mujeres pueden reducir significativamente su riesgo de infección con el VPH usando preservativos de manera constante aunque no es 100% efectivo

El preservativo

Los expertos señalan que el uso del condón es el método más eficaz para la prevención de enfermedades de transmisión sexual. Aunque, añaden, hay que tener en cuenta los resultados de las últimas encuestas: el 55% de las personas lo usan de manera incorrecta. Con el añadido que da una falsa sensación de seguridad, primero porque se supone protegido y segundo, no cree que se pueda estar infectado, lo que inplica una larga cadena de contagios. Sumado a que el 40% de los jóvenes admite tener relaciones sin protección, representa que la mitad de los jóvenes españoles está expuesta a este tipo de enfermedades.

En un estudio reciente, publicado en New England Journal of Medicine, Rachel Winer, autora principal investigadora de la Universidad de Washington, señalaba que las mujeres pueden reducir significativamente su riesgo de infección con el VPH usando preservativos de manera constante con sus parejas masculinas, aunque esto no es 100% efectivo. Añadía que los controles regulares por el especialista son muy importantes para detectar a tiempo cualquier alteración.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) cada año se producen 250 millones de nuevos casos de enfermedades de transmisión sexual constituyendo un grave problema de salud pública. Según una encuesta reciente, infecciones como el VPH o el VIH no son la principal preocupación de los jóvenes entre 15 y 24 años sino los embarazos no deseados y sólo el 22% valora la posibilidad de contagiarse del virus del VIH como un riesgo asociado a una relación sin protección. Los expertos alertan del aumento del VPH, ya que más de la mitad de la población va a estar en contacto con el virus del papiloma sin saberlo, actuando como transmisores.

VIRUS Y CÁNCER

 
Papilomavirus Humano

El VPH es un virus de transmisión sexual, aunque no es imprescindible que haya penetración ya que puede contagiarse por simple contacto. El problema principal radica en que la mayoría de los infectados desconoce que lo está, actuando de transmisor e incrementando las tasas de contagio. La infección la puede sufrir cualquier persona que haya mantenido relaciones sexuales sin protección, tanto hombres como mujeres.

Los virus del VPH son un grupo de agentes infecciosos con más de 100 subtipos conocidos hasta el momento. Cada uno de ellos se reconoce por un número y se clasifican según el lugar del cuerpo donde produzcan las lesiones. Se estima que existen 30 subtipos de papilomavirus que se transmiten por vía sexual. La mayoría de estas infecciones desaparecen al cabo de pocas semanas sin dar síntomas. En otros casos, pueden persistir en los tejidos llegando a provocar anomalías en las células e, incluso, cáncer. Algunos subtipos de estos virus son considerados de bajo riesgo porque es poco probable que puedan producir cáncer. Otros, los de alto riesgo, se asocian con mayor probabilidad de llegar a producir tumores en la zona genital, ya sea en ano, vulva, vagina y pene, u orofaríngeas como en paladar, base de la lengua y amígdalas.

No existe tratamiento para el VPH en sí. Hay tratamientos para los problemas de salud que el VPH puede provocar, como son las verrugas genitales y cáncer de cérvix.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto