Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Solidaridad


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Derechos Humanos

Tipos de contenidos: Solidaridad

Solidaridad
^

África, el continente más olvidado

De los 18 países más pobres del mundo, 12 se localizan en África Subsahariana

Imagen: Steve Evans

África es el continente más pobre. En su interior acoge a 12 de los 18 países con más necesidades del mundo. Pero lo realmente llamativo es que, lejos de mejorar, la situación de todos ellos se ha agravado desde 1990. Las organizaciones humanitarias y los organismos oficiales advierten una y otra vez de la situación de crisis que afecta a muchas regiones, pero los fondos de ayuda al desarrollo no terminan de alcanzar la meta del 0,7%. En África Subsahariana, concretamente, la situación es muy preocupante a pesar de que las partidas destinadas a esta zona por las ONG de Desarrollo (ONGD) aumentaron considerablemente en 2005. Fue la segunda área geográfica a la que se destinó más dinero para la realización de programas. Enfermedades, hambre, falta de agua e infraestructuras sanitarias deficientes son sólo algunas de las carencias que padecen, a día de hoy, millones de personas.

Insuficiente ayuda al desarrollo

A pesar de ser un continente rico en recursos naturales, África depende, en cierto modo, de la caridad del resto del planeta. Enfermedades, guerras o hambruna son sólo algunas de las fotografías más habituales de esta parte del mundo. El Informe sobre Desarrollo Humano 2005 del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) reconocía hace dos años que se han producido "avances generales de importancia" en todo el mundo, pero que 18 de los países más pobres -12 de ellos localizados en África Subsahariana- han empeorado sus niveles de ingresos, esperanza de vida y educación con respecto a 1990, cuando se publicó el primer Informe sobre Desarrollo Humano. Sudáfrica, por ejemplo, ha descendido desde entonces 35 lugares en la clasificación del Índice de Desarrollo Humano (IDH), mientras que Botswana ha bajado 21 puestos. Además, el último lugar de la clasificación es para otro país africano: Níger.

La situación en esta última zona es caótica: infraestructuras precarias, fuerte discriminación hacia las mujeres, tensiones en Chad, gran dependencia del sector primario... Precisamente, España cuenta con un Plan de Actuación Especial 2006-2008 para Níger, cuyo objetivo global es que todas las actuaciones y acciones de la cooperación española contribuyan "a reducir la vulnerabilidad de la población nigeriana a través de iniciativas que promuevan el desarrollo rural sostenible, la mayor cobertura de las necesidades básicas y el aumento de la capacidad de las mujeres". Además, el Gobierno presentó en 2006 el Plan África , que pretende conseguir hasta 2008 el desarrollo del África subsahariana y el control de la inmigración irregular.

En el plano mundial, el informe de la ONU aboga por cambios drásticos y rápidos en las políticas de ayuda, comercio y seguridad

En el plano mundial, el informe de la ONU también aboga por "cambios drásticos y rápidos" en las políticas de ayuda, comercio y seguridad. En este sentido, recuerda que desde 1990 los países en desarrollo representan más de la mitad de todos los conflictos armados. Sólo en África, se concentra casi el 40% de las guerras. De ellas, la crisis del Chad está siendo una de las más preocupantes, con unas 375.000 personas refugiadas o desplazadas. Intermón Oxfam ha criticado recientemente a los países donantes "por su débil respuesta a la crisis humanitaria en Chad" y les ha exigido una mayor generosidad para atender la petición de Naciones Unidas y contribuir con 127 millones de euros. Hasta el momento, este fondo apenas ha recibido 58 millones. Según la ONG, España es uno de los países que todavía no ha aportado su parte (4,2 millones).

Ante estos datos, parece claro que los gobiernos deben aumentar las cantidades destinadas a ayuda al desarrollo, pero también la calidad de las mismas. Esto significa que los fondos que se invierten en estos países deben ser capaces de conseguir avances en los principales problemas. Tan importante es la cantidad que se dona, como los resultados. Es necesario que el emblemático 0,7% deje de ser una reivindicación para convertirse en una realidad y que la inversión en los países en desarrollo se acompañe de dos elementos: una buena planificación y una adecuada coordinación entre los donantes y sus objetivos.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto