Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Salud > Psicología y salud mental

Tipos de contenidos: Salud

^

Más depresión en la menopausia

Con la menopausia, a la depresión se le suman otros síntomas como el insomnio, los cambios de humor, los sofocos o la sequedad vaginal

Imagen: Glenda Otero

Durante la menopausia, las mujeres son más susceptibles de sufrir una depresión debido a los importantes cambios hormonales que experimentan en esta etapa, según la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM). A este problema se le suman otros malestares, como los sofocos, los cambios de humor o más riesgo de infecciones vaginales. Para prevenir la depresión, los especialistas recomiendan seguir hábitos de vida saludables, como cuidar la alimentación, realizar ejercicio físico moderado y evitar el estrés.

Para certificar que una mujer ha entrado en la menopausia, es necesario que hayan pasado doce meses desde la última regla. En España, según una reciente encuesta, la menopausia empieza alrededor de los 48 años de edad. Por lo general, entre los 45 y los 55 años. No es la antesala de la vejez, ni tampoco debe considerarse como una enfermedad. Solo significa que los ovarios dejan de generar óvulos y producen menos estrógeno y progesterona.

Menopausia: alteraciones físicas y psicológicas

A partir de la menopausia, las mujeres pierden su capacidad reproductiva, pero se registran otros cambios a corto plazo. Uno de los síntomas más frecuentes son los sofocos, que se definen como una sensación de calor que surge en el pecho y sube hacia el cuello y la cara y puede estar acompañada de sudoración. Otros cambios habituales son la sequedad vaginal, la necesidad de orinar de manera frecuente o el aumento de las infecciones vaginales.

Es más probable que una mujer sufra depresión en el climaterio si ya había vivido algún episodio asociado al síndrome premenstrual o al posparto

En cambio, a largo plazo, se incrementa el riesgo de sufrir alguna enfermedad cardiovascular debido a la disminución de estrógenos. De la misma manera, hay más riesgo de sufrir osteoporosis, una enfermedad que implica la descalcificación de los huesos, y cáncer de mama. Esta fase, posterior a la menopausia, se conoce como "posmenopausia".

Pero las transformaciones no son únicamente físicas. También es frecuente que las mujeres experimenten cambios de humor o estén más irritables. Según Rosa Porqueras, coordinadora del Grupo de Madurez Saludable de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), las mujeres en la edad de la menopausia son más susceptibles de sufrir una depresión. Este aumento del riesgo se debe a los importantes cambios hormonales ocurridos durante esta etapa. Asimismo, es más probable que una mujer sufra depresión en este periodo si con anterioridad había vivido algún episodio asociado al síndrome premenstrual o al posparto.

Cambios vitales en el climaterio

No obstante, las modificaciones en la esfera física y mental no son las únicas. Durante la menopausia, es frecuente que las mujeres sientan otros cambios muy importantes. Acostumbra a ser la etapa de la vida en que los hijos se van de casa y, además, una época de numerosas rupturas de pareja. Según datos de 2010 del Instituto Nacional de Estadística (INE), la edad media de las separaciones de pareja en España se sitúa en 44,3 años entre las mujeres.

Tampoco hay que olvidar que muchas realizan una continua doble jornada laboral: trabajan fuera y dentro de casa. Estos factores vitales podrían jugar un papel destacado en el aumento de casos de depresión durante la menopausia. De todos modos, algunos expertos consideran que estos y otros factores que siempre se han ligado a la menopausia (la supuesta pérdida del atractivo físico o el hecho de no poder tener hijos) no están tan relacionados como los cambios hormonales. Solo tendrían importancia en las mujeres con rasgos de personalidad que las hagan especialmente vulnerables a la depresión.

Por otro lado, no todo son desventajas durante la menopausia. Muchas mujeres aseguran sentirse liberadas del riesgo de quedar embarazadas y afirman que es la etapa de su vida en la que disfrutan más de sus relaciones sexuales.

Prevenir la depresión en la menopausia, el mejor tratamiento

Seguir una terapia hormonal sustitutiva tiene como objetivo que los niveles de estrógenos sean los mismos que antes de la menopausia. Esta terapia permite disminuir el riesgo de sufrir problemas cardiovasculares y mejorar la densidad ósea. Aunque no todas las mujeres pueden seguir este tratamiento y es necesario que se sometan a un riguroso examen médico antes. Por este motivo, los expertos señalan que para prevenir la depresión durante la menopausia es muy importante seguir hábitos de vida saludables como cuidar la alimentación, realizar ejercicio físico y evitar el estrés. Y no olvidarse de seguir los controles y revisiones habituales para controlar todos los trastornos asociados al climaterio.

LA PERIMENOPAUSIA

La perimenopausia es el periodo que precede a la menopausia, en el cual se registran alteraciones del ciclo menstrual, ya sea en la frecuencia o en la cantidad de la pérdida. Por eso, se conoce también como "transición a la menopausia" y puede prolongarse durante meses o años, aunque no todas las mujeres pasan por este periodo, ya que algunas dejan de menstruar de manera repentina un día e inician el climaterio. Según numerosos estudios, durante la perimenopausia, también aumenta el riesgo de depresión debido a los cambios hormonales.


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto