Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Arreglar desperfectos en la madera

La pasta de madera es muy útil para tapar grietas, agujeros o hendiduras en muebles y suelos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 14 mayo de 2002

Una grieta en el suelo o una raya en un mueble tienen solución. La pasta de madera permite arreglar este tipo de desperfectos de manera sencilla. Es un producto fácil de aplicar que, además, se comercializa en una gran variedad de colores y se puede teñir, lo que permite disimular perfectamente la reparación.

Cualquier pequeño roce o golpe puede estropear la imagen de la madera. Este tipo de superficies, en suelos o en muebles, se rayan y agrietan con facilidad. Asimismo, la acción de la carcoma y las termitas provoca la aparición de pequeños orificios. Sin embargo, estos desperfectos se reparan con facilidad. La pasta de madera, compuesta por polvos o harina de madera y resinas sintéticas, es un producto idóneo para ello.

El procedimiento para aplicar la pasta es sencillo. Con una espátula, un cuchillo o, si se prefiere, con las manos, se introduce en agujeros, rayas o grietas. La pasta debe entrar perfectamente en las ranuras. Antes de extenderla, hay que asegurarse de que la superficie está perfectamente limpia y seca. No debe haber restos de tinte, pintura, cera, barniz o similar.

La pasta se adquiere lista para utilizar en tubo, barra o tarrina, de acuerdo a la cantidad necesaria. Hay que tener en cuenta que conviene aplicar el producto de manera que rebase la zona que se quiera reparar para que, una vez seco, éste se lije -con papel de grano fino- y la pasta quede perfectamente lisa.

Elegir el color

Hay pastas en colores claros y oscuros, aunque también se pueden teñir para disimular al máximo la reparación

Respecto al color, hay que seleccionar una pasta que se asemeje al tono del mueble o suelo deteriorado. La variedad es amplia. Se encuentran pastas en colores claros -blanco, pino, roble- y oscuros -cerezo, teca, caoba o nogal- para disimular al máximo la reparación. Otra posibilidad es utilizar una pasta incolora que, posteriormente, se tiña con tinte especial para madera.

La pasta se puede utilizar tanto en madera de exterior como interior. De ahí la variedad de tonos. Su magnífica adherencia a la madera consigue que esté preparada para resistir en ambos ambientes. Además, sus características especiales permiten que la pasta se pueda barnizar o encerar para mejorar el aspecto final, si bien, ante cualquier duda, es preferible realizar una prueba.

Fabricar nuestra propia pasta

Cuando no se encuentre pasta del mismo tono que la madera, se puede optar por fabricarla. Para ello, es necesario contar con pegamento-cola y virutas de madera. Para que el color sea lo más semejante posible al original, lo ideal es que las virutas pertenezcan a la misma madera que se quiere arreglar.

El proceso de fabricación es simple. Basta mezclar las virutas con el pegamento vinílico de manera uniforme hasta conseguir una pasta espesa. Es importante, eso sí, que la pasta se utilice rápidamente, antes de que el pegamento se seque y endurezca.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones