Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Espino albar (Crataegus monogyma)

Es uno de los más efectivos reguladores del flujo sanguíneo que aporta la naturaleza.

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 30 julio de 2002

Los antiguos griegos creían que el espino tenía un efecto inmediato
como vigorizante para las cabras, de ahí procede su denominación
científica, Crataegus, es decir, cabras fuertes.

Con la raíz se fabricaban cepillos y hachas, y la madera ofrecía
una buena lumbre a los hogares campesinos.

Lo primero que hay que alabar del espino blanco o albar
son sus propiedades cardiotónicas, que lo convierten en un aliado a tener
en cuenta para todas aquellas personas con problemas de corazón.

Recolección y secado de la planta:
Los campos se llenan de flores de espino albar en primavera y los frutos surgen
en los últimos días del verano. Las flores se conservan secas
y emanan un sutil aroma que recuerda a la tila. Los frutos tienen un sabor acre,
pero son muy apreciados por los pájaros del bosque.

Componentes y propiedades:
Los principios activos que lo traducen en una planta aliada del corazón
son: flavonoides, aminas, polifenoles, ácido cafeico y clorogénico,
cumarinas y taninos.

* Aumenta el riego sanguíneo en las arterias coronarias
y combate el espasmo causante de la angina de pecho.
* Reduce el riesgo de padecer arteriosclerosis.
* Tiene efecto regulador sobre la tensión arterial, capaz de hacerla
descender en quienes la tienen alta y provocar su ascenso si se padece hipotensión.
* Es beneficioso sobre todo en personas de edad avanzada, con problemas cardiacos
y pérdida de memoria, al favorecer la circulación sanguínea
en el cerebro.

No en vano, su elevada acción cardiotónica
es la base de muchos medicamentos para tratar los trastornos circulatorios,
y en países como Alemania, los médicos especialistas en cardiología,
lo prescriben como tratamiento preventivo al menor síntoma de insuficiencia
cardiaca.

Indicaciones:
Está indicado como tratamiento profiláctico o complementario en
problemas circulatorios diversos, trastornos del ritmo cardiaco, enfermedades
coronoarias como la arteriosclerosis, angina de pecho, hipertensión,
recuperación postinfarto.

También resulta útil en el tratamiento de los síntomas
que acompañan a la úlcera provocada por estrés. Combinado
con plantas sedantes como la valeriana y el tilo, el espino albar actúa
bien contra el estrés, la ansiedad y otros trastornos nerviosos.

Contraindicaciones y precauciones:
Dado que sus principios activos son la base de numerosos fármacos utilizados
en el tratamiento de la patología cardiaca, no se deben sobrepasar las
dosis indicadas. Y en caso de hipertensión arterial, se debe consumir
solo bajo supervisión médica.

Formas de presentación vía oral y posología:

Infusión, decocción, tintura, jarabes y extractos secos y fluidos.

Algunos ejemplos de recetas con espino albar:

– Para combatir estados de inquietud, intranquilidad o los desánimos
persistentes que pueden aumento de las pulsaciones.

Combinamos a partes iguales 10 g de espino albar con mejorana, pasionaria
(pasiflora), tila y anís estrellado, en una proporción de una
cuchara rasa de la mezcla por taza, y se añade una ciruela seca.
Se deposita la hierba en el agua recién hervida, se deja reposar bien
tapada la infusión durante unos 15 minutos y posteriormente se cuela.
Se recomiendan 3 tazas diarias durante un mes. Pasado este tiempo las taquicardias
deberían haber desaparecido y las pulsaciones haber recuperado su ritmo
normal.

– Infusión para regular la tensión sanguínea.
Calentamos una cucharadita de espino albar por taza de agua, la mantenemos en
reposo durante 10 minutos y la colamos.
Debemos ingerirlo lentamente para que el organismo lo asimile. Bastan 2 tazas
al día, una en ayunas y la otra al acostarse, pero en épocas de
mayor tensión puede aumentarse a tres tazas.

– Para prevenir la arteriosclerosis.
Mezclamos a partes iguales 10 g de espino albar, alcachofera, hipérico,
muérdago, vincapervinca y hojas de olivo.
Hervimos agua durante 3 minutos, echamos una cucharada de la mezcla por taza
de agua, colamos y dejamos reposar 15 minutos.
Se debe tomar en periodos de 9 días seguidos cada mes.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones