Más de 6.000 recetas con información nutricional para saber elegir la mejor

Filtrar recetas Cerrar

Solomillo a la sal

Tiempo 30-40 min
Dificultad Media
Valor energético 206 kcal
Nº de raciones 4
Temporada Invierno, Otoño, Primavera, Verano

Elaboración

Limpiamos el solomillo de grasas que puedan afear su aspecto.

Elaboramos una pasta con 1 kilo de sal gorda y 2 claras de huevo.

Ponemos una capa de esta pasta sobre una bandeja de horno, colocamos el solomillo encima y lo tapamos con el resto de la pasta.

Introducimos la bandeja en el horno precalentado a 220 ºC durante el tiempo necesario para que la pasta se quede dura y un poco dorada.

Llegado este punto, la carne estará en el centro rosada («al punto»). Si se prefiere más o menos hecha sólo tenemos que dejarlo más tiempo o quitarlo antes de que se dore.

Para presentarlo: rompemos la costra por los laterales y sacamos la capa procurando que no rompa.

Quitamos al solomillo el exceso de sal y fileteamos al gusto.

Recomendamos como salsa de acompañamiento una salsa de Oporto, y como guarnición unas patatas pequeñas torneadas (dadas formas como de avellanas), cocidas y terminadas en el horno con aceite para que se doren por el exterior.

Semáforo nutricional

El semáforo nutricional es un sistema de colores que permite entender los valores nutricionales de una forma clara, rápida y completa.

Una ración contiene

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
206 8,1g 3,3g 0,1g 97,3g
10% 12% 16% 0% 1621%

* de la ingesta de referencia (IR) para un adulto

  • Baja: el 10% o menos de la ingesta de referencia
  • Media: entre el 10% y el 35% de la ingesta de referencia
  • Alta: más del 35% de la ingesta de referencia

Las recetas presentan normalmente ingredientes cuyo porcentaje sobre la Ingesta de Refencia (IR) es alto (predominan amarillos y naranjas). Estos platos están concebidos como plato principal de una comida o cena, con lo que su tamaño de ración es superior y su aporte nutricional es más elevado.

Por este motivo, las recetas tienen puntos de corte diferentes a los de los productos. Así, por ejemplo, mientras que un alimento cualquiera tendrá los nutrientes de color amarillo hasta un valor máximo del 20% de la IR, las recetas concebidas como una comida principal tendrán los nutrientes en amarillo hasta un valor máximo del 35% de la IR.

Calorías Grasa Grasa saturada Azúcares Sal
Qué es bajo por ración 200 Kcal o menos 7 g o menos 2 g o menos 9 g o menos 0,6 g o menos
Qué es medio por ración Entre 200 Kcal y 700 Kcal Entre 7 g y 25 g Entre 2 g y 7 g Entre 9 g y 32 g Entre 0,6 g y 2,1 g
Qué es alto por ración 700 Kcal o más 25 g o más 7 g o más 32 g o más 2,1 g o más
Nutrientes Cantidad Diaria Orientativa
Calorías 2.000 Kcal
Grasa 70 g
Grasa saturada 20 g
Azúcares 90 g
Sal 6 g

La Ingesta de Referencia (IR) es una guía sobre la cantidad total de calorías y de varios nutrientes que debemos ingerir al día para mantener una dieta sana. La información sobre los porcentajes de IR indica lo que supone la cantidad de nutriente de una ración respecto a la IR para ese nutriente en el día.

Los porcentajes de Ingesta de Referencia (IR) están calculados para una mujer adulta con una ingesta diaria de 2000 Kcal. Las necesidades nutricionales individuales pueden ser más altas o más bajas, en función de sexo, edad, nivel de actividad física y otros factores.

La carne de ternera, especialmente el solomillo, es una de las carnes más magras, es decir, que menor cantidad de grasa contiene. Por ello se recomienda preferiblemente su consumo frente al de otros tipos de carne que aportan más grasa, como la de cordero o la de cerdo.
La grasa aporta jugosidad y palatabilidad a la carne, por lo que a la hora de cocinar las carnes magras, estas pueden resultar más secas que otros cortes con mayor contenido de grasa.
La capa de sal que cubre el solomillo se convertirá en el horno en una especie de costra que impidirá que los jugos de la carne salgan al exterior, haciendo que la carne resulte excelente. Como no se emplea ningún tipo de grasa, es un plato que puede incluirse en las dietas hipocalóricas, con una guarnición de verdura o ensalada.
La carne aporta una cantidad importante de proteínas, además de vitaminas y minerales, entre los que destacan el hierro y el zinc. En la sociedad actual el consumo de proteínas, especialmente de origen animal, es bastante elevado. Se recomienda que los alimentos proteicos se tomen dos veces al día, intentando alternar entre carne, pescado y huevos. No hay que olvidar que otros alimentos como los productos lácteos también son fuente de proteínas. Si aumentamos la guarnición, que bien puede ser en forma de ensalada o verdura, patatas o arroz, y disminuimos la ración de carne, evitamos ingerir un exceso de proteínas.

Enfermedades para las que está recomendada esta receta:
  • Ácido úrico y gota
  • Alergia a la caseína
  • Alergia al pescado
  • Anemia ferropenica (falta de hierro)
  • Anemia perniciosa (carencia de vitamina B12)
  • Anemia por carencia de ácido fólico
  • Cálculos en la vesícula biliar
  • Cálculos renales
  • Diabetes mellitus
  • Estreñimiento
  • Gastritis
  • Hipertrigliceridemia
  • Intolerancia a la lactosa
  • Intolerancia al gluten (celiaquía)
  • Meteorismo
  • Obesidad o sobrepeso
  • Osteoporosis
Enfermedades para las que no está recomendada esta receta:
  • Alergia al huevo
  • Hipercolesterolemia
  • Hipertensión arterial