Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Investigadores estadounidenses afirman que la lectina de los plátanos es un potente inhibidor frente al virus del sida

El componente podría abrir la vía a nuevos tratamientos para prevenir la transmisión del VIH

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 17 marzo de 2010
Un estudio de la Universidad de Michigan en Estados Unidos publicado en la revista "Journal of Biological Chemistry" afirma que la lectina de los plátanos, un componente químico natural en las plantas, actúa como un potente inhibidor frente al virus del sida. Este componente podría abrir la vía a nuevos tratamientos para prevenir la transmisión sexual del virus, según este equipo de investigadores.

Estudios anteriores ya habían demostrado que la lectina tiene la capacidad de detener la cadena de reacciones que conduce a una variedad de infecciones. Este nuevo trabajo describe las acciones complejas de las lectinas y su capacidad para superar el VIH. Las lectinas son proteínas que se unen al azúcar y pueden identificar invasores extraños, como un virus, y unirse al patógeno.

Los autores descubrieron que BenLec, la lectina de los plátanos, puede inhibir la infección por VIH al unirse a la proteína del VIH-1 rica en azúcar, gp120, y bloquear su entrada en el organismo. Para llegar a esta conclusión, los científicos desarrollaron un método para aislar BanLec de los plátanos y descubrieron que es una eficaz lectina anti-VIH y que es similar en potencia al T-20 y el maraviroc, dos fármacos contra el virus que se utilizan en la actualidad. Los autores de esta investigación aseguraron que las terapias con BanLec serían más baratas y proporcionarían una protección más amplia.

El problema con algunos fármacos contra el VIH es que el virus puede mutar y volverse resistente, pero esto es mucho más difícil en presencia de las lectinas, señaló Michael D. Swanson, director del estudio. Estas proteínas pueden unirse a los azúcares de diferentes puntos de la cubierta del VIH-1 y es muy posible que el virus necesite desarrollar múltiples mutaciones para esquivarlas, añadió. El equipo de Swanson desarrolla en estos momentos un proceso para alterar BanLec desde un punto de vista molecular y poder así mejorar su posible utilidad clínica. Aunque su empleo podría tardar años en llegar, los autores creen que podría utilizarse solo o con otros fármacos como los microbicidas vaginales que evitan la infección por VIH.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones