Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Buenas digestiones

Cuestión de orientar unos hábitos de vida poco saludables.

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 8 mayo de 2001

Una de las causas principales de las dolencias estomacales es el estilo de vida trepidante actual que siguen muchas personas. El sistema digestivo, que comienza en la boca, es la frontera entre el mundo exterior y nuestro interior. Es ahí donde el organismo decide que asimila (digestión) y que rechaza (vómitos, diarrea...), y también donde se detectan incompatibilidades y problemas a través de síntomas como flatulencias, pinchazos, gastritis y úlceras. Todas estas molestias tienen una explicación física, pero su causa está en un estilo de vida apresurado, hábitos de vida poco saludables y situaciones vitales que no se han acabado de resolver. Para evitar situaciones digestivas indeseables nos conviene:

- Comer despacio y de manera relajada, dedicando como mínimo 20 - 30 minutos a esta parte tan importante del día. En caso de estar preocupado, ansioso o enfadado, es mejor tumbarse en un lugar tranquilo, cerrar los ojos, respirar profundamente y relajarse; y después, cuando uno ya está repuesto, dedicarse a comer.

- Masticar bien los alimentos, ya que la digestión de muchos de ellos (cereales, patatas y legumbres) comienza en la boca. De esta manera se aprovecha más su valor nutritivo y se predispone al cuerpo hacia una mejor digestión.

- Evitar condimentos que irriten la mucosa gástrica y aumenten la acidez estomacal (exceso de sal, especias fuertes, mostaza...). Las comidas pueden condimentarse hierbas aromáticas digestivas o carminativas como granos de anís, alcaravea, hinojo, tomillo, salvia, comino, cardamomo o tomar infusiones digestivas o relajantes de manzanilla, melisa, espino blanco, tila, regaliz...

- No beber mucho durante las comidas o justo después de las mismas, ya que se diluyen los jugos gástricos y se retrasa la digestión.

- Evitar los excesos: comer demasiado, tomar comidas y bebidas muy frías o muy calientes, alimentos fritos, azúcar, tabaco, alcohol, café y té y ciertos fármacos.

- No acostarse inmediatamente tras las comidas; cuanto más vacío esté el estómago antes de tumbarse mejor.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones