Más de 6.000 recetas con información nutricional para saber elegir la mejor

Filtrar recetas Cerrar

Guiso de cordero

Tiempo > 1 h
Dificultad Media
Valor energético 706 kcal
Nº de raciones 4
Temporada Invierno, Otoño, Primavera, Verano

Elaboración

Cortamos el cordero en trozos no muy grandes.

Calentamos la mitad del aceite y doramos los trozos de cordero.

Desechamos el aceite donde lo hemos cocinado y la grasa que ha soltado.

Colocamos el resto del aceite en la misma cazuela y agregamos la cebolla picada, salteamos y añadimos los tomates pelados y picados.

Condimentamos con la sal, la pimienta, el laurel, el ajo y el perejil y cocinamos el conjunto unos 3 ó 4 minutos. Después de este tiempo agregamos el vino.

Incorporamos los trozos de cordero, las zanahorias cortadas en rodajas y las patatas, en trozos grandes.

Agregamos el caldo caliente y cocinamos a fuego suave, con el recipiente tapado, durante 20 minutos.

Incorporamos, por último, los guisantes.

Cocinamos hasta que el cordero esté tierno.

Semáforo nutricional

El semáforo nutricional es un sistema de colores que permite entender los valores nutricionales de una forma clara, rápida y completa.

Una ración contiene

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
706 55,4g 18,2g 3,7g 0,7g
35% 79% 91% 4% 12%

* de la ingesta de referencia (IR) para un adulto

  • Baja: el 10% o menos de la ingesta de referencia
  • Media: entre el 10% y el 35% de la ingesta de referencia
  • Alta: más del 35% de la ingesta de referencia

Las recetas presentan normalmente ingredientes cuyo porcentaje sobre la Ingesta de Refencia (IR) es alto (predominan amarillos y naranjas). Estos platos están concebidos como plato principal de una comida o cena, con lo que su tamaño de ración es superior y su aporte nutricional es más elevado.

Por este motivo, las recetas tienen puntos de corte diferentes a los de los productos. Así, por ejemplo, mientras que un alimento cualquiera tendrá los nutrientes de color amarillo hasta un valor máximo del 20% de la IR, las recetas concebidas como una comida principal tendrán los nutrientes en amarillo hasta un valor máximo del 35% de la IR.

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
Qué es bajo por ración 200 Kcal o menos 7 g o menos 2 g o menos 9 g o menos 0,6 g o menos
Qué es medio por ración Entre 200 Kcal y 700 Kcal Entre 7 g y 25 g Entre 2 g y 7 g Entre 9 g y 32 g Entre 0,6 g y 2,1 g
Qué es alto por ración 700 Kcal o más 25 g o más 7 g o más 32 g o más 2,1 g o más
Nutrientes Cantidad Diaria Orientativa
Calorías 2.000 Kcal
Grasa 70 g
Grasa saturada 20 g
Azúcares 90 g
Sal 6 g

La Ingesta de Referencia (IR) es una guía sobre la cantidad total de calorías y de varios nutrientes que debemos ingerir al día para mantener una dieta sana. La información sobre los porcentajes de IR indica lo que supone la cantidad de nutriente de una ración respecto a la IR para ese nutriente en el día.

Los porcentajes de Ingesta de Referencia (IR) están calculados para una mujer adulta con una ingesta diaria de 2000 Kcal. Las necesidades nutricionales individuales pueden ser más altas o más bajas, en función de sexo, edad, nivel de actividad física y otros factores.

Los guisados y estofados, tan representativos de la cocina tradicional, están en declive en la mayoría de nuestros hogares, pues requieren de buena mano en la cocina y dedicación para conseguir un plato jugoso y sabroso. Y esto hace que uno se deleite cada vez que tiene la oportunidad de preparar o degustar un guiso de carne. El cordero es una de las carnes más grasas, aunque si el guiso se elabora con poco aceite, la combinación de cordero con patatas y verduras es todo un acierto dietético y gastronómico, y se obtiene un plato completo desde el punto de vista nutritivo.

Las patatas y los guisantes proporcionan los hidratos de carbono complejos, las proteínas vienen dadas por el cordero, el aceite aporta vitaminas además de "grasa buena", y las verduras enriquecen el plato en minerales, vitaminas y fibra. En general, tendemos a abusar de la proteína animal, por lo que los guisos de este tipo, preferentemente con carnes magras, combinadas con vegetales, son una opción saludable.

Así, con un primer plato de ensalada o verdura y fruta de postre, se consigue un equilibrado menú. Esta receta, es adecuada para personas de todas las edades, y una oferta alternativa para que los más pequeños prueben los alimentos preparados de manera diferente a la fritura o el rebozado, tan habitual en esas edades. A pesar de ser un plato más calórico de los que se recomienda en caso de exceso de peso, consumido esporádicamente y siendo comedido en la cantidad, no representa mayor inconveniente en cualquier caso, salvo para quienes padecen trastornos digestivos (hernia de hiato, dispepsia, gastritis, úlcera), pues la carne guisada no suele sentar bien.

Enfermedades para las que está recomendada esta receta:
  • Alergia a la caseína
  • Alergia al huevo
  • Alergia al pescado
  • Anemia ferropenica (falta de hierro)
  • Anemia perniciosa (carencia de vitamina B12)
  • Anemia por carencia de ácido fólico
  • Cálculos en la vesícula biliar
  • Diabetes mellitus
  • Estreñimiento
  • Hipertensión arterial
  • Intolerancia a la lactosa
  • Intolerancia al gluten (celiaquía)
  • Osteoporosis
Enfermedades para las que no está recomendada esta receta:
  • Ácido úrico y gota
  • Cálculos renales
  • Gastritis
  • Hipercolesterolemia
  • Hipertrigliceridemia
  • Meteorismo
  • Obesidad o sobrepeso