La relación entre una mala alimentación y el insomnio

Cuidar pautas dietéticas y evitar algunos alimentos ayuda a dormir mejor
Por maitezudaire 5 de julio de 2001

Las preocupaciones, el malestar físico, el abuso de excitantes, o bien las comidas muy copiosas antes de acostarse, son algunas de las causas más comunes de insomnio, o lo que es lo mismo, de dificultad para conciliar el sueño.

El abuso de café, té, chocolate y de otras bebidas con extractos de cafeína tipo cola o con extractos de guaraná o de gingseng…, alteran nuestro sistema nervioso y están completamente desaconsejadas en caso de sufrir de insomnio.

Pero no sólo debemos tener en cuenta el limitar las bebidas excitantes, ya que, por ejemplo, una cena muy copiosa, aun siendo a base de alimentos «sanos», provoca dificultades para conciliar el sueño e incluso puede hacer que tengamos pesadillas.

Lo ideal, tanto para facilitar la digestión como para conciliar el sueño, es realizar una cena sencilla y más ligera que la comida (sopa o crema o ensalada, carne o pescado a la plancha o huevo con guarnición vegetal, pan, yogur o fruta), no tomar alimentos en las dos horas antes de acostarse y sustituir las bebidas excitantes por infusiones relajantes.

Las infusiones relajantes más conocidas, generalmente se elaboran con: pasiflora, valeriana, tila, azahar, hierba luisa, melisa, mejorana, espino blanco, lúpulo, lavanda, verbena,…).

Infusión sencilla contra el insomnio y otros trastornos nerviosos (ansiedad, palpitaciones…): Se hierven 20 ó 30 g de flores y hojas de pasiflora por litro de agua. Se deben tomar tres tazas diarias, dos antes de acostarse y una tercera, en caso de despertarse durante la noche o si el sueño no acaba de llegar.