Cómo elegir refrescos y cuál es la mejor opción

El consumo de bebidas refrescantes debería ser ocasional y, en la medida de lo posible, conviene escoger las versiones con menos azúcar y calorías. Estos son los detalles en los que hay que fijarse
Por EROSKI Consumer 18 de julio de 2022
cuál es el mejor refresco
Cada vez hay más variedad de bebidas refrescantes. En España consumimos una gran cantidad (unos 39 litros de refrescos al año por persona), y el mercado nos ofrece muchos tipos diferentes, que cambian en función de los sabores, los ingredientes o la presencia o ausencia de gas. Más allá de nuestros gustos personales, ¿cómo podemos elegir la mejor opción? ¿En qué debemos fijarnos? ¿Hay refrescos saludables? Te lo contamos.

Elegir refrescos: qué datos importan

Podemos encontrar muchas alternativas de bebidas refrescantes. Estas difieren, sobre todo, en los ingredientes que las componen. Más allá de los que marcan las diferencias organolépticas, como colorantes y aromas, son importantes los ingredientes que se emplean para endulzar, en especial desde el punto de vista nutricional.

Así, antes de elegir, conviene prestar atención a estas tres cosas:

  • El endulzante utilizado. Hay que fijarse si la bebida lleva azúcar, edulcorantes o ambos. Lo recomendable es elegir las versiones con edulcorantes como recurso para llegar a reducir el consumo.
  • La presencia de zumo. Las bebidas con zumo son más interesantes desde el punto de vista nutricional, aunque aportan azúcares libres, que metabólicamente se comportan como los azúcares añadidos.
  • La información nutricional. Es mejor escoger las versiones con menos azúcares y calorías.

¿Cuál es la mejor opción?

Si tenemos en cuenta lo anterior y consideramos el precio, las opciones más recomendables serían Kas naranja sin azúcar (que podemos elegir si nos gusta la bebida con gas) y Bisolán (en caso de que nos guste sin gas). Esta última es, además, la que más cantidad de zumo contiene, lo que hace que sea la más interesante de todas desde un punto de vista nutricional.

Veamos los detalles en las siguientes tablas comparativas:

comparativa de refrescos
Imagen: Eroski Consumer
comparativa de refrescos
Imagen: Eroski Consumer

En cualquier caso, este tipo de bebidas no son saludables. Como esto puede sonar demasiado drástico para las personas que están habituadas a tomarlas, podemos añadir un matiz y considerar que deberíamos evitarlas en la medida de lo posible o tomarlas cuanto menos, mejor. Dicho de otro modo, su consumo debería ser esporádico.