Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje > Albañilería y fontanería

Cómo instalar un grifo termostático en la ducha

Los racores excéntricos facilitan la unión cuando los ejes del nuevo grifo no coinciden con los del anterior

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 22 octubre de 2003
Img grifo termostatico Imagen: Or Hiltch

La instalación de un grifo termostático en la ducha ahorra agua y energía. Su principal ventaja radica en que, a pesar de que se cierre la llave mientras se disfruta del baño, al volver a abrir el grifo ésta se mantiene a la misma temperatura. Así se consigue ahorrar en la factura del agua, aunque el coste de este tipo de grifería es superior al de los grifos tradicionales.

Los aparatos termostáticos se instalan en la ducha o en la bañera. Para ello, se deben seguir los siguientes pasos:

  • En primer lugar, hay que cerrar las llaves de paso o la llave general para evitar que se produzcan fugas durante el trabajo. Una vez cerradas, se abre el grifo para comprobar que no sale agua.
  • A continuación, con una llave, se desconecta el tubo de la ducha, con cuidado de no perder la arandela que une el tubo al grifo.
  • Se retira el grifo con una llave inglesa y se sueltan los embellecedores y los racores, que serán sustituidos por las piezas correspondientes al modelo nuevo.

Las excéntricas se ocultan con rosetones o embellecedores

Es probable que los ejes del grifo termostático no coincidan con los del anterior aparato. Para subsanarlo, se emplean unos racores especiales o excéntricos que se sitúan entre los ejes de la pared y los del grifo. Unen ambos gracias a su forma, en 'S', y dos diámetros que permiten separar unos centímetros los ejes de la pared para que coincidan con los del mezclador. Las excéntricas se ocultan con rosetones o embellecedores que quedan fijados a la pared.

Fijar el grifo

Una vez colocados los rosetones, para que el grifo se fije correctamente a los racores, se recurre a tuercas que se aprietan con llave inglesa. Hay que tener cuidado al roscarlas para que el grifo no se desplace. Un nivel de burbuja resulta muy útil para comprobar que el aparato está bien nivelado.

Por último, se instala de nuevo el flexo de la ducha, sin olvidar la arandela, se colocan los tapones embellecedores que cubren los tornillos de los mandos de caudal y regulación y se abre la llave de paso para que el agua llegue al grifo.

Precauciones

Antes de proceder a la instalación de un grifo termostático hay que asegurarse de que la toma de agua fría se ubica a la derecha y la del agua caliente, a la izquierda. En ambas se deben colocar unos filtros cuya misión es frenar el paso de cualquier impureza. Cuando el caudal de los grifos disminuye, en su mayoría, se debe a que los filtros están sucios, por lo que se deben limpiar periódicamente.

Hay que fijarse en la presión y la ubicación de las tomas de agua fría y caliente

Por su parte, la presión del agua caliente debe situarse entre 3 y 5 bar. Al menos, como mínimo, la presión del agua caliente no debe ser inferior a 1 bar. Existen dispositivos para reducir o elevar la presión, según las necesidades de cada instalación.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones