Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

La fibra dietética

Pros y contras del consumo de fibra durante la práctica deportiva.

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 22 octubre de 2002

La fibra es el componente de los alimentos vegetales que les confiere rigidez
y sensación de fibrosidad. No se absorbe ni se digiere pero tiene propiedades
muy importantes para el organismo, en base a las cuales se distinguen dos tipos
de fibra:


Fibra soluble

Al contacto con el agua forma un retículo donde queda atrapada el agua
gelificándose la mezcla. Es fermentada en mayor proporción en
el colon.
Tiene capacidad de absorber agua, aumentando el volumen de las heces. Capta
sustancias a nivel intestinal impidiendo su absorción tales como el colesterol.
Enlentece la absorción de algunos nutrientes como la glucosa…; y
alarga el tiempo de vaciado gástrico.

Se encuentra en las legumbres y la mayoría de las frutas y en frutos
secos u oleaginosos y algas marinas. En los cítricos (naranja, limón,
pomelo), abunda en la parte blanquecina, entre la cáscara y el interior
comestible.


Fibra insoluble

Forma con el agua mezclas de baja viscosidad. Es escasamente fermentada.
Tiene un mayor efecto laxante y regulador intestinal, por su capacidad de aumentar
la velocidad de tránsito intestinal.

Alimentos ricos en este tipo de fibra son los cereales integrales, legumbres
y en menor proporción algunas verduras y hortalizas como alcachofas,
espinacas, acelgas, judías verdes, lechuga, zanahoria y tomate crudo.

Los alimentos ricos en fibra en general, aumentan el valor de saciedad, es decir,
hacen que la persona se sienta “llena” y que el tiempo de vaciado
gástrico sea mayor, por lo que se retrasa la sensación de hambre
tras la comida.


El consumo de fibra durante la práctica deportiva

Las dietas ricas en vegetales son, por tanto, generalmente altas tanto en fibra
soluble como en insoluble. Una pequeña cantidad de fibra soluble antes
o durante el ejercicio puede ayudar estabilizando la cantidad de glucosa en
la sangre.

Algunos atletas son sensibles a la fibra, y experimentan calambres estomacales,
intestinales o diarrea antes de la práctica deportiva, si la comida previa
contenía cantidades importantes de esta sustancia. En estos casos, una
disminución de alimentos altos en fibra en la comida anterior a la competición
ayuda a eliminar este malestar; e incluso, puede que sea necesario reducir el
consumo de fibra de 24 a 36 horas antes de la prueba.
Mantener unos horarios regulares de alimentación y de hábitos
de evacuación también previenen las complicaciones intestinales
causadas por el ejercicio.

El consumo recomendado de fibra (10 gramos/ 1000 Kcal), es comúnmente
satisfecho, y a menudo excedido, por los atletas con alto consumo de calorías.

Por tanto, las personas deportistas que siguen dietas hipercalóricas
por exigencias de la práctica deportiva, no deben estar preocupados de
más por la fibra y deberán seleccionar una gran variedad de alimentos
altos en hidratos de carbono y no siempre ricos en fibra ( pasta y arroz blanco,
patatas y zumo de fruta).

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones