Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé

Aprender a «leer» un pañal

El color y la consistencia de las heces del bebé proporcionan información valiosa sobre su alimentación y su salud

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 27 diciembre de 2011

¿Este color es normal? ¿La cantidad es excesiva? ¿No ha hecho muy poco? ¿Y qué hay de la consistencia? ¿Tendrá diarrea? Los pañales del bebé -su contenido- son una fuente inagotable de dudas para los padres primerizos, que no están acostumbrados a lidiar con la tarea de cambiarlos ni tienen claro qué se entiende por «normalidad». Si bien la experiencia y la práctica acaban por ser las mejores maestras, no está de más asimilar ciertos conocimientos de antemano para evitar preocupaciones y sobresaltos innecesarios. En las siguientes líneas, recopilamos algunas pautas útiles y prácticas para aprender a «leer» un pañal.

Imagen: Sellers Patton

  • Los bebés, una vez que han expulsado el meconio, hacen las llamadas "heces de transición", que duran unos cuatro o cinco días. Como su nombre indica, estas deposiciones mantienen algunas características del meconio (como el color verde oscuro o la consistencia pastosa y pegajosa), pero de manera progresiva adquieren un aspecto más normal.

  • Por supuesto, el concepto de normalidad puede variar mucho, sobre todo en función de la alimentación. El número de deposiciones, la consistencia y el color varían de un bebé a otro y cambian mucho según el tipo de lactancia que se elija para ellos.

  • Cuando el bebé toma pecho, puede hacer tantas deposiciones como tomas; al principio, 8 o 10 cada día. A menudo son desligadas, grumosas y amarillentas, como una mayonesa cortada. Es normal que lleven moco y también pueden ser algo verdes. Cuando toma biberón (con leche artificial), el bebé apenas hace más de dos o tres deposiciones al día. A su vez, estas son más voluminosas, consistentes -como una pomada- y su color es amarillento.

  • La frecuencia puede variar, no solo de un bebé a otro, sino en el mismo bebé. Y es importante tener esto en cuenta. El pequeño que al principio hacía caca al acabar cada toma, poco a poco empieza a espaciar sus necesidades hasta crear su propia rutina. Algunos bebés no evacuan todos los días. ¿Significa que están estreñidos? En principio, no. Si las heces son blandas y salen con facilidad, no hay por qué preocuparse.

  • Al margen de las particularidades de cada bebé, también hay que tener presente que la frecuencia de sus deposiciones puede alterarse por causas puntuales. Ocurre si está enfermo, si se reducen las tomas de leche natural o cuando comienzan a introducirse alimentos sólidos en su dieta.

  • Los alimentos sólidos, en especial los que tienen un color muy intenso (como la remolacha y la zanahoria) o grandes cantidades de fibra, alteran mucho el aspecto y consistencia de las heces del bebé. Un puré de zanahorias puede hacer que su pañal quede anaranjado y unos trozos de remolacha teñirlo de rojo, tanto en las heces como en la orina.

  • A propósito de la orina, una mancha de color rosa, ¿también es normal? En principio, sí. Las primeras orinas del bebé son muy concentradas y contienen gran cantidad de uratos. Estas sales tiñen el pañal de un color rosa, más o menos intenso, de forma difusa o que deja una mancha más concentrada, que a menudo causa alarma porque se confunde con sangre. Es fácil limpiarla si se rasca el pañal con la uña, lo cual demuestra que no hay razón para preocuparse.

  • Si esta mancha persiste más allá de los dos o tres días de vida, significa que la orina es todavía muy concentrada. Es probable que el bebé reciba pocos líquidos, es decir, poca leche.

Etiquetas:

bebé pañal salud

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto