Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Psicología y salud mental

Tipos de contenidos: Salud

Despilfarro de escuela de alimentaci�n
Λ

Baja autoestima, más riesgo de mitomanía

A través de la exageración o de la invención de historias o anécdotas, los mitómanos adoptan una posición que les hace parecer más importantes, afortunados, ricos o inteligentes

  • Autor: Por JOSÉ A. RODRÍGUEZ
  • Fecha de publicación: 28 de noviembre de 2010
Imagen: Angel

La mitomanía, también conocida como pseudología fantástica, es un trastorno psicológico que consiste en mentir de forma patológica. Afecta a personas con un nivel de autoestima muy bajo, por lo que mienten para llamar la atención con sus invenciones sobre grandes gestas o dramas personales. Es un trastorno infrecuente que puede asociarse a otras patologías, como la psicopatía o el trastorno histriónico de la personalidad. El problema estriba en que no es habitual que los afectados busquen tratamiento psicológico, que requiere siempre la colaboración activa del paciente.

En 1905, el psiquiatra francés Ernest Dupré definía la mitomanía como la tendencia patológica a inventarse episodios de la propia vida. Muchos mitómanos son personas que se dedican a fabular de forma constante y exageran sobre sus logros laborales, amorosos o sociales. Consiguen satisfacción cuando son el centro de atención mientras explican episodios fabulosos o dramáticos, pero que no han pasado, de su propia vida. Sin embargo, mentir no es extraño. Muchas personas mienten, en mayor o menor medida. ¿Dónde está la frontera entre la mentira considerada normal y la mentira patológica?

José María Martínez Selva, catedrático de Psicobiología de la Universidad de Murcia y autor del libro "La gran mentira", en el que estudia la figura del fabulador, explica que "puede hablarse de mitomanías no patológicas, como las apreciadas en personas que exageran o adornan todo lo que dicen, conscientes de ello y sin poder evitarlo". En cambio, las mitomanías patológicas son poco frecuentes.

Para diferenciarlas, los expertos tienen en cuenta unos criterios. Según explica Juan Luis Figuerido Poulain, psiquiatra y autor del artículo 'Engaño, enfermedades autoinflingidas y simulación', publicado en la revista "Salud Mental. Atención Primaria", en una mitomanía patológica hay "grandes y extensas invenciones, el contenido y extensión de las mentiras son desproporcionados para cualquier finalidad discernible o ventaja personal, las mentiras intentan crear una nueva y falsa identidad en el autor de las mismas que llega, incluso, a creérselas, la mentira es una característica central y persistente en la vida del paciente y la mitología de su vida pasada pasa a suplantar recuerdos verdaderos".

Riesgos de una autoestima baja

La mitomanía es un problema que afecta a personas con un nivel de autoestima muy bajo, según especialistas en psiquiatría del Instituto Mexicano del Seguro Social. Martínez señala que "muchas personas mienten para sentirse importantes y porque carecen de recursos para comunicarse bien con los demás". Es su forma de llamar la atención, a través de la exageración o de la invención de historias o anécdotas. Adoptan una posición que les hace parecer más importantes, afortunadas, ricas o inteligentes porque quieren impresionar y que los demás les acepten y les respeten. "Tienen mucho miedo al rechazo social", agrega.

El mitómano busca impresionar y que los demás le acepten y respeten porque tiene mucho miedo al rechazo social

Los mitómanos buscan aumentar su nivel de autoestima con la mentira. Muchos no persiguen un beneficio económico, sino que saben que mienten y disfrutan con ello. Les encanta engañar a personas que son más importantes o inteligentes que ellos. "Puede haber varias razones para que una persona se convierta en mitómana", explica Martínez. Una de ellas es que sea la única forma de llamar la atención o de destacar.

Otras veces es un comportamiento habitual que empezó como un recurso para salir de un apuro o conseguir algo. Si es reiterativo y se constata que funciona ante los demás, se convierte en hábito. Algunos grandes mentirosos, como los timadores, son modelos para quien quiere lograr algo de manera rápida y sin esfuerzo.

De grandes gestas a grandes dramas

El objetivo de los mitómanos es ser el centro de atención de su auditorio. Por este motivo, eligen como tema de sus mentiras grandes gestas o grandes dramas personales. Es decir, buscan la atención a través de la admiración o la compasión de los demás. Martínez explica que "en las variedades más habituales" se exageran las cualidades personales, se atribuye la suerte de conocer o tratar a personas importantes, de presenciar o participar en acontecimientos únicos o extraordinarios, "sean reales o imaginarios", o de inventar un historial académico, profesional o artístico impresionante.

En otros casos, se exageran hasta el drama acontecimientos que para otras personas pueden ser normales, como contratiempos cotidianos o roces de poca importancia con compañeros de trabajo, añade este experto.

Dificultad del tratamiento psicológico

No es habitual que las personas que sufren mitomanía acudan a un especialista en busca de ayuda psicológica. Su objetivo es mentir sin que se sepa que mienten. Como señala Martínez, "no es fácil descubrir a los mitómanos". Las personas allegadas y las víctimas son quienes, en general, denuncian la situación y buscan ayuda. "No obstante, estas últimas a veces no son conscientes hasta que es demasiado tarde, como ocurre con quienes han padecido las agresiones de un psicópata", indica.

En todo caso, el tratamiento psicológico requiere siempre la colaboración activa del paciente. Pero esto es difícil, ya que no se consideran enfermos por ser mentirosos o, por las satisfacciones que obtienen, carecen de interés por cambiar. Figuerido coincide en la dificultad de que un mitómano inicie un tratamiento. Apunta la importancia de que las personas de su entorno le hagan entender que sus mentiras no se aceptan y no conducen a nada.

Una psicoterapia psicoanalítica puede permitir en algunos casos, mediante un trabajo de introspección, buscar otra manera de responder y reaccionar a las situaciones estresantes. Un abordaje terapéutico conductual puede tener también algún efecto positivo. "En cualquier caso, aún no hay estudios suficientes para establecer una pauta terapéutica concreta", explica.

Mitomanía y simulación

No hay datos concisos sobre el porcentaje de personas afectadas por este problema. Tampoco se sabe si afecta más a hombres o a mujeres ni hay rasgos específicos de personalidad que caractericen a los mitómanos, aparte de la tendencia a sufrir una baja autoestima. Pero Figuerido indica la probabilidad de que se diagnostique con mayor frecuencia en los trastornos de la personalidad antisocial, narcisista, histriónico y límite.

No se debe confundir la mitomanía con la simulación, en la que el sujeto es plenamente consciente de los relatos que cuenta y de sus acciones. En la mitomanía, la motivación es inconsciente, aunque esto no significa que el mitómano no se dé cuenta de que miente.

El interés que suscitan las historias inventadas en las personas que las escuchan satisface al mitómano y refuerza su enfermedad. "En los casos patológicos", afirma Martínez, "las consecuencias pueden ser muy serias". "Las personas que caen en las redes de un psicópata terminan destrozadas y muchas veces con fuertes quebrantos económicos e incluso con problemas legales", indica. Es frecuente el rol del psicópata seductor, que destaca por un encanto superficial, pero que "hunde en el aspecto emocional a la víctima y obtiene de ella todo lo que puede: dinero, posición de influencia o sexo".

EL CASO DE ENRIC MARCO

En 2005, los medios de comunicación se hicieron eco de uno de los casos de mitomanía más espectaculares de los últimos años. El historiador Benito Bermejo destapó la gran mentira de Enric Marco quien, desde 1978 hasta 2005, afirmaba haber estado en el campo de concentración nazi de Flossenbürg. Pero su mentira no se limitó a simples charlas de café. Marco, nacido en 1921 en Barcelona, llegó a presidir la asociación Amical de Mauthausen, que representa a los exdeportados de los campos de concentración del nazismo. Recibió la Cruz de Sant Jordi, máxima distinción que otorga el Gobierno de la Generalitat catalana, y dio numerosas conferencias.

Su justificación, una vez descubierto el engaño, fue que no lo hizo "por maldad", sino porque parecía que le prestaban más atención y "podía difundir mejor el sufrimiento de quienes pasaron por los campos de concentración". Algunos expertos consultados por los medios de comunicación señalaban la personalidad narcisista y mitómana de Marco, con una inclinación enfermiza a inventarse historias para que le admiren, de manera que cuanto más miente, más reconocido se siente y más crece su miedo a que le descubran.




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto