Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER

Secciones dentro de este canal: Vivienda


Estás en la siguiente localización: Portada > Vivienda > Comunidades de vecinos, seguros y legislación

Tipos de contenidos: Vivienda

Lagundu elikadurari buruzko itzulpen automatikoa zuzentzen
^

Seis estrategias para evitar problemas con los vecinos

Ser amable, flexible y respetuoso y tratar de dialogar y negociar con las personas más conflictivas son actitudes que permiten evitar numerosos problemas vecinales

  • Autor: Por B. ÁLVAREZ
  • Fecha de publicación: 10 de septiembre de 2015
Imagen: Jim_Filim

Gritos, ruidos a deshoras, pasillos y ascensores sucios, impagos de la cuota de la comunidad de propietarios... En un vecindario hay cientos de molestias que, de no evitarse o solucionar a tiempo, se convierten en un problema enquistado y de muy difícil remedio. Para evitar conflictos, lo mejor es prevenirlos y ser respetuoso, sin olvidarse de conocer los derechos y las obligaciones. Además, como se explica en el artículo, se pueden llevar a cabo otras estrategias, como dialogar y ser flexibles con las acciones de los demás o avisar de cualquier actuación que se tendría que acometer y que podría resultar incómoda para el resto.

La convivencia con los vecinos es un foco de problemas que no siempre se pueden esquivar, aunque conviene intentarlo o, al menos, procurar retrasarlos lo más posible y encontrar posibles soluciones ante, por ejemplo, ruidos o impagos. Estas son precisamente las situaciones que más molestan de los vecinos, sobre todo a las mujeres (en especial a las que tienen entre 56 y 65 años), según un estudio sobre causas y consecuencias de conflictos vecinales en España hecho por CPP Protección Legal, una empresa de asesoramiento.

Las seis estrategias que se proponen a continuación pretenden ayudar a evitar o minimizar este tipo de conflictos con los vecinos.

1. Prevenir los conflictos

Los problemas entre vecinos no siempre se pueden prevenir, pero hay que intentarlo y tener una actitud respetuosa. Prevenir un conflicto siempre será mejor que tener que gastar tiempo, fuerzas y dinero en solucionarlo. Cada vecino debe poner algo de su parte y es responsabilidad de cada uno pensar en el bien común y no alterar el orden establecido en la comunidad.

2. Ser amables, pero sabiendo mantener las distancias

Hay que ser educados y amables con los vecinos siempre que surja la ocasión (saludar al cruzarse con ellos, abrirles la puerta o ayudarles si van muy cargados, etc.) y estar dispuestos a echarles una mano en caso de que tengan un problema. Pero no conviene ser obsequioso ni confundir vecindad con amistad, ya que se pueden crear malentendidos. Lo más oportuno es, siempre, ser amigables pero marcando cierta distancia.

Imagen: Fabio Téllez

3. Ante los morosos, flexibilidad pero con la ley en la mano

Un problema recurrente (más durante estos años de crisis) es el impago de las cuotas de la comunidad por parte de algún propietario. Conviene dialogar para intentar solucionar el problema con el vecino moroso y negociar una manera de pago alternativa durante el tiempo que necesite.

4. ¡Obras! Solicitar permiso para hacerlas e informar a los vecinos

Las obras son, casi de manera inevitable, una fuente de conflictos en un vecindario. Quienes las hagan deben informar al presidente y a los vecinos que se verán más afectados por ella, además de no olvidarse de colocar una fotocopia del permiso en la puerta de casa. Se debe indicar, también, el horario en el que trabajan los operarios y la fecha de término de la obra. Es el mejor modo de hacer las cosas bien y de mostrar respeto por los vecinos.

Imagen: Mike Babiarz

5. ¿Ruidos? Ante todo, mucha calma... y diálogo

Si la fiesta de un vecino no deja dormir y ha pasado una hora prudencial, será el momento de acercarse a su casa para hablar con él; pero siempre, con una sonrisa y midiendo muy bien las palabras. Un tono agresivo puede ser el detonante de una discusión, mientras que si se da a entender al vecino que su ruido está molestando a toda la comunidad, es probable que atienda a razones y deje de armar jaleo.

Si es al contrario, y la fiesta la damos nosotros (o se hará una actividad más ruidosa de lo normal), se debe avisar en persona a cada uno de los vecinos a los que pueda molestar y darles una hora aproximada del término de la reunión. De este modo, verán que la intención es molestar lo menos posible.

6. Tener normas de uso claras de las zonas comunes y respetarlas

Garaje, ascensor, local social, piscina... Cada uno de estos espacios comunes pueden ser utilizados por todos los vecinos, por lo que muchas veces son una gran fuente de problemas. Para que la convivencia sea armoniosa, deben estar meridianamente claras las normas de uso de zonas comunes como la piscina (invitar o no amigos de fuera de la comunidad, etc.), el cuidado del jardín (si se permite usar pelotas o bicicletas a los niños), etc.

Tener previstas de antemano las situaciones y unas respuestas concretas hará más difícil que surjan problemas de envergadura.

Actuar de manera conjunta con el resto de vecinos

Si un vecino molesta y, a pesar de haber tratado el problema con él de buenas maneras, no cambia de actitud, nunca hay que tomar decisiones ni actuar sin conocimiento de toda la comunidad. En ese caso, hay que convocar una reunión de la comunidad, haciéndoles saber a los vecinos nuestras quejas y dejar todo reflejado en el libro de actas. Si el vecino no acude a la reunión, o no varía su actitud, se debe celebrar otra reunión recogiendo de nuevo en el libro de actas todos los problemas y detalles. Este escrito lo deberían firmar todos los asistentes. Con el libro de actas, el presidente de la comunidad deberá formular una denuncia en el juzgado.

Etiquetas:

vivienda


RSS. Sigue informado



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto