Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Problemas de salud

Tipos de contenidos: Salud

^

Día Internacional de la Hipertensión Arterial 2014

Todavía hoy, la hipertensión arterial es uno de los grandes problemas de salud pública en todo el mundo

  • Autor: Por MONTSE ARBOIX
  • Fecha de publicación: 17 de mayo de 2014
Imagen: clayirving

Como cada 17 de mayo, hoy se celebra el Día Internacional de la Hipertensión Arterial, una jornada auspiciada por las diferentes sociedades científicas de todo el mundo para hacer frente a la que se considera una de las epidemias del siglo XXI. En esta ocasión se repite el lema "Conozca su presión arterial" con el fin de mejorar la prevención y el control de la hipertensión. En este artículo se describe la situación epidemiológica de la hipertensión y la prehipertensión, además de detallar el papel controvertido de la sal en la dieta.

La hipertensión arterial acompaña a una cifra nada despreciable de personas en todo el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que más de 1.500 millones de personas viven con cifras de presión arterial por encima de 140 mmHg para la sistólica o máxima y superior a 90 mmHg para la diastólica o mínima. Lo peor de esta realidad es que ni todos conocen su situación ni, en el caso de estar bajo tratamiento, este es efectivo. La Organización Panamericana de la Salud (PAHO) resume de manera gráfica este escenario:

  • Uno de cada tres adultos en todo el mundo sufre hipertensión.
  • Uno de cada tres adultos con hipertensión lo desconoce.
  • Uno de cada tres adultos hipertensos con tratamiento no consigue controlar sus cifras de tensión arterial.

A la hipertensión arterial se la ha denominado, en muchas ocasiones, la asesina silenciosa, ya que cada año provoca el fallecimiento de unos 9,4 millones de personas, por su condición de factor de riesgo cardiovascular. De hecho, es la culpable de la mitad de todas las muertes por cardiopatía o por accidente cerebrovascular en todo el mundo, tanto en hombres como en mujeres. Sin embargo, en eventos cerebrovasculares o ictus, la hipertensión es, con diferencia, el factor de riesgo más importante.

Presión arterial al límite

En España, la hipertensión arterial podría afectar a unos 10 millones de adultos

En nuestro país, según datos de la Sociedad Española de Hipertensión y la Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial, no parece que el contexto sea mucho mejor. La hipertensión arterial es un grave problema de salud pública. La prevalencia media es del 35%, según el artículo 'Epidemiología de la hipertensión arterial en España. Situación actual y perpectivas', de J. R. Banegas Banegas, del Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad Autónoma de Madrid, pero puede alcanzar incluso al 40% en edades medias y a más del 60% en personas que superan los 60 años. En total, significa que podría afectar a unos 10 millones de adultos.

Los especialistas creen que el problema real son aquellos casos con presión alta, pero no lo suficiente para considerarlos como hipertensos, pero que tampoco tienen unos niveles adecuados. Es en estas personas prehipertensas donde ocurre una gran proporción de los accidentes cardiovasculares. Otros expertos son de la opinión de que es en estos estadios donde habría que intervenir para evitar complicaciones posteriores, aunque todavía no hay evidencia que insistiendo en este periodo mejore el pronóstico cardiovascular. Sin embargo, sí que todo hipertenso, antes de ser diagnosticado como tal, pasa por una fase con los valores alterados: se sabe que el 89% de las personas que sufren prehipertensión tiene, además, uno o más factores de riesgo cardiovascular añadidos.

La sal, la hipertensión y las enfermedades cardiovasculares

Las medidas higiénico-dietéticas para mantener a raya la presión son perder peso, realizar actividad física regular, moderar el consumo de alcohol y reducir la ingesta de sal.

A pesar de que se tienen datos que apuntan la relación directa que hay entre el elevado consumo de sal, el desarrollo de tensión arterial alta y un mayor riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular o cerebrovascular, hasta ahora no se había encontrado evidencia que demostrara de manera indiscutible la asociación entre una baja ingesta de sal y el bajo riesgo de enfermedad coronaria o ictus. Sin embargo, un estudio reciente publicado en la revista Circulation, que ha superado los sesgos metodológicos de trabajos anteriores, prueba los beneficios globales sobre la salud de la reducción en el consumo de sodio.

No obstante, los especialistas insisten en que no basta con quitar el salero de la vista, sino que hay que tener muy presente la sal contenida en los alimentos procesados, y que será preciso un esfuerzo entre las autoridades sanitarias y la industria alimentaria para el bien de la salud de la población. Todo un reto que, aunque complicado, se ha implementado en otros países con resultados positivos, como Finlandia o Reino Unido, entre otros.

Asociaciones en lucha contra la hipertensión

En nuestro país, la asociación de la Sociedad Española de Hipertensión y la Liga Española para la lucha contra la Hipertensión Arterial, creada en 1995, tiene como principal objetivo investigar acerca de esta enfermedad y divulgar el conocimiento a la población general.

En el plano internacional, de la mano de la Sociedad Internacional de la Hipertensión (ISH), está la Liga Mundial de la Hipertensión, la World Hypertension League (WHL), que engloba multitud de federaciones, sociedades y demás organismos oficiales, y cuya máxima es promover la prevención, la detección y el control de la hipertensión arterial.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto