Más de 6.000 recetas con información nutricional para saber elegir la mejor

Filtrar recetas Cerrar

Patatas a la importancia

Img 15065 g
Tiempo 30-40 min
Dificultad Fácil
Valor energético 257 kcal
Nº de raciones 4
Temporada Invierno, Otoño, Primavera, Verano

Elaboración

 

Las patatas a la importancia son un plato fácil de elaborar y saludable. Tradicionalmente en las casas se comía de forma habitual por la fácil accesibilidad a sus ingredientes, que además resultan económicos, y la facilidad en su cocinado.

A continuación se muestra paso a paso su elaboración:

1-Pelamos las patatas y las cortamos en rodajas de un centímetro de grosor aproximadamente.

2-Las salamos y rebozamos en harina y huevo.

3-Las freímos en abundante aceite caliente.

4-Cuando estén doradas, las sacamos y reservamos en un plato.

5-En una cacerola, de base ancha, echamos un poco de aceite.

6-En él se sofríe la cebolla cortada fina hasta que esté transparente.

7-Mientras tanto, se machaca el ajo y el perejil, que se incorpora al sofrito cuando la cebolla esté en su punto.

8-Agregamos un poco de harina, removemos y a continuación echamos un vaso de agua.

9-Añadimos las patatas que teníamos reservadas, el azafrán, sal al gusto y el vasito de vino.

10-Dejamos cocer a fuego lento hasta que estén tiernas.

Si hace falta, durante la cocción añadimos un poco más de agua.

Un plato a tu medida

A partir de esta elaboración, cada comensal puede aportar su granito de arena incluyendo los ingredientes que más le guste, ya que es un plato que admite pescado, bacalao, almejas, e incluso, chorizo, carne… . En estos casos, se cocinarán estos alimentos junto con las patatas.

Semáforo nutricional

El semáforo nutricional es un sistema de colores que permite entender los valores nutricionales de una forma clara, rápida y completa.

Una ración contiene

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
257 5,1g 1,4g 2,3g 0,1g
13% 7% 7% 3% 2%

* de la ingesta de referencia (IR) para un adulto

  • Baja: el 10% o menos de la ingesta de referencia
  • Media: entre el 10% y el 35% de la ingesta de referencia
  • Alta: más del 35% de la ingesta de referencia

Las recetas presentan normalmente ingredientes cuyo porcentaje sobre la Ingesta de Refencia (IR) es alto (predominan amarillos y naranjas). Estos platos están concebidos como plato principal de una comida o cena, con lo que su tamaño de ración es superior y su aporte nutricional es más elevado.

Por este motivo, las recetas tienen puntos de corte diferentes a los de los productos. Así, por ejemplo, mientras que un alimento cualquiera tendrá los nutrientes de color amarillo hasta un valor máximo del 20% de la IR, las recetas concebidas como una comida principal tendrán los nutrientes en amarillo hasta un valor máximo del 35% de la IR.

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
Qué es bajo por ración 200 Kcal o menos 7 g o menos 2 g o menos 9 g o menos 0,6 g o menos
Qué es medio por ración Entre 200 Kcal y 700 Kcal Entre 7 g y 25 g Entre 2 g y 7 g Entre 9 g y 32 g Entre 0,6 g y 2,1 g
Qué es alto por ración 700 Kcal o más 25 g o más 7 g o más 32 g o más 2,1 g o más
Nutrientes Cantidad Diaria Orientativa
Calorías 2.000 Kcal
Grasa 70 g
Grasa saturada 20 g
Azúcares 90 g
Sal 6 g

La Ingesta de Referencia (IR) es una guía sobre la cantidad total de calorías y de varios nutrientes que debemos ingerir al día para mantener una dieta sana. La información sobre los porcentajes de IR indica lo que supone la cantidad de nutriente de una ración respecto a la IR para ese nutriente en el día.

Los porcentajes de Ingesta de Referencia (IR) están calculados para una mujer adulta con una ingesta diaria de 2000 Kcal. Las necesidades nutricionales individuales pueden ser más altas o más bajas, en función de sexo, edad, nivel de actividad física y otros factores.

Esta receta nos enseña una exquisita forma de tomar patatas, y convertirlas en un plato principal de la comida, en lugar de consumirlas como guarnición. La patata es un alimento saludable, apetecible y muy nutritivo, que se ha convertido en un ingrediente básico de la cocina por sus múltiples posibilidades de preparación. Se incluye en muchos platos y combina bien con todo tipo de alimentos. Es una fuente importante de hidratos de carbono complejos, y dependiendo del tipo de técnica culinaria empleada, su valor calórico se puede triplicar. La versión más ligera es tomarlas cocidas o al vapor, recomendadas en caso de sobrepeso u obesidad, mientras que si se preparan fritas el aporte energético y graso es elevado. En esta receta las patatas se han preparado rebozadas, incrementado de este modo el aporte de energía y grasa del plato. Para que resulte un menú equilibrado, puede acompañarse de una ensalada variada, que aumentará la cantidad de fibra y vitaminas de la dieta.

Enfermedades para las que está recomendada esta receta:
  • Ácido úrico y gota
  • Alergia a la caseína
  • Alergia al pescado
  • Anemia ferropenica (falta de hierro)
  • Anemia perniciosa (carencia de vitamina B12)
  • Anemia por carencia de ácido fólico
  • Cálculos en la vesícula biliar
  • Cálculos renales
  • Diabetes mellitus
  • Estreñimiento
  • Gastritis
  • Hipercolesterolemia
  • Hipertensión arterial
  • Hipertrigliceridemia
  • Intolerancia a la lactosa
  • Obesidad o sobrepeso
  • Osteoporosis
Enfermedades para las que no está recomendada esta receta:
  • Alergia al huevo
  • Intolerancia al gluten (celiaquía)
  • Meteorismo