Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Armarios estrechos para aprovechar los espacios reducidos

Los armarios estrechos se adaptan a los rincones difíciles, les sacan partido y ayudan a guardar la ropa en las casas pequeñas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 16 mayo de 2006

Los armarios estrechos de gran altura son muy buenos aliados para el orden en la casa, ya que permiten aprovechar al máximo huecos y esquinas que de otra manera pueden suponer un espacio desperdiciado. Este artículo explica la mejor manera de sacar partido a los rincones, la utilidad de los armarios altos que llegan hasta el techo y la necesidad de mantener el orden en el ropero, como otra forma de maximizar su rendimiento.

Los armarios estrechos sacan partido a los rincones

El tamaño cada vez más reducido de las casas, sobre todo en las grandes ciudades, obliga a exprimir el ingenio y la creatividad para sacarle partido a cada rincón. Una persona a la que le gusta tener mucha ropa y una casa pequeña resultan a menudo una mala combinación. Recurrir a armarios estrechos es una posibilidad para aprovechar todos los huecos posibles y solucionar, al menos en parte, el problema.

Los armarios se pueden comprar con las dimensiones estándar, encargarlos a medida o fabricarlos uno mismo

Hay dos opciones en este sentido: una, comprar armarios con las medidas estandarizadas que mejor se adapten al espacio disponible, y la otra, encargarlos a medida o fabricarlos uno mismo. En este segundo caso, desde luego, el precio será mayor, pero permitirá aprovechar el lugar al máximo, sin depender de los tamaños normalizados existentes.

Una ventaja es que los armarios estrechos permiten guardar las mismas prendas que los más anchos, solo que en menor cantidad. Caben perchas para camisas, vestidos, pantalones o chaquetas, cajones para camisetas o ropa interior, la parte inferior para zapatos, etc.

Armarios que llegan hasta el techo

Una clave, en cualquier caso, es aprovechar también la altura. Si bien siempre que se habla de la amplitud de una casa la referencia es la superficie, no hay que olvidar la tercera dimensión: la distancia desde el suelo hasta el techo. En particular si se encarga la fabricación de un mueble o si es uno mismo quien lo construye, puede aprovechar al máximo ese espacio. No será el espacio de almacenaje más cómodo para artículos de uso frecuente, desde luego, pero sirve para guardar prendas de poco uso, estacionales, etc.

Se puede reducir la profundidad del armario, pero las perchas deberán colocarse inclinadas y cabrán menos

La dimensión más difícil de reducir, y por ende la que menos espacio permite ganar, es la de fondo, es decir, la distancia que va desde la puerta del armario hasta la pared de detrás. El inconveniente en este caso es el tamaño de las perchas, cuya extensión más normal es de unos 40 centímetros. Debido a esto, es muy difícil hallar armarios cuya medida de fondo sea inferior a medio metro. Existe una posibilidad de reducirla, lo cual obliga a colgar las perchas inclinadas, como si fueran coches aparcados en batería a 45 grados. Con ese ángulo, se ganan unos 10 centímetros en profundidad, con el aspecto negativo de que el número de perchas que se pueden guardar es menor.

EL ORDEN EN EL ARMARIO, UNA MEDIDA FUNDAMENTAL

Una vieja frase dice que «el orden vence al tiempo». En este caso, se puede afirmar que también al espacio. Mantener el orden en el interior del armario hace que se pueda aprovechar mucho más. Para ello, conviene seguir una serie de pautas generales, como guardar en los lugares de más difícil acceso la ropa que no se usará por una temporada (o deshacerse de la que ya no se volverá a utilizar), aprovechar los rincones pequeños para las prendas que ocupan menos (como la ropa interior) y colocar cada pieza en el sitio donde se aproveche mejor el espacio (los pantalones, mejor colgados; los jerséis, apilados, etc.).

Por cierto, hay que recordar que no solo en el armario se puede guardar la ropa. Existen múltiples posibilidades. Cómodas, chifonieres y otras cajoneras son una alternativa. Otras consisten en meter la ropa en cajas o bolsas de plástico y colocarlas debajo de la cama, en trasteros o en otros rincones que, de otra manera, quedarían desaprovechados.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto