Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bebé

La obesidad infantil empieza en el vientre materno

Una alimentación equilibrada durante la gestación previene la posible obesidad de los niños

Una alimentación desequilibrada durante el embarazo tiene como posible consecuencia problemas de sobrepeso en los niños, afirman los expertos. Este artículo destaca la relación entre los hábitos de alimentación de la madre gestante y la obesidad de sus hijos, los riesgos del exceso de glucosa en la alimentación de la embarazada, así como el peligro de llevar una alimentación insuficiente.

Imagen: Tricia

Sobrepeso en la embarazada, obesidad en los hijos

La obesidad infantil es una patología que se caracteriza por un aumento de la masa corporal grasa y constituye un problema de salud de alcance mundial, explica la Asociación Española de Pediatría (AEPED), quien destaca, además, la relación entre el sobrepeso materno y la obesidad del hijo, tanto en la edad infantil como en la adulta.

Por eso, la prevención contra la obesidad infantil debe comenzar en el propio embarazo. Diversos estudios revelan la importancia de los hábitos de la madre para evitar problemas de sobrepeso en niños y niñas, así como disfunciones cardiovasculares o diabetes.

Riesgos del exceso de glucosa en la alimentación de la embarazada

Uno de ellos es el que han llevado a cabo varios científicos irlandeses, quienes han realizado una investigación con ovejas, animal que se emplea como parámetro comparable con el ser humano, debido a que sus embarazos tienen ciertos puntos en común: número de embriones, peso similar durante la edad adulta y un ciclo reproductivo parecido.

El exceso de azúcar en la sangre de la madre propicia la producción de insulina y los riesgos de obesidad de sus hijos

Un grupo de ovejas preñadas recibió, durante la última etapa de la gestación, una dosis de propilenglicol, un compuesto que produce un efecto similar al de la ingesta de alimentos con alto índice glucémico. El otro grupo tomó una dosis similar de agua. El resultado fue que las crías del primer grupo presentaron niveles altos de glucosa en sangre al nacer, un peso mayor y un aumento más rápido en sus primeras semanas de vida.

La conclusión a la que llegan los investigadores es que el exceso de azúcar en la sangre de la madre, debido a su tipo de alimentación, propicia la producción de insulina.

Una alimentación insuficiente de la embarazada: problemas en los hijos

Imagen: o5com

La falta o escasez de alimentación durante el embarazo también tiene consecuencias negativas para el bebé que crece en el vientre materno. Según el experto zaragozano José María Ordovás, director del Instituto Madrileño de Estudios Avanzados, las células de las personas que sufren condiciones deficientes durante su desarrollo fetal están preparadas para la escasez. Esta predisposición, explica el científico, puede causar futuros obesos.

Los hijos de mujeres que se alimentan de forma deficiente durante los primeros meses del embarazo muestran una mayor tendencia a la obesidad, diabetes, hipertensión y enfermedades cardiovasculares. Esto se debe a que estas personas, marcadas en el inicio de sus existencias por condiciones calóricas demasiado bajas, prefieren con frecuencia los alimentos ricos en grasas.

El trabajo del Instituto de Nutrición Humana de la británica Universidad de Southampton va más allá, al afirmar que el tamaño y peso del recién nacido son determinantes para conocer las enfermedades crónicas que el niño puede padecer a lo largo de su vida.

El consejo de los profesionales es, por lo tanto, no comer más ni menos durante el embarazo, sino mejor. Es decir, mantener un régimen equilibrado y, de ser posible, basado en la dieta mediterránea.

Tabaquismo durante el embarazo

No solo los hábitos alimenticios de la madre durante el embarazo influyen sobre el peso de la criatura. La pérdida de apetito materno causada por la nicotina disminuye el aporte de oxígeno al feto y, por tanto, su crecimiento y desarrollo, con efectos sobre su salud a corto, medio y largo plazo.

Por estos motivos, el embarazo está contraindicado para mujeres con determinado nivel de sobrepeso u obesidad y para fumadoras que no estén dispuestas a alejarse del tabaco al menos durante ese periodo. En Escocia, un distrito incluso tomó la decisión de prohibir los tratamientos de fertilización asistida pagados con dinero público a mujeres obesas y fumadoras.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto