Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Solidaridad


Estás en la siguiente localización: Portada > Solidaridad > Derechos Humanos

Tipos de contenidos: Solidaridad

Ningún niño sin comida
^

Programas de transición a la vida independiente

Una oportunidad para que las personas con discapacidad física o intelectual mejoren su vida diaria

Imagen: Jenny Erickson

El desarrollo personal deriva en autonomía. Abre las puertas a una independencia que permite mejorar la calidad de vida. Evolucionar. Éste es el objetivo prioritario de los programas de transición a la vida independiente, dirigidos a discapacitados físicos e intelectuales que quieren iniciar por su cuenta un nuevo proyecto de vida. Para ello, un equipo de educadores les ayuda a buscar empleo, realizar las tareas domésticas, cuidar su higiene personal y, en definitiva, desenvolverse en todos los aspectos de la vida diaria.

Mejorar la calidad de vida

Los programas de transición a la vida independiente persiguen potenciar la autonomía de las personas discapacitadas. Mejorar su calidad de vida. Están lejos de ser programas de asistencia total o una alternativa para todos los discapacitados, pero sirven de modelo en el proceso de evolución hacia nuevas propuestas. Su éxito radica en la elección de un entorno normalizado (una vivienda), la voluntariedad de los participantes y el apoyo continuado de profesionales, amigos y familiares.

En los últimos años, las personas con discapacidad han experimentado una normalización de su vida diaria. "Han dejado de estar escondidas", precisa Pilar Cid, directora del Servicio de Vida Independiente de la Asociación Pro Personas con Discapacidad Intelectual (Afanias). Cada vez son menos los que acuden, exclusivamente, a colegios y centros de empleo especiales, por lo que ha llegado el momento de dar un salto. Trasladar la cotidianeidad al ámbito de la vivienda. "Es lógico que reconozcamos el derecho de una persona a decidir cómo y dónde quiere vivir", resalta Josep Ruf, pedagogo coordinador del programa "Me'n vaig a casa" (Me voy a casa) de la Fundació Catalana Síndrome de Down.

"Es lógico que reconozcamos el derecho de una persona a decidir cómo y dónde quiere vivir"

En su mayoría, las personas con discapacidad residen en el domicilio familiar o en residencias e instituciones gestionadas por una entidad. Los programas de transición les permiten salir de este entorno para convivir en una vivienda, solas o con personas de características similares. Cualquier decisión la toman los propios interesados. "Nunca dibujamos nosotros, sino que atendemos a lo que nos piden", confirma Pilar Cid. Apostar por la autonomía mejora las potencialidades, la satisfacción personal y la independencia, pero es también una cuestión de derechos. "La propia Convención de la ONU así lo declaró el año pasado", recuerda Ruf. "Es tan importante la independencia como la percepción que la persona tiene de sus derechos", añade.

Ayudas prácticas

Los servicios que se prestan a quienes participan en un programa de transición a la vida independiente dependen del grado de discapacidad o minusvalía. Se ayuda a buscar piso, solicitar subvenciones, encontrar empleo, realizar las tareas del hogar, cuidar la higiene personal o realizar la compra, entre otras cosas. Un equipo de educadores se encarga de visitar las viviendas, una o varias veces por semana. "Pero nunca somos los profesionales quienes planteamos cómo se deben hacer las cosas, sino que respondemos a lo que las personas con discapacidad nos dicen", apunta Pilar Cid desde Afanias.

El objetivo es que las personas sean capaces de vivir en el futuro de manera independiente

Al ser programas de transición, lo habitual es reducir el apoyo conforme avanza el proyecto. El objetivo es que las personas sean capaces de vivir en el futuro de manera independiente. La experiencia se plantea como un entrenamiento real. "A vivir se aprende viviendo. Nadie va a talleres de aprender a vivir solo", subraya Cid. En algunos casos, los propios participantes del programa se emparejan e inician una vida en común. Cuando tienen hijos, se les apoya durante el embarazo y se hace un seguimiento de las necesidades del niño.

Paginación dentro de este contenido




Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto