Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Bricolaje

Conozca los cuidados que requiere la costilla de Adán

Podrá reproducir este ejemplar por esquejes de tallo, hoja o yema

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: miércoles 20 junio de 2007
img_adanp
La costilla de Adán es un ejemplar de interior que puede llegar a alcanzar el metro de altura y los 60 centímetros de diámetro. Es una planta de hoja perenne, que se caracteriza por su largo peciolo. Sus hojas son de color verde oscuro brillante, ribeteadas en amarillo.

El nombre científico de esta planta tropical es Monstera deliciosa. Pertenece a la familia de las aráceas, es oriunda de México y puede esquejarse sin demasiados problemas. Para desarrollarse requiere de un sustrato rico en humus, blando y ligero. Si no se le proporciona el sustrato adecuado el tamaño de sus hojas será menor.

Necesita de una ubicación en la que no reciba corrientes de aire ni el calor de forma directa, hay que tener también cuidado con el efecto lupa cuando se cultiven los ejemplares en el interior. Debemos elegir un lugar luminoso, pero no soleado, las ubicaciones en semisombra son las más adecuadas para la costilla de Adán.

Esta planta requiere ser regada con frecuencia. Hay que evitar que su sustrato se seque, pero sin encharcarlo, por lo que es recomendable palpar la tierra y regar un poco cuando veamos que ha perdido parte de su humedad.

Aprenda a esquejar

Si desea realizar esquejes de hoja lo primero que debe hacer es cortar los extremos de los tallos por un nudo, justo donde comienzan a crecer una de sus enormes hojas de nombre bíblico. Plante los esquejes en turba y manténgalos en un lugar caliente, de 24 a 27º C, y con mucha humedad ambiental. Cubra los esquejes con bolsas de plástico para que conserven mejor el calor.

Si quiere realizar esquejes de yemas corte una hoja joven que se encuentre en el extremo superior y que disponga de una buena yema. Realice un corte recto, por encima de la yema, y plántela en una maceta un poco más profunda que el tallo esquejado. Rellénela de sustrato para esquejes. Introduzca el esqueje y fíjelo con una caña para que permanezca sujeto.

Para multiplicarla mediante esquejes de tallo deberá seleccionar un tallo joven que ya haya formado las raíces aéreas. Corte un fragmento de cinco centímetros y colóquelo en una bandeja especial para esquejes. Coloque turba y presione el esqueje para que, tumbado, quede enterrado y con la yema hacia arriba para asegurar su enraizamiento.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones